Cómo golpea los hogares israelíes la pesadilla antitanque de Hezbolá

El impacto de los disparos va más allá de la cobertura mediática y afecta a familias que ahora tienen sus casas destruidas: algunas empiezan desde cero, otras habrán renovaciones y también están quienes no volverán.

El 7 de octubre se produjo una escalada de los ataques de Hezbolá contra las ciudades fronterizas, lo que provocó angustia e incertidumbre generalizadas entre los residentes. Si bien la atención se centra a menudo en los informes de «disparos de Hezbolá» a lo largo de la frontera norte, es crucial reconocer el profundo impacto que estos ataques han tenido en las vidas de las familias que viven en la zona.

Familias de Kiryat Shmona, Shtula, Metula y Kibbutz Dafna se han visto arrastradas al conflicto y sus vidas han cambiado abruptamente por la destrucción que ha azotado a sus hogares. Sus experiencias sirven como un crudo recordatorio del costo humano de las hostilidades en curso y de los desafíos que enfrentan ahora mientras navegan por un futuro incierto.


Hezbolá se atribuyó intensos disparos de misiles contra Israel.
(Ynet)

El 11 de diciembre se produjo un incidente devastador cuando un misil antitanque atravesó la residencia de la familia Belsky en Metula. El segundo piso de su casa quedó completamente destruido, mientras que el primer piso también sufrió graves daños.

Debido al peligro predominante que representan los escuadrones terroristas de Hezbolá, la familia no ha podido acceder de forma segura y evaluar el alcance de la destrucción.

Recuerdos de toda una vida envueltos en llamas

Naama Belsky, hija de esta antigua familia de agricultores y miembro de la cuarta generación de la comunidad sionista, describe vívidamente la situación. «No tenemos idea del estado de la casa, pero por las fotografías que hemos visto es evidente que los daños son increíblemente severos. Básicamente nos quedamos sin nada. Toda una vida de recuerdos ardió en llamas», dijo al relatar la pérdida de tres generaciones de la familia Belsky y su preciado establecimiento, el Hotel Arazim en Metula, que fue consumido por el incendio.

Debido al peligro inminente, ni los familiares ni los contratistas pueden acceder a la casa y mucho menos asegurarla para evitar daños mayores. Son conscientes de que el proceso de rehabilitación de su casa de 2475 pies cuadrados llevará mucho tiempo. «Incluso cuando todos regresen a casa, no tendremos un lugar al que regresar. Tendremos que desmantelar, reconstruir y restaurar lo que teníamos», explicó Belsky.


Casa Belsky en ruinas. «Incluso cuando todos regresen a casa, no tendremos un lugar al que regresar, dice.
(Cortesía)

A pesar de la pérdida de propiedades causada por el incendio de Hezbolá, ella está determinada a no abandonar su comunidad de larga data. «No permitiremos que gane Hezbolá, y Metula ha sido y seguirá siendo nuestro hogar para las generaciones futuras. Mi difunto padre compró y construyó esta casa para mí cuando yo tenía 18 años. Entendemos que vivir en la frontera conlleva un precio, pero el país debería proporcionarnos seguridad absoluta, no sólo una sensación de seguridad. Espero que encuentren una manera de devolvérnosla. Personalmente, creo que los residentes de Metula no deberían haber sido evacuados».

El puro poder de un misil Kornet

El sábado al mediodía, la residencia de la familia Bitton en Shtula estaba vacía cuando el misil Kornet la atravesó, destruyendo todo a su paso hasta que emergió por el lado opuesto.

Yosef Haim, padre de cinco hijos, expresó su asombro. «No puedo creer el poder de este misil, ni siquiera desde su punta. Si hubiera detonado dentro de la casa, el daño habría sido aún más devastador». La familia Bitton se había mudado recientemente a su casa, aproximadamente dos meses antes del estallido de la guerra, durante la cual también establecieron una sección local de Jabad. A principios de esta semana, Yosef Haim visitó el lugar para evaluar los grandes daños causados ​​por el ataque con misiles.

«Estaba seguro de que, al llegar, me encontraría con la destrucción total, pero fue nada menos que un milagro. El misil entró por un costado de la casa, atravesando todas las paredes a su paso, dejando rasuradas paredes y muebles a su paso», describe con asombro.

«Estaba seguro de que, al llegar, me encontraría con la destrucción total, pero fue nada menos que un milagro. El misil entró por un costado de la casa»

«Todas las ventanas de la casa se hicieron añicos, al igual que la mayoría de las persianas. Las puertas se soltaron de sus bisagras, los lavabos y los muebles se rompieron. Incluso en el patio, lejos del impacto del misil, el cobertizo de almacenamiento se derrumbó por completo por la fuerza. Todo lo que quedó intacto estaba cubierto de mucho polvo y fragmentos de vidrio. Ni siquiera sabemos por dónde empezar a restaurar, limpiar y poner en orden», añadió.

