Presentó su renuncia la presidenta de Harvard

«Quedó claro que lo mejor es que renuncie, para que nuestra comunidad universitaria pueda navegar este momento de desafío extraordinario, centrándose en la institución y no en un individuo», expresó Claudine Gay.

La presidenta de Harvard, Claudine Gay , manifestó el martes que renunciaría a su cargo, después de que sus primeros meses se vieran sacudidos por su testimonio en el Congreso sobre el antisemitismo en el campus y las acusaciones de plagio.

Gay había enfrentado presiones para renunciar por sus comentarios, en la audiencia del 5 de diciembre y, también, por varias acusaciones de plagio, en relación con su trabajo académico.


Gay había recibido presiones de parte de la comunidad judía de Harvard y de algunos miembros del Congreso.
(AP)

En una carta a la comunidad de Harvard, Gay expresó que su decisión de dimitir había sido «más difícil que las palabras expresadas».

«Después de consultar con miembros de la Corporación, quedó claro que lo mejor para Harvard es que renuncie, para que nuestra comunidad pueda navegar este momento de desafío extraordinario, centrándose en la institución y no en cualquier individuo», añadió.

Su decisión de dimitir había sido «más difícil que las palabras expresadas en la carta».

La Corporación Harvard, el órgano rector de la universidad, de 11 miembros, sostuvo, en un correo electrónico a la comunidad, que sus miembros habían aceptado la renuncia de la presidenta «con tristeza».

Liz Magill, ex presidenta de la Universidad de Pensilvania, Gay y la presidenta del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Sally Kornbluth, testificaron ante un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el 5 de diciembre, sobre un aumento del antisemitismo en los campus universitarios, tras el estallido de la guerra entre Israel y Hamás, en octubre.


«Después de consultar con miembros de la Corporación, lo mejor para Harvard es que renuncie.»
(Shutterstock)

El trío se negó a dar una respuesta definitiva de «sí» o «no» a la pregunta de la representante republicana Elise Stefanik, sobre si pedir el genocidio de judíos violaría los códigos de conducta de sus escuelas, con respecto a la intimidación y el acoso, diciendo que tenían que equilibrarlo con protecciones de la libertad de expresión.

Más de 70 legisladores estadounidenses firmaron una carta exigiendo que las juntas directivas de las tres universidades destituyan a las presidentas, alegando insatisfacción con sus testimonios. Magill renunció después de recibir reacciones violentas por sus comentarios.

«Harvard sabe que esta dimisión forzada, largamente esperada, de la presidenta plagiadora antisemita, es sólo el comienzo de lo que será el mayor escándalo de cualquier colegio o universidad en la historia.»

«Harvard sabe que esta dimisión forzada, largamente esperada, de la presidenta plagiadora antisemita, es sólo el comienzo de lo que será el mayor escándalo de cualquier colegio o universidad en la historia», apuntó la representante Stefanik, en un comunicado el martes.

A pesar de la controversia que envuelve a Gay, la Corporación Harvard reafirmó el mes pasado su confianza en que ella podría liderar la escuela, a través de un período de alta tensión por la guerra en el Medio Oriente. También expresó que una revisión independiente del trabajo académico de Gay encontró que ella no había cometido mala conducta en la investigación. Presentó varias correcciones por errores de citación en las últimas semanas.

Gay, que se convirtió en la primera presidenta negra de la universidad, hace seis meses, y los miembros de la Corporación Harvard, dijeron, en sus cartas a la comunidad, que había sido objeto de ataques racistas.

Algunos de los críticos de la presidenta, incluido el multimillonario administrador de fondos de cobertura Bill Ackman, argumentaron que ella fue elegida para el puesto, como parte del esfuerzo de la escuela por promover la diversidad, más que por sus calificaciones.


El trío se negó a dar una respuesta definitiva de «sí» o «no» a la pregunta de la senadora Elise Stefanik.
(Reuters / Ken Cedeno, EPA-EFE/WILL OLIVER, AP /Mark Schiefelbein)

Ackman no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios, el martes. Volvió a publicar la historia de Harvard Crimson, sobre la renuncia de Gay, en la plataforma de redes sociales X, anteriormente conocida como Twitter.

