Que rápido recuerdan

Y así redescubrimos lo que significa ser judío, con un conocimiento innato de un antisemitismo que tardó tan poco en despertar.


La tienda de delicatessen de Toronto ‘International Delicatessen Foods’, de propiedad judía, fue incendiada en un presunto ataque incendiario antisemita, con un grafiti que decía ‘Palestina libre’ en la entrada. (a través de X, anteriormente Twitter)

Lo sabemos por los pequeños pelos de nuestros brazos cuando pasamos junto a los guardias de seguridad mientras dejamos a nuestros hijos en la escuela, en la sinagoga o en nuestros centros comunitarios, equilibrando el alivio de su presencia y el presentimiento de su necesidad. Lo sabemos por nuestras cabezas gachas y nuestros ojos desviados cuando caminamos por la calle en medio de manifestantes que gritan por la destrucción del único Estado judío del mundo, y de la mitad de los judíos del mundo que viven en él, nuestras familias. Ver a conciudadanos disfrazarse y celebrar a quienes violaron, torturaron y masacraron a nuestras familias hace apenas unos días, y que continúan haciéndolo. Lo sabemos por nuestro ritmo cardíaco acelerado y nuestra sensación de pavor cuando pasamos junto a carteles con esvásticas pintadas que equivalen a la Estrella de David, la misma que cuelga de la cadena escondida debajo de nuestros suéteres. Nos estremecemos al saber que nuestro compatriota se tomó el tiempo de mojar el pincel en pintura y pasarlo por la cartulina comprada al efecto, grabando las líneas torcidas de ese símbolo que llena nuestras pesadillas junto al símbolo que, aunque imperfecto, nos llena. con esperanza. La intimidad de este acto. La frialdad.

Nos encontramos mareados por el libelo de sangre reciclado de los judíos que roban órganos y se deleitan con la matanza de bebés, y por la ignorancia de quienes lanzan el libelo de sangre, sin saber que están plagiando un veneno antiguo, tal vez sin saber a dónde conduce inevitablemente. Lo sabemos por la dulzura de la rara expresión pública de un amigo que defiende nuestro derecho a vivir libres de acoso y violencia, resaltada por el silencio de la mayoría de los demás, y el amargo sabor de indignidad que queda en la lengua por sentirnos tan agradecidos por una persona. mero reconocimiento de nuestra humanidad. Lo sabemos por la tormenta interna de exasperación, miedo y vergüenza cuando buscamos explicar nuestra historia, nuestra identidad, nuestro dolor, anhelando ser vistos, sólo para ser presentados como una caricatura en la historia de otra persona. Lo sabemos por la angustia de volvernos menos creíbles de la noche a la mañana, a medida que los influencers y los megáfonos se vuelven más dignos de fe que nuestra propia experiencia vivida. Negación de algo tan personal por parte de alguien para quien, muchas veces, todo esto es tan impersonal. Se le niega la propiedad de nuestra identidad. Hemos estado aquí antes.

Este conocimiento está en nuestra sangre porque lo hemos pagado con sangre. Aunque sólo lo hemos visto en su totalidad en las fotografías monocromáticas de nuestros padres o abuelos, y en las imágenes nacidas de historias contadas alrededor de las mesas de la cocina, nuestros cuerpos de alguna manera son recordados, nuestros instintos intactos como animales heridos, aprendidos de generación en generación de Los vecinos nos dan la espalda y cierran las ventanas para ahogar nuestros gritos.

Uno de los comentarios más comunes que he escuchado de mis amigos judíos desde el 7 de octubre es su sorpresa por la rapidez con la que este “saber”, tan extraño el 6 de octubre, volvió a ellos de manera tan vívida. Esta antigua parte enterrada de nosotros mismos tan estrechamente ligada a quiénes somos. Observamos la escalada incremental de lo que consideran permisible, lo que se ha normalizado hoy y no fue ayer, filtrándose lentamente en la tierra de sus tribulaciones diarias, inadvertidas, no expresadas. Leemos las historias cada mañana, pensando, seguramente ahora , con una especie de súplica patética, pero de alguna manera, no, todavía no fue suficiente para animarte a hablar y exigir más. Miramos a nuestra izquierda y a nuestra derecha y sólo nos vemos unos a otros. Nos preguntamos qué acto atroz se requiere para que la ley se aplique contra quienes incitan a la violencia y el odio contra nosotros de la misma manera que se aplicaría en beneficio de otros en este país.

Nos preguntamos cuándo reconocerán nuestros líderes, de todas las instituciones y gobiernos, que el hecho de no hacer cumplir las reglas ha envalentonado a quienes buscan seguir poniendo a prueba los límites de la agresión, la violencia y la intimidación. Nos preguntamos cuándo se darán cuenta nuestros líderes de que no actuar definitivamente transmite el mensaje de que algunas personas en este país no son dignas de protección. Y en los márgenes de nuestra mente persiste el pensamiento de que tal vez estemos más avanzados de lo que pensábamos, como una rana en agua hirviendo, y que el péndulo ya haya oscilado demasiado. Hemos estado aquí antes.

