La fuerza militar hutí plantea un desafío a la coalición marítima estadounidense

Análisis. Un destructor de la Armada estadounidense frustra los ataques con drones hutíes, pero tendría dificultades si fueran muchos los drones.

Grecia aconseja a los buques comerciales que navegan en el Mar Rojo y el Golfo de Adén, que eviten las aguas yemeníes, mantengan sólo la tripulación necesaria en el puente y sigan las alertas emitidas por las autoridades marítimas, para evitar ataques en la zona. Los armadores griegos controlan alrededor del 20% de los buques comerciales del mundo, en términos de capacidad de carga.

El anuncio griego se hizo después de que las principales compañías navieras dijeran que estaban desviando sus barcos a través del Cabo de Buena Esperanza, en la punta del continente africano, para evitar ataques hutíes, agregando días a sus viajes, con posibles ramificaciones para la economía mundial.


Las principales compañías navieras están desviando sus barcos a través del Cabo de Buena Esperanza.
(Oleksandr Shestakov/Shutterstock)

La coalición, liderada por Estados Unidos, creada para proporcionar un paso seguro en la zona, intentaría evitar atacar a los rebeldes yemeníes, después de que Washington lograra negociar un alto el fuego entre ellos y Arabia Saudita, luego de una guerra de ocho años. Hay mucho que hacer para prevenir más agresiones hutíes y garantizar un paso seguro a largo plazo.

El USS Carney, un destructor naval desplegado en la zona, derribó, el sábado, 14 drones hutíes lanzados contra buques en el estrecho de Bab el Mandeb, informó el Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM).

La coalición, liderada por Estados Unidos, creada para proporcionar un paso seguro en la zona, intentaría evitar atacar a los rebeldes yemeníes, después de que Washington lograra negociar un alto el fuego entre ellos y Arabia Saudita.

El «Carney» está equipado con misiles tierra-aire, proyectiles explosivos del cañón principal de 5 pulgadas del destructor y sistemas de armas adicionales. También tiene la capacidad de librar una guerra electrónica, que puede cortar las comunicaciones entre los drones y sus operadores. «Los drones son lentos y pueden ser alcanzados por misiles baratos o, incluso, por el cañón del barco. Los misiles más rápidos deben ser interceptados con misiles interceptores más sofisticados», sostuvo a CNN John Bradford, un experto militar.

Se trata de un arma menos costosa, pero si los drones pueden llegar tan cerca del barco, no derribarlo podría costar vidas. «Un solo misil o un solo dron, no hunde un buque de guerra estadounidense, pero puede matar personas», dijo Bradford, y agregó que también podría dañar el barco, lo que requeriría que se retirara para ser reparado.


«Nuestra fuerza militar tiene una variedad de armas; algunas fueron utilizadas en el conflicto actual.»
(Ynet)

Hasta ahora, los hutíes no lanzaron un ataque con enjambres de drones, como lo hicieron los rusos en la guerra de Ucrania. Algo así, puede no ser frustrado con éxito por la Marina de los EE. UU. y los vehículos aéreos no tripulados que evaden la intercepción pueden luego explotar en buques comerciales.

«Nuestra fuerza militar tiene una variedad de armas, algunas de las cuales fueron utilizadas en el conflicto actual», dijeron funcionarios hutíes al periódico Al-Araby Al-Jadeed, de propiedad qatarí, con sede en el Reino Unido. «Pero también tenemos otros secretos que pueden revelarse en el momento adecuado», afirmó.

Hasta ahora, los hutíes no lanzaron un ataque con enjambres de drones, como lo hicieron los rusos en la guerra de Ucrania. Algo así puede no ser frustrado con éxito por la Marina de los EE.UU.

El funcionario explicó que los hutíes tienen varios tipos de minas navales, misiles tierra-aire y de crucero, incluido