Funcionarios de seguridad advirtieron que los políticos podrían provocar una tercera intifada en Cisjordania

En una medida inusual se pronunciaron en contra de la decisión tomada por los líderes, incluida la de impedir que los trabajadores palestinos ingresen a Israel, debilitando, aún más, a la Autoridad Palestina.

Los funcionarios de seguridad expresaron su preocupación, por un posible recrudecimiento de la violencia en Cisjordania, que podría conducir a una tercera intifada, el levantamiento palestino, debido a la decisión del Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, de prohibir su entrada a Israel para trabajar.

En una medida inusual, un funcionario de defensa se pronunció contra los líderes políticos que impiden una discusión sobre el tema. «Los mismos políticos que incitan, piden la disolución de la Autoridad Palestina e insisten en impedir que los trabajadores palestinos entren al país, están llevando, a sabiendas y, tal vez, intencionalmente, a una tercera intifada», sostuvo.


«Los políticos que impiden que los trabajadores palestinos entren al país, están llevando a una tercera intifada.»
(GPO)

Desde el estallido de la guerra, las FDI estuvieron operando agresivamente para contrarrestar el terrorismo en Cisjordania, en un alcance no visto desde principios de la década de 2000. Realizaron redadas en los campos de refugiados, donde se produjo la mayor violencia, arrestando a sospechosos y confiscando armas.

Hasta ahora, algunas redadas duraron 40, 60 e incluso 70 horas en lugares como el campo de Jenin, el campo de refugiados de Nur a Shams y Tulkarem, por nombrar sólo algunos. Cientos de terroristas fueron asesinados y miles de sospechosos, arrestados, entre ellos 1.500 miembros de Hamás. Los militares también utilizaron drones y equipos de ingeniería pesada en sus operaciones.

Los funcionarios de seguridad dijeron que esas redadas cambian la situación sobre el terreno, a diario, pero existe la preocupación de que los logros militares serían en vano, sin tratar con la Autoridad Palestina.

«No estamos hablando de negociaciones extensas. Cosas simples. Algo como trabajadores, cooperación en materia de seguridad, cosas que pueden fortalecer a la Autoridad Palestina», añadió un funcionario. «Estos lugares donde actuamos eran violentos y estaban llenos de terror, hasta tal punto de que la Autoridad Palestina ya no se atreve a entrar en ellos. Todo nuestro trabajo debe ser preservado», manifestó.


«Estos lugares donde actuamos eran violentos, tanto, que la Autoridad Palestina ya no se atreve a entrar en ellos.»
(Majdi Mohammed / AP)

La principal preocupación en los establecimientos de defensa es que la tensión que aumenta en las calles palestinas, por los comentarios de los políticos israelíes de que la Autoridad Palestina no puede ser un socio y porque los trabajadores no pueden ir a sus trabajos, pueda causar que estalle la violencia en una serie de actos terroristas fatales.

Impedir que los palestinos trabajen en Israel empeora la ya terrible crisis económica de la Autoridad Palestina, mientras Hamás estuvo inyectando fondos en los campos de refugiados y en las aldeas, para atraer a los jóvenes palestinos a tomar las armas.

Otra preocupación es que los prisioneros de Hamás, liberados en el acuerdo de rehenes de noviembre, también puedan volver al terror. «Hay cientos de personas de Hamás, o de aquellos que deben su libertad a Hamás, deambulando libremente por la zona», concluyó.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/israel/article/b1lsbggq6



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.