Los escuchamos a ustedes, amigos nuestros, decir: “No puedo tomar una posición” acerca de los actos dirigidos contra nosotros en nuestras calles, en nuestros hogares, porque se les considerará como si estuvieran eligiendo un bando en un conflicto lejano. Se siente incapaz de adoptar una posición que condene la intimidación y la violencia contra una minoría judía que, en Canadá, donde vivo, constituye menos del 1% de la población canadiense y que, antes del 7 de octubre, recibió dos -tercios de todos los crímenes de odio por motivos religiosos en este país. A su lógica no le importa que este número haya aumentado exponencialmente desde el 7 de octubre. Algunos de ustedes sólo se sienten capaces de condenar los actos de violencia que nos atacan junto con la condena de la “islamofobia y todas las demás formas de odio”, a veces hasta el punto de del absurdo tras los ataques dirigidos explícitamente a judíos o el levantamiento de esvásticas. Impulsado por la comprensión instintiva de que condenar la violencia contra los judíos requiere cobertura aérea. Quizás ciegos ante cómo esta generalización, este “Todas las vidas importan”, trivializa nuestra experiencia específica. Entendemos que la vida y la dignidad judías sólo son dignas de protección cuando se las compara con otro grupo que está sufriendo, y no sobre la base de su humanidad.

No se ve hasta qué punto dentro de esta lógica de “no puedo tomar una posición” sobre el antisemitismo está la admisión de que los actos de violencia e incitación contra los judíos se ven mitigados por las opiniones del perpetrador sobre Israel. Hay un cálculo susurrado que informa su negativa a “elegir un bando” en la violencia contra los judíos, que la ley debería aplicarse menos estrictamente a los perpetradores de violencia contra nosotros que a aquellos contra otros grupos marginados, cuando esos actos se cometen en el contexto amplio. del “conflicto”. Dentro de esta lógica también se encuentra el requisito corolario de que el pueblo judío denuncie un aspecto clave de nuestra identidad –la creencia en el derecho y la supervivencia de la autodeterminación judía en partes de nuestra patria ancestral– para demostrar que somos dignos de seguridad y protección en este país. No ves cuánto poder tienes en la valoración de nuestras vidas. Hemos estado aquí antes.

Nos preguntamos si nuestros nietos preguntarán, dentro de décadas: ¿  Por qué no te fuiste? ¿No pudiste ver la escritura en la pared?  Cómo los que quedamos lucharemos por explicar cómo toda nuestra realidad cambió, el día se convirtió en noche, la tierra se convirtió en cielo y todo lo familiar, seguro y nuestro se volvió peligroso, odioso y extraño. Tan rapido. No lo entiendes. No pudimos ver el panorama general. Pensábamos que éramos uno de ellos. Reconocemos la lenta degradación de nuestra propia humanidad en sus ojos, al recorrer, al pasar, hacia palabras que alguna vez los habrían impactado, y sabemos que es esto lo que marca el camino hacia el mal.

Pero no lo sabes. No sabes que dentro de la publicación aparentemente inofensiva que compartiste se encuentra un antiguo silbato para perros que prepara el terreno para nuestra deshumanización porque no te has tomado el tiempo para comprender nuestra historia ni tus palabras. No sabes reconocer el potencial de la fealdad que se está gestando en tu interior, en tu silencio y en tu incapacidad de ver tu propia responsabilidad de hablar. Pero lo hacemos. Y es hora de que nos escuches y nos dejes opinar en la definición de nuestra propia persecución y la composición y los contornos de nuestra identidad.

Es hora de que aprendan de nosotros sobre nuestra experiencia vivida y el odio histórico y profundamente complejo que está entretejido en el tejido de nuestra sociedad e impregna ambos extremos del espectro político. Es hora de que dejen de simbolizar las voces judías que claramente no son representativas sólo para evitar luchar con la complejidad y omnipresencia de este odio. Es hora de que dejen de borrar el dolor judío al servicio de su propia política. Y si nuestras explicaciones no se concilian con su política, que eso sea el impulso para la curiosidad, la exploración genuina y la introspección, y no un borrado de nuestra experiencia. Que eso sea una señal para aprender y no para predicar.

Gran parte del pánico que el pueblo judío está experimentando ahora tiene sus raíces en una sensación de impotencia que está escrita en nosotros, que se ha despertado tan abruptamente, como un gen inactivo que se ha activado. Esto es saber que no tenemos agencia sobre nuestro destino. Sabiendo que nuestro destino, el destino de nuestros hijos, no está en nuestras propias manos, sino en las suyas. Debemos convencerles de nuestro derecho a vivir. Debemos convencer a nuestros políticos de ese derecho y hacer cumplir las leyes existentes para protegernos, como hemos tenido que hacer durante miles de años. Y sabemos que tal vez no podamos convencer a ninguno de ustedes porque nuestros números son pocos, se diluyen fácilmente por las voces del odio, la desinformación y la propaganda, y tenemos poco que ofrecer en el cálculo político. Necesitamos ser útiles, tranquilos y razonables, incluso ante la barbarie. Ése es un trauma antiguo del que pensábamos que estábamos libres. Saber que está vivo y coleando y que tardó tan poco en despertar es la profunda herida que llevamos los judíos.

La razón por la que exigimos declaraciones morales claras y una demarcación de los límites entre lo que es aceptable y lo que no lo es, y que estos límites sean expresados ​​y aplicados por nuestros líderes, nuestras escuelas, nuestros sindicatos, nuestros colegas, es porque sabemos dónde nos dirigimos. Hemos estado aquí antes.

Fuente: The Times of Israel
https://blogs-timesofisrael-com.translate.goog/how-quickly-they-remember/?_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=wapp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.