Para Israel, el Corte Internacional de Justicia fue engañada por Sudáfrica

Análisis: La delegación israelí eligió argumentos legales, pruebas fácticas y principios básicos del derecho, junto con presentaciones de las atrocidades cometidas por Hamás.

«¿Qué habría pasado –preguntó Christopher Staker– si se hubiera presentado un caso así contra los aliados en la Segunda Guerra Mundial?» Su pregunta, uno de los momentos más poderosos durante la audiencia en la Corte Internacional de Justicia de La Haya el viernes, se dirigió al panel de jueces que escuchaba las acusaciones planteadas por Sudáfrica de que Israel estaba cometiendo genocidio en Gaza.

La delegación israelí se negó a hablar con la prensa antes o después de la audiencia, optando por no dar más material a las reclamaciones sudafricanas. Prefirió responder profesionalmente a las acusaciones, utilizando argumentos legales. La acusación de los sudafricanos estaba bien preparada pero se centraba exclusivamente en el sufrimiento de los palestinos.

 


Juristas del equipo de defensa de Israel.
(Ministerio de Asuntos Exteriores)

El equipo israelí dijo a los jueces que habían sido engañados. Los datos proporcionados por Sudáfrica sobre, por ejemplo, los alimentos suministrados a la Franja o las advertencias a los civiles para que escaparan de las zonas de combate, fueron «en el mejor de los casos, inexactos», según la funcionaria del Ministerio de Justicia, Galit Raguan, directora interina de la División de Justicia Internacional del ministerio.

El profesor Malcolm Shaw, aunque pareció seco ante algunas audiencias israelíes, hizo exactamente lo que se suponía que debía hacer. Afirmó que la CIJ no tenía autoridad para considerar los cargos sudafricanos porque no se había probado ningún conflicto entre la nación africana e Israel, a fin de otorgarle autoridad para juzgar tal conflicto.

La CIJ no tenía autoridad para considerar los cargos sudafricanos porque no se había probado ningún conflicto entre la nación africana e Israel.

El asesor jurídico del Ministerio de Asuntos Exteriores, Tal Becker, pronunció unas impresionantes palabras de apertura, que combinaron fundamentos judiciales con una presentación de los horrores de la masacre del 7 de octubre. Los israelíes tuvieron cuidado de resaltar el hecho de que no consideraban esas atrocidades una justificación para violar el derecho internacional.

Raguan proporcionó información sobre el uso militar de todos los hospitales de la Franja de Gaza. Paso a paso, los israelíes presentaron la compleja realidad de los considerables esfuerzos realizados por las FDI para no dañar a los civiles. Después presentó en detalle las acciones israelíes, empezando por el establecimiento de un hospital de campaña, pasando por el suministro de alimentos, la creación de corredores humanitarios para un paso seguro desde los combates, el suministro de incubadoras a los hospitales y las medidas adoptadas para evitar los daños que se podrían causar a los hospitales. mediante ataques aéreos y enviando fuerzas terrestres hacia ellos y luego hacia fuera, después de eliminar la amenaza de Hamás.


Los datos proporcionados por Sudáfrica, son inexactos, según Galit Raguan.
(ONU)

«¿Habría esperado Israel semanas antes de lanzar una ofensiva terrestre para permitir que los civiles salieran a un lugar seguro, si hubiera tenido la intención de destruir a la población palestina?» ella preguntó.

El caso de Israel se presentó menos en retórica y más en la identificación de la debilidad del caso sudafricano. Por ejemplo, la disonancia entre la afirmación de que Israel estaba llevando a cabo un genocidio intencional, en contradicción con las medidas humanitarias adoptadas por Israel. O el fracaso de Sudáfrica en reconocer el derecho de Israel a la autodefensa después de la masacre del 7 de octubre y el hecho de que el gobierno de Pretoria se había alineado con Hamás y de hecho condenó a Israel incluso antes de que hubiera comenzado cualquier ataque a Gaza.


El asesor jurídico del Ministerio de Asuntos Exteriores, Tal Becker.
(AFP)

¿Algo de esto ayudará? El listón para justificar una orden judicial que exija a Israel que ponga fin a sus combates en Gaza es bajo. Todo lo que Sudáfrica tenía que demostrar era que existía la posibilidad de genocidio para que se emitiera tal orden judicial. Pero la delegación israelí hizo un buen trabajo, especialmente al explicar al tribunal el significado de tal acción legal, para cualquier ofensiva antiterrorista contra grupos tan crueles como Hamás.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/opinion/article/r1nqimlfp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.