Pensar como un árabe-israelí

Los árabes de Israel no observan desde la barrera, sino que participan activamente en la configuración del futuro del país.


El escritor ha servido en la Brigada Nahal.(crédito de la foto: YAHYA MAHAMID)

Como árabe-israelí, los acontecimientos del 7 de octubre y los combates en Gaza han tenido un profundo efecto en mí y en la comunidad árabe de Israel en su conjunto.

Estos acontecimientos ponen de relieve la complicada y compleja dinámica de la coexistencia, el alto precio que los árabes israelíes pagaron y siguen pagando y el fuerte deseo de los árabes israelíes de ser parte de la sociedad israelí.

En el Estado de Israel existe un rico tejido de culturas, religiones e identidades. La convivencia no es sólo una idea; más bien, es una necesidad vital para la fortaleza y resiliencia de nuestra nación. Los árabes israelíes, que constituyen una parte importante de la población, desempeñan un papel central en la sociedad israelí. Nuestras contribuciones en diversos sectores, como la medicina, la educación y la tecnología, son prueba de ello. Sin embargo, el camino hacia la convivencia está lleno de desafíos y obstáculos.

La masacre del 7 de octubre y los combates en curso en Gaza cobraron un alto precio a nuestra comunidad y respondieron claramente a una pregunta que todo árabe israelí tiene: ¿Somos todos uno a los ojos del enemigo?

Crecía el temor de que esta ronda condujera a disturbios similares a los que vivimos en mayo de 2021, durante la Operación Guardián de los Muros. Sin embargo, contrariamente a estas preocupaciones, la comunidad árabe reaccionó con notable moderación y madurez.

Esta respuesta no fue accidental, sino una elección deliberada de la comunidad, que demostró un profundo deseo de integración y paz. Esta elección es una prueba de nuestro compromiso y creencia en un futuro común donde la convivencia y el respeto mutuo estén por encima de todo. Esta es una poderosa declaración de que los árabes de Israel no están observando desde afuera sino que son participantes activos en la configuración del futuro del país.

A los ojos de Hamás, todos somos objetivos legítimos, tanto judíos como árabes.

LA PÉRDIDA de vidas humanas y el secuestro de civiles como Qaid al-Qadi, Bilal al-Ziadna, Hamza al-Ziadna, Aisha al-Ziadna, Yusuf al-Ziadna, y la trágica muerte de Samer al-Tallaqa junto con dos judíos rehenes, son heridas que tardarán en sanar. Estos acontecimientos ponen de relieve el hecho de que, a los ojos del cruel enemigo, todos nosotros (judíos, árabes, drusos, cristianos) somos objetivos legítimos.

La pregunta “¿Qué pasará si…” es una pregunta que pasa por la mente de todo árabe israelí. ¿Qué nos pasará a nosotros, los árabes israelíes, si el enemigo llega a nuestras puertas?

Durante años, muchos de nosotros nos negamos a creer que seríamos el blanco de esta organización terrorista: Hamás. Después de todo, como esta organización se presenta como una organización islámica, está absolutamente prohibido dañar a otro musulmán, o incluso a una persona que, según los rumores, es musulmana. En el Corán está escrito: “Quien mate a un creyente (musulmán) con la primera intención, su castigo será el infierno para siempre, y Allah derramará su ira sobre él, lo maldecirá y preparará para él un castigo tremendo” (Sura 4:93).

La masacre del 7 de octubre nos dio una respuesta a esta pregunta. Hamás-ISIS no concede ninguna importancia al Islam: ha asesinado, violado y secuestrado a civiles, tanto judíos como árabes.

La historia del sargento mayor. (res.) Ahmad Abu Latif es otro ejemplo del deseo de los árabes israelíes de contribuir y ser parte de la sociedad israelí. Su sacrificio, junto con otros héroes caídos como el sargento mayor. Ibrahim Haruba, el sargento. Habib Kiaan y el sargento. Salman Ibn Marai, enfatizan el destino común de los árabes y judíos israelíes. Simbolizan la unidad y la resistencia de las Fuerzas de Defensa de Israel, que incluyen soldados árabes y judíos, unidos para defender la nación.

Como escribió el fallecido Abu Latif en una escalofriante publicación después de la masacre del 7 de octubre: “Todos compartimos el mismo destino y debemos estar juntos y unidos; De esa manera, la gente que no cree en la cooperación entre los sectores, intenta intimidar, provocar y destruir las relaciones, destruir la confianza. No les creas y no dejes que esto suceda”.

Muchas personas en todo el mundo, bajo la apariencia de activistas de derechos humanos y bajo la apariencia de “preocupación” por los palestinos, difunden mentiras y conspiraciones, tratando de crear un conflicto entre nosotros y nuestros socios judíos. En palabras de Abu Latif: no les crean y no dejen que esto suceda.

El autor es director de proyectos en Diploact, una organización de defensa de derechos.

 

Fuente: The Jerusalem Post
https://www-jpost-com.translate.goog/opinion/article-784592?utm_source=jpost.app.apple&utm_medium=share&_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=wapp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.