Cuando estalló la guerra, la familia tomó la decisión de evacuar su casa y buscar refugio en Safed hasta que las cosas se calmaran. Recibieron la devastadora noticia de que su casa había sido destruida al final del último Shabat.

«Realmente creo que nos salvamos no una, sino dos veces. Primero, el 7 de octubre, cuando los expertos predijeron que el ataque también tendría como objetivo la región norte. Si eso hubiera sucedido, toda nuestra comunidad habría sido completamente aniquilada. «Es evidente para mí que ninguna fuerza podría haber detenido a las fuerzas de Hezbolá. Sin embargo, por algún milagro, nos salvamos. E incluso ahora, podemos ver la gracia de Dios en el hecho de que no estábamos en casa cuando cayó el misil», dijo otro miembro de la familia.


Residencia Bitton destruida, el misil entró por un costado de la casa, atravesando todas las paredes a su paso,
(Cortesía)

Por la noche, cuando las tensiones aumentaban en la comunidad, Bitton rápidamente recogió algunas de sus pertenencias y se fue. Mientras escuchaba un boletín de noticias en la radio, escuchó las voces lúgubres del funeral de Mira y Barak Ayalon de Kfar Yuval .

«Hay que derribar todo el tejado»

El martes, en medio de la lluvia torrencial que inundaba las calles de la ciudad, Mordejai Gabbay luchaba por reforzar las láminas de nailon con las que había cubierto el techo de su casa, que había quedado completamente destruida por un impacto directo.

«El cohete arrancó el techo y causó grandes daños a todo el interior de la casa», comparte Gabbay, refiriéndose a la casa de su infancia, donde actualmente reside con su anciano padre. «Un ingeniero evaluó la situación y observó las grietas y los graves daños. Debido a la lluvia, la humedad se filtró a través del tejado, causando daños adicionales. El daño es considerable. Hay que derribar todo el tejado».

«El cohete arrancó el techo y causó grandes daños a todo el interior de la casa»

Gabbay tomó la decisión de trasladar a su padre a un hotel lejano por seguridad, pero él mismo se negó a salir de casa. «Soy voluntario en el centro de Jabad todos los días, ayudando a distribuir alimentos a los necesitados. No puedo evitar preguntarme quién intervendrá y cuidará de los vulnerables si yo no estoy allí», explica.

«Sinceramente no sé si volveremos al norte»

El 7 de octubre, presa del pánico, la familia Barlev, compuesta por Noam, Naomi y sus dos hijos pequeños, abandonó apresuradamente su casa alquilada en el kibutz Dafna. Aproximadamente un mes después, recibieron la noticia de que la pequeña casa había sido alcanzada por un misil antitanque, provocando grandes daños.

«Unos días después, regresé para recoger lo que quedaba intacto, me despedí de la casa y desde entonces residimos en Kfar Yehoshua, en el valle de Jezreel», relata Noam. Se estremece al pensar en lo que podría haber sucedido si su familia hubiera estado presente durante el ataque con misiles. «Apenas dos segundos después de que sonara la alarma, el misil impactó en nuestra casa. No tenemos una habitación segura, sino un refugio comunitario al que tenemos que ir», explica.


El cohete arrancó el techo y causó grandes daños a todo el interior de la casa de la infancia de Gabbay
(Effi Shrir)

Los residentes de Kfar Yehoshua en el valle de Jezreel dieron una cálida bienvenida y apoyaron a la familia evacuada proporcionándoles muebles y ropa de invierno para los niños, y ayudándolos con el resto de los artículos necesarios que Noam y Naomi tuvieron que comprar nuevamente. En marzo, su hijo de tres meses comenzará a asistir a la guardería y su hijo mayor ya se ha integrado con éxito en el bien establecido sistema de guarderías del moshav. Al reflexionar sobre su futuro incierto, Noam comparte con tristeza: «Sinceramente, no sé si regresaremos al norte. Al menos hasta septiembre, nos quedaremos en la zona del valle de Jezreel, pero más allá de eso, tendremos que esperar y ver cómo se desarrolla todo».

«Cuando vienes a esta región, te das cuenta de las abundantes oportunidades que existen para los jóvenes como nosotros», según Noam. Y relata: «Mi esposa trabaja en la industria de alta tecnología y yo trabajo en el campo del marketing digital. Estos sectores no están muy desarrollados en la Alta Galilea. Sin embargo, también existe la preocupación por la seguridad. No estoy seguro de cuál es el futuro nos depara. Durante la Segunda Guerra del Líbano en 2006, no sufrimos ningún ataque con misiles, pero ahora es una historia diferente. Esto cambia toda la situación. El miedo a una situación similar a la del 7 de octubre siempre estará en nuestras mentes».

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/israel/article/sj7vzxptp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.