Soy un árabe pacifista y ateo y estoy orando por los soldados de las FDI.

Las mentiras sobre la historia judía y sobre Israel son responsables de esta guerra y de cada muerte en ambos lados.


Wikimedia Commons

Odio la guerra. Odio la guerra desde 1975, cuando comenzó la guerra civil libanesa y yo era un adolescente libanés de catorce años. Siempre apoyo la paz como alternativa a la guerra cuando las dos partes pueden negociar la paz en lugar de matarse entre sí.

Pero la clave para una paz negociada es la voluntad de negociar. En Gaza no existe tal voluntad. Israel dejó Gaza libre y despejada en 2005, y casi de inmediato, Hamás destituyó violentamente a la Autoridad Palestina y comenzó ataques terroristas contra Israel. Pero incluso si alguien sintiera que los habitantes de Gaza estaban de alguna manera, en el fondo, a favor de vivir en paz con Israel, el ataque del 7 de octubre y las celebraciones que siguieron han destruido esos pensamientos ingenuos.

Por esta razón, una paz negociada con Hamás no es una opción. Hay que eliminar a Hamás para que Israel pueda instaurar la paz y la estabilidad, las quieran o no los habitantes de Gaza.

Aquí es donde entran las FDI. Israel y el resto del mundo civilizado necesitan a las FDI para demoler el formidable arsenal de guerra que Hamás y sus aliados construyeron en Gaza en forma de túneles, lanzacohetes y asesinos entrenados.

Esta no es una tarea fácil ni exenta de peligros. Ciento veintisiete soldados ya han muerto en la operación terrestre y, con toda probabilidad, morirán más hasta que se complete esta necesaria operación.

Mucha gente habla de los civiles inocentes de Gaza que, como escribió Avigdor Liberman , puede que no todos sean tan inocentes. Mi principal preocupación, sin embargo, son los soldados de las FDI.

Estos soldados fueron arrojados a una guerra que no querían. Muchos de ellos han dejado sus trabajos civiles habituales para arriesgar sus vidas en una tierra llena de trampas explosivas y donde asesinos despiadados podrían estar saliendo de multitud de túneles en cualquier momento.

Desde que comenzó la operación terrestre el 27 de octubre, he estado pensando en estos soldados y he estado orando por ellos, al menos tanto como un ateo puede orar. Si hay alguna forma de Dios arriba, quiero que Dios vea y escuche que los soldados de las FDI están haciendo el trabajo necesario por la paz.

Quiero que Dios entienda que el mundo les falló a los israelíes y a los habitantes de Gaza al permitir que Hamás transformara Gaza en una máquina terrorista que utiliza a los civiles como escudo. Fracasaron al proporcionar fondos que se utilizarían para servicios a los habitantes de Gaza, pero que en cambio se utilizaron para el terrorismo, justo ante los ojos de las llamadas organizaciones caritativas.

Quiero que Dios entienda que décadas de mentiras y una narrativa falsa sobre la historia judía y sobre Israel son responsables de esta guerra y de cada muerte en ambos lados. El rumor común de que Israel es una colonia de Europa no es una mentira inocente. Es una mentira que perpetúa la guerra lavando el cerebro a generaciones para que odien a Israel y a todos los judíos.

Quiero que Dios esté del lado de los soldados de las FDI cada segundo de cada día hasta que terminen y regresen a casa sanos y salvos con sus familias.

Esta es mi oración como ateo. Dado que los poderes de esta tierra no tienen las prioridades correctas y no reconocen a quienes están arriesgando sus vidas por la paz, me queda la esperanza, contra cualquier expectativa real, de que haya un poder por encima de nosotros a quien le importe.

 

 

Fuente: The Times of Israel
https://blogs-timesofisrael-com.translate.goog/i-am-a-pacifist-arab-and-atheist-who-admires-and-prays-for-idf-soldiers/?_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=wapp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.