«Fue angustioso que se hayan puesto en duda mis compromisos para enfrentar el odio y defender el rigor académico -dos valores fundamentales para quien soy- y aterrador ser sometida a ataques personales y amenazas alimentadas por animosidad racial», sostuvo Gay en su declaración.

La Harvard Corporation escribió que había sido sometida a «ataques profundamente personales y sostenidos» que incluían «comentarios racistas dirigidos a ella, a través de correos electrónicos y llamadas telefónicas vergonzosas».

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/actualidad/mundo-judio/article/sk02ef7u6


Claudine Gay, ex presidente de Harvard: «Las llamadas al genocidio de los judíos son aborrecibles¨

La presidente de la Universidad de Harvard, Claudine Gay, testifica ante la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes en una audiencia titulada «Responsabilizar a los líderes universitarios y hacer frente al antisemitismo» en el Capitolio en Washington, EE.UU., el 5 de diciembre de 2023.

En un artículo de opinión publicado por el New York Times, Claudine Gay describe las investigaciones sobre sus trabajos académicos como un «escrutinio obsesivo».

POR: Personal del Jerusalem Post

La ex presidente de Harvard Claudine Gay admitió «haber cometido errores» en un artículo de opinión publicado por el New York Times el 3 de enero.

Especificando sus errores, Gay dijo que debería haber emitido una declaración más contundente en respuesta al ataque terrorista del 7 de octubre de Hamás contra Israel. «Debería haber afirmado con más contundencia lo que todas las personas de buena conciencia saben: Hamás es una organización terrorista que pretende erradicar el Estado judío», escribió.

Refiriéndose a la declaración que hizo en una comparecencia ante el Congreso el mes pasado, Gay describió cómo «cayó en una trampa bien tendida» al no afirmar claramente que «los llamamientos al genocidio del pueblo judío son aborrecibles e inaceptables y que utilizaría todas las herramientas a mi disposición para proteger a los estudiantes de ese tipo de odio».

A Gay, junto con otras dos rectoras de universidad, se le preguntó repetidamente si los llamamientos al genocidio contra los judíos iban en contra de la política universitaria.


Claudine Gay, entonces presidenta entrante de la Universidad de Harvard, asiste a la ceremonia de graduación el pasado mes de mayo.

Refiriéndose a las acusaciones de plagio

Gay, que ha sido acusada de infringir la política de plagio de Harvard en la mitad de sus trabajos académicos, describió las investigaciones sobre su erudición como un «escrutinio obsesivo».

A pesar de describir las investigaciones como «obsesivas», Gay reconoció que «algunos materiales duplicaban el lenguaje de otros académicos, sin la debida atribución». Sin embargo, insistió en que «nunca he tergiversado los resultados de mis investigaciones, ni me he atribuido el mérito de las investigaciones de otros». Además, los errores de citación no deben ocultar una verdad fundamental: defiendo con orgullo mi trabajo y su impacto en el campo».

Gay afirmó que muchas de las personas que hicieron campaña para destituirla de la presidencia de Harvard habían «reciclado estereotipos raciales trillados sobre el talento y el temperamento de los negros. Impulsaron una falsa narrativa de indiferencia e incompetencia».

También escribió que «quienes han liderado una campaña implacable para destituirme a menudo han comerciado con mentiras e insultos». También dijo que, desde la audiencia en el Congreso, ha sufrido ataques racistas y compartió que «la han llamado la palabra N más veces de las que [ella] puede contar».

Para terminar su artículo de opinión, Gay advirtió: «Las universidades deben seguir siendo lugares independientes donde el valor y la razón se unan para hacer avanzar la verdad, sin importar las fuerzas que se opongan a ellas». No mencionó a qué «fuerzas» se refería.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/international/article-780680?utm_source=jpost.app.apple&utm_medium=share



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.