Intel invertirá 22.700 millones en Israel tras lograr ayudas de 2.900 millones del Gobierno de Netanyahu

El Ministerio de Finanzas de este país asegura que es “un importante voto de confianza en la economía de Israel”, en plena guerra con Gaza

Logo de Intel en un teléfono móvil.DADO RUVIC (REUTERS)

Intel ha confirmado que invertirá 25.000 millones de dólares (unos 22.700 millones de euros) en Israel después de que el Gobierno de este país le haya concedido una subvención de 3.200 millones de dólares (más de 2.900 millones de euros). El desembolso, anunciado por el Gobierno de Benjamín Netanyahu el pasado junio y no confirmado por el gigante tecnológico hasta ahora, se destinará a ampliar la fábrica de obleas de la compañía en Kiryat Gat, al sur de Tel Aviv, según informa Bloomberg. Los incentivos logrados ascienden al 12,8% de la inversión prevista por el fabricante de chips.

La inversión, la mayor jamás realizada por una empresa en el país, se produce en un momento en que Israel sigue inmerso en la guerra de Gaza. El proyecto supone una gran muestra de apoyo por parte de una importante compañía estadounidense y un generoso incentivo por parte del gobierno israelí en un momento en que Washington ha aumentado la presión sobre Israel para que se minimicen los daños a civiles en Gaza, destaca Reuters.

El plan de ampliación de su planta de Kiryat Gat, situada a 42 kilómetros de Gaza, “es una parte importante de los esfuerzos de Intel para fomentar una cadena de suministro global más resiliente, junto con las inversiones en fabricación actuales y previstas en Europa y Estados Unidos”, aseguró Intel en un comunicado este martes.

Intel, que busca recuperar su dominio en la fabricación de chips tras ser superado por Samsung y el gigante taiwanés Taiwán Semiconductor Manufacturing Co (TSMC), ha anunciado bajo la presidencia de Pat Gelsinger la inversión de miles de millones en la construcción de fábricas en tres continentes. Su objetivo competir mejor con estos rivales, y otros como AMD y Nvidia, muy bien posicionada esta última en los chips para inteligencia artificial. Con este propósito, Intel está diversificando su fabricación fuera de Asia, que ahora domina la producción de chips.

Intel ya anunció que invertirá más de 30.000 millones de euros en dos plantas de fabricación de chips en Magdeburgo (Alemania), la mayor inversión extranjera de la historia de este país. Una inversión que estuvo a punto de irse al traste después de que el Tribunal Constitucional de Alemania dictaminara a principios de noviembre que la decisión del Gobierno alemán de reasignar 60.000 millones de euros de fondos de ayuda por el Covid-19 a su Fondo para el Clima y la Transformación en 2022 era inconstitucional. Algo que le impedía cumplir algunos compromisos como los 15.000 millones de euros destinados a subsidiar la construcción de las fábricas de Intel y de TSMC en Magdeburdo y Dresde, respectivamente.

En 2022, Intel anunció que invertiría hasta 100.000 millones de dólares para construir en Ohio el que podría ser el mayor complejo de fabricación de chips del mundo, y sus rivales Samsung y TSMC también han anunciado grandes planes de inversión en Estados Unidos, recuerda Reuters.

Los ministerios de Economía y Hacienda de Israel han asegurado que la inversión de Intel, especialmente en este periodo y a la luz de la competencia mundial por atraer importantes inversiones en el campo de los chips, “es un importante voto de confianza en la economía de Israel”. El Gobierno israelí pidió a Intel que la nueva planta (Fab 38) se inaugure en 2028 y esté operativa al menos hasta 2035.

La compañía también se ha comprometido a gastar 60.000 millones de shekels (16.600 millones de dólares) con proveedores israelíes durante la próxima década, creando miles de puestos de trabajo directos e indirectos. Intel, que inició operaciones en Israel en 1974, emplea actualmente a 11.700 personas en Israel. Actualmente, cuenta con cuatro plantas de desarrollo y producción en el país. Su planta de fabricación en Kiryat Gat produce tecnología Intel 7 o chips de 10 nanómetros.

El gigante de los semiconductores no ha revelado qué tecnología producirá en la ampliación de esta fábrica cuya construcción, según Intel, ya ha comenzado.

La tecnológica estadounidense compró en 2017 la empresa israelí de tecnología de coches autónomos Mobileye por 15.300 millones de dólares. En la actualidad, hay unas 500 multinacionales operando en Israel, según Reuters.

 

 



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.