El crudo relato de cómo vivió una joven soldado el ataque terrorista el 7 de octubre

La sargento S. estaba atrapada en la sala de operaciones de la base de Reim rodeada por los cuerpos de sus camaradas caídos. «Ni siquiera me di cuenta de que a mí también me dispararon», relató.

Duró 240 minutos. Pensar en ese tiempo realmente ilustra la dedicación mostrada por la sargento S. el 7 de octubre, ya que ése es el tiempo que estuvo de la mano de la teniente Eden Ram en la base mientras los terroristas de Hamás atacaban el sur de Israel.

Durante 4 horas hablaron en voz baja, manteniéndose cerca, con la esperanza de no ser las próximas en quedar atrapados en la masacre de Hamás. Sólo alrededor del mediodía lograron llegar al lugar los agentes antiterroristas y un equipo especial de negociación.


La Sargento S. estuvo un tiempo insoportable enterrada bajo los cuerpos de sus amigos asesinados
(Gadi Kabalo)

Para la sargento S., una soldado de 20 años de Beer Sheva, era la definición del infierno. Durante períodos de tiempo insoportables, estuvo enterrada bajo los cuerpos de sus amigas asesinadas y sobrevivió milagrosamente.

Sin embargo, la sargento Shir Shlomo, la cabo Lior Levy y la sargento Danit Cohen no tuvieron tanta suerte. A pesar de perder a sus mejores amigas, la sargento S. insistió en regresar a la base, ya reconstruida.

«Quería volver a la rutina familiar lo más rápido posible, por la gente que quedó allí», le dijo a Ynet. Ahora, por primera vez desde aquel horrible sábado, revive los momentos de terror dentro de la sala de situación, explicando cómo las niñas hicieron lo mejor que pudieron para evadir el ataque de Hamás, y cómo la Capitán Alina Pravosodova cayó mientras las protegía.

En la mañana del 7 de octubre, la base contenía 14 soldados. A las 7:26 a. m., diez terroristas de Hamás se infiltraron en la base, armados hasta los dientes, con la esperanza de causar el máximo número de bajas después de traspasar con éxito el perímetro con una carga explosiva. A las 8:20 a. m. irrumpieron en la sala de situación, donde la sargento S., Eden Ram y otras soldados estaban situadas.


La Sargento S. perdió a varios de sus amigos el 7 de octubre
(Gadi Kabalo)

“A las 6:20 a.m., el sistema de alerta temprana colapsó. Había cohetes volando por todos lados. El sistema no respondía en absoluto”, contó la Sargento S. Y recordó: «Sentí una creciente ansiedad dentro de mí, ya que no estábamos acostumbrados a semejante bombardeo de cohetes. Pero luego decidí controlarme y comencé a gestionar el evento.

Hice una llamada telefónica para informar a mis comandantes pero, desafortunadamente, nadie contestaba los teléfonos. Desperté a todas las chicas, dos de las cuales aparecieron en la sala de situación todavía en pijama. Corrí al dormitorio para recoger mi uniforme, porque pronto otros oficiales superiores llegarían al lugar y quería asegurarme de que al menos uno de nosotros estuviera presentable».

La Sargento S. logró llamar a su madre, informarle del bombardeo de cohetes y luego colgó de inmediato. Posteriormente, algunas de las chicas se agruparon dentro de la pequeña estructura protectora y desde allí se lanzaron a la sala de situación.

“Estuvimos atrapadas durante unos 20 minutos porque cada vez que queríamos movernos sonaba una nueva sirena. Lior y yo nos dimos cuenta de que éramos muy necesarias dentro de la habitación, así que les informé a las otras chicas que me iba y que cualquiera que quisiera acompañarme era más que bienvenida a hacerlo.”

Están dentro de la base.

En ese momento, los terroristas de Hamás ya estaban dentro de la base, disparándoles mientras corrían. “Lior y Ofer Davidian resultaron heridas. Se suponía que Lior correría hacia el sargento Itamar Aish, quien se suponía que debía llegar a la sala de situación junto a ella, pero también fue asesinada a tiros”, siguió su relato la sargento S.

Haciendo todo lo posible para mantener la calma en una situación imposible, los soldados dentro de la sala de situación mantuvieron un gran aplomo y, hasta el momento en que los terroristas irrumpieron en la sala de situación, hicieron todo lo posible para que el evento continuara de manera profesional. al mismo tiempo que hace sonar la alarma y pide ayuda.

Haciendo todo lo posible para mantener la calma en una situación imposible, los soldados dentro de la sala de situación mantuvieron un gran aplomo.

Mientras los terroristas avanzaban hacia el interior de la base, las otras niñas se escondieron detrás de la mesa, mientras la capitana Alina Pravosodova apuntaba con su arma a la puerta, con la esperanza de golpearlas cuando entraran. Sin embargo, los terroristas arrojaron granadas antes de entrar en la habitación, neutralizando así sus planes.

«Cuando el terrorista comenzó a empujar la puerta, abrió fuego, lo que provocó un tiroteo. Ella hizo todo lo que pudo haber hecho. Le vaciaron cargadores enteros y le dispararon varias veces más para asegurarse de que no se levantara. Después de que los terroristas irrumpieron en la sala de situación, saquearon el lugar, a lo que curiosamente siguió un silencio”, relata.

“Desde el momento en que la sala de situación quedó en silencio y los terroristas abandonaron el edificio, Eden comenzó a murmurar. No pude comprender lo que estaba diciendo, ya que mis oídos zumbaban fuerte y me palpitaba la cabeza. Le dije ‘Eden, por favor cálmate’, y ella me dijo ‘mira donde me golpearon’. Pude localizar uno de los teléfonos tirados en el suelo y luego giré la cabeza para recorrer la habitación y, mientras lo hacía, me golpeó. Muchos de mis amigos estaban ahí tirados y nunca más se levantaron», rememora la sargento S.

“Hice lo mejor que pude para concentrarme en Eden, ya que su pierna izquierda estaba absolutamente saturada de sangre. Seguía pensando para mis adentros: «¿Cómo es que Eden y yo vamos a salir de aquí?» En ese momento me quité la camiseta y me acerqué a ella lo mejor que pude y le até la camiseta alrededor de la pierna a modo de torniquete.

Nos tomamos de la mano y nos negamos a soltarnos. Con toda la adrenalina, ni siquiera me di cuenta de que a mí también me dispararon», describió.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/historias/article/skklxykvt



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.