En un hogar grupal en Nahariya, el vínculo entre jóvenes musulmanes y judíos resiste el 7 de octubre

‘DOS MESES DE GUERRA NO ARRUINARÁN NUESTRA AMISTAD’

Aya Jaber, de 22 años, temía ser condenada al ostracismo tras las atrocidades de Hamás, pero la guerra no ha roto la conexión con sus amigos y compañeros de piso en el norte de Israel, que también tienen discapacidades.

Por Diana Bletter

Aya Jaber, izquierda, en un programa con otros residentes de Kivunim. (Cortesía)

Cuando estalló la guerra entre Israel y Hamás el 7 de octubre, Aya Jaber tuvo miedo. Como árabe musulmana que vivía en un hogar comunitario en la ciudad de Nahariya, en el norte de Israel, con su amigo judío, Elad Kornhauser, se preguntaba si la verían de manera diferente o si de repente desconfiarían de ella.

Después de todo, Jaber sabía que trabajadores de Gaza habían tomado fotografías dentro de Israel y las habían enviado a Hamás antes de la masacre del 7 de octubre, proporcionando información que ayudó a los miles de terroristas que invadieron Israel y mataron brutalmente a más de 1.200 personas, en su mayoría civiles.

“Entendí el miedo”, dijo Jaber, de 22 años, una tarde reciente en su apartamento, dirigido por Kivunim, una organización que ayuda a adultos jóvenes con discapacidades. «El ataque de Hamás hizo que los judíos miraran a los árabes de manera diferente».

Kornhauser, de 24 años, escuchó mientras Jaber hablaba en la luminosa y acogedora sala de estar que comparten con otros dos compañeros de cuarto – uno musulmán y otra judía.

“Estoy aquí contigo, Aya, como siempre”, le dijo Kornhauser. “Hemos vivido juntos durante más de un año. Dos meses no pueden arruinarlo”.

Kornhauser y Jaber comparten una conexión profunda porque comprenden los desafíos y limitaciones de cada uno. Kornhauser tiene disautonomía familiar, una rara mutación genética también conocida como síndrome de Riley-Day. Esto provoca disfunciones en el sistema nervioso, incluidos los nervios que regulan funciones involuntarias, como la temperatura corporal, la presión arterial, la respiración y la salivación. La mutación genética ocurre en personas con herencia judía asquenazí o judía de Europa del Este.

«Es una enfermedad antisemita», bromeó Kornhauser.

Elad Kornhauser, izquierda, y Aya Jaber, compañeros de piso y amigos en Kivunim. (Cortesía)

Jaber tiene parálisis cerebral que, explicó, no es una enfermedad, sino un grupo de trastornos que causan problemas neurológicos y musculo-esqueléticos que afectan la postura, las percepciones sensoriales, el movimiento y otras funciones. Capaz de moverse en su silla de ruedas, Jaber sirve en el Servicio Nacional Israelí y trabaja como voluntaria en un centro para personas mayores en Nahariya. Sin embargo, el programa se suspendió temporalmente porque en las salas protegidas no hay suficiente espacio para todos los residentes y empleados.

«Hamás y Hezbolá arruinaron mi plan», dijo Jaber.

En lugar de ello, participa en un centro de formación profesional en el kibutz Lochamei HaGettaot, gestionado en colaboración con Kochav Hatzafon, una organización sin ánimo de lucro para jóvenes con discapacidad. Los participantes aprenden habilidades laborales, participan en actividades sociales y celebran diferentes fiestas religiosas.

Jaber, de Haifa, es vivaz y conversadora, con un rápido sentido del humor que iguala el ingenio de Kornhauser, que es de Ramat Gan. Él la llama por su apellido, Jaber, y ella lo llama Hauser. Les gusta la misma música, incluidos los Beatles, Abba y Barbra Streisand. Les gusta burlarse unos de otros – además de ofrecerse apoyo. Cuando hablaron de sus experiencias nadando, Kornhauser dijo que no sabía cómo. Jaber respondió: “Yo tampoco sé nadar. ¿Y?»

Luego Jaber agregó que las pocas veces que estuvo en una piscina, no le gustó que su familia le tomara fotos en el agua. “Me veo fea”, dijo.

«¡No te ves fea!» Kornhauser la regañó suavemente.

De izquierda a derecha: los compañeros de piso de Kivunim, Elad Kornhauser, Maya Ronen, Aya Jaber y Maysoon Samaka. (Cortesía)

Jaber y Kornhauser comparten el apartamento con otros dos compañeros de cuarto, Maya Ronen y Maysoon Samaka. Los cuatro jóvenes, todos graduados de escuelas secundarias para niños con necesidades especiales, ayudan con las tareas del hogar como limpiar, cocinar (Jaber dijo que hicieron ñoquis la noche anterior) y hacer las compras. También reciben atención y asistencia de personal residente.

Durante los últimos 20 años, Kivunim ha establecido 45 apartamentos en Nahariya y Haifa que ahora albergan aproximadamente a 120 participantes. De los 210 alumnos de la organización, el 76 por ciento están empleados, el 34 por ciento están casados y el 82 por ciento viven de forma independiente. La organización ayuda a personas con discapacidades físicas, problemas de visión y audición, enfermedades crónicas y trastornos asociados, así como a adultos jóvenes con autismo de alto funcionamiento.

A causa de la guerra, algunos de los participantes han sido evacuados a otros apartamentos y muchas actividades, como las excursiones educativas, se han visto restringidas. Un trabajador social, consejeros y varios miembros del personal están disponibles para que los jóvenes participantes puedan compartir sus sentimientos y experiencias durante la guerra.

Alon Cohen, de 21 años, un consejero de Kivunim, dijo que guía a Jaber, Kornhauser y los demás mientras aprenden importantes habilidades para la vida, como cómo navegar por sí solos en el transporte público, incluido el uso de una aplicación. El objetivo es ayudarles a aprender a vivir de forma independiente.

“Si quieren aprender a cocinar un plato determinado”, dijo Cohen, “los ayudo con la receta”.

El apartamento es espacioso y soleado, lleno de obras de arte, libros y juegos de mesa. Una tarde reciente, mientras Kornhauser salía a caminar, Jaber participó en una sesión de baile con otras jóvenes.

Jaber espera volver a su misión original de realizar su servicio nacional en el centro de atención para personas mayores de Nahariya.

«Depende de Hezbolá y Hamás», dijo. Añadió que la masacre del 7 de octubre no fue sólo un ataque contra los judíos.

«Los terroristas mataron a una mujer musulmana que llevaba un hiyab», dijo. “No importaba quién fuera. Es que viven aquí en Israel y eso se ve como una traición”.

Actualmente, Kornhauser está realizando un curso en la Universidad Abierta sobre música popular en Israel. No está seguro de cuáles son sus objetivos futuros, pero Jaber dijo que quiere dedicarse a la actuación o la comunicación.

«Ambos son muy inteligentes y muy capaces de hacer todo lo que quieran», dijo Cohen. “Les ayudo a encontrar la manera de lograrlo”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
Link de la noticia:  https://www.timesofisrael.com/at-group-home-in-nahariya-bond-between-muslim-and-jewish-young-adults-survives-oct-7/



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.