“Ahora mismo alguien está siendo violada en un túnel”


Las mujeres israelíes mantenidas como rehenes en la Franja de Gaza son víctimas de abuso sexual con regularidad, y sus guardias las tratan como muñecas, dijo Aviva Siegel, liberada del cautiverio de Hamás, a un lobby de la Knéset, informó 
The Times of Israel.

El testimonio se suma a crecientes pruebas de que Hamás utiliza la agresión sexual como arma.

“Lo vi con mis propios ojos”, dijo Siegel, secuestrada en el Kibutz Kfar Aza con su marido Keith el 7 de octubre y liberada durante una tregua temporal a finales de noviembre.

“Sentí como si las jóvenes en cautiverio fueran mis hijas. Los terroristas traen ropa inapropiada, ropa para muñecas y convierten a las chicas en sus muñecas. Muñecas con una cuerda que pueden hacer con ellas lo quieren, cuando quieren”, dijo en el lobby de la Knéset sobre víctimas de violencia sexual y de género en la guerra contra Hamás.

“No puedo respirar, no puedo soportarlo, es demasiado difícil. Han pasado casi cuatro meses y todavía están allí”, exclamó.

“Todavía estoy allí. Mi cuerpo está ahí. Los hombres también sufren abusos, lo mismo que las mujeres. Tal vez no se embarazan, pero también son marionetas con un hilo”.

Shir, la hija de Aviva dijo en la reunión que el testimonio de su madre es “solo la punta del iceberg” y expresó su enojo por la ausencia de los ministros en la reunión.

Los rehenes “están en cautiverio, ¡no han hecho nada malo! No podemos simplemente sentarnos aquí, debemos gritar por ellos. Ahora mismo alguien está siendo violada en un túnel”, advirtió Shir, quien se encontraba fuera del kibutz el día del ataque de Hamás.

“¿Dónde está la gente realmente importante? ¿Los tomadores de decisiones que se sientan en el gabinete y no escuchan esto? preguntó.

Aviva, cuyo esposo Keith continúa como rehén en Gazadijo al Comité para los Rehenes de la Knéset a principios de este mes que presenció la tortura de otro rehén cuando estaba en cautiverio.

Durante su testimonio anterior, Siegel describió cómo una rehén más joven regresó del baño y parecía angustiada. Pero cuando intentó abrazarla un terrorista que las vigilaba lo impidió.

“Vi que estaba retraída, pasiva y no era ella misma”, dijo Siegel. “Y disculpen mi lenguaje, pero ese hijo de puta la había tocado. Y ni siquiera me dejó abrazarla después de lo que pasó. Es terrible, simplemente terrible. Le dije que lo sentía”.

Hamás perpetró agresiones sexuales generalizadas durante sus ataques en el sur de Israel, cuando miles de terroristas invadieron por tierra, mar y aire, mataron a 1,200 personas y tomaron como rehenes a otras 253 en Gaza.

Israel cree que más de 130 rehenes permanecen en Gaza, aunque no todos con vida. Las FDI han confirmado la muerte de 28 secuestrados por Hamás, citando nuevos datos de inteligencia y hallazgos obtenidos por las tropas que operan en Gaza.

Algunas mujeres que siguen como rehenes en Gaza han dejado de tener su menstruación, dijo durante la audiencia del martes Jen Goldstein Almog, liberada junto con tres de sus cuatro hijos durante la tregua temporal.

“Tal vez por deberíamos de orar por eso, que sea el cuerpo el que se proteja para que, Dios no lo quiera, no se queden embarazadas”, dijo.

En una entrevista con el Canal 12 el mes pasado, Goldstein Almog dijo que mientras estaba en cautiverio, su hija Agam, de 17 años, temía ser violada o abusada sexualmente, y que sus captores se burlaban de ella diciéndole que la casarían con alguien en Gaza y que le encontrarían un marido.

“Había chicas ahí que estaban solas, solas 50 días, jóvenes de 19 años, solas, que pasaron cosas difíciles, personales. Fueron violadas, lastimadas, algunas resultaron heridas”, dijo Jen en ese momento, y agregó que los hombres también sufrieron abusos y torturas.

En un testimonio proyectado durante la audiencia del Grupo de Rehenes de la Knéset a principios de este mes, Agam Goldstein-Almog describió cómo ella y su madre fueron trasladadas a un túnel donde había otras seis mujeres secuestradas.

“Muchas chicas sufrieron graves abusos sexuales”, afirmó. “Tenían heridas graves y complejas que no estaban siendo atendidas”.

Adi Arad, actriz y cantante que ha trabajado activamente por la liberación de los rehenes, dijo en la audiencia del martes que la madre de una de las rehenes le preguntó si era posible enviar píldoras abortivas a Gaza a través de la Cruz Roja.

“Es posible que dentro de unos meses nos encontremos aquí en la Knéset discutiendo cosas que no quiero pensar”, dijo la diputada Shelly Tal Meron (Yesh Atid), una de las organizadoras de la audiencia.

“Podrían haber discusiones sobre la interrupción de embarazos en los próximos meses. Podrían ser discusiones con el rabinato sobre la religión de los bebés que puedan nacer aquí o allá. Podría tratarse de la situación jurídica de estos bebés que puedan nacer”, dijo Tal Meron, y agregó que es imperativo evitarlo.

“Estamos obligados a traer [a los rehenes] de vuelta vivos y rápido. No queremos fotografías de aviones trayendo ataúdes con banderas de Israel. Los queremos aquí ahora, vivos”, dijo.

Legisladoras de la oposición han criticado los esfuerzos del gobierno para ayudar a víctimas de abuso sexual por terroristas de Hamás el 7 de octubre.

En una audiencia a principios de este mes, la diputada Pnina Tamano-Shete (Yesh Atid), presidenta del Comité de la Knéset sobre la Condición de la Mujer y la Igualdad de Género, alegó que las diversas agencias que se ocupan del tema parecían no coordinaron sus esfuerzos de manera satisfactoria.

Durante la sesión, la diputada Merav Ben Ari (Yesh Atid) llamó a la línea directa del Centro Nacional de Resiliencia y esperó 12 minutos y medio y antes de que una persona del otro lado de la línea le colgara.

“La violación es un asesinato del alma y nadie responde al llamado. Comuníquese con las personas que resultaron perjudicadas. Tienes que acercarte a ellos y llamar a su puerta en casa. O ir a los hospitales”, dijo.

 

Fuente: Enlace Judío
https://www.enlacejudio.com/2024/01/23/ahora-mismo-alguien-esta-siendo-violada-en-un-tunel/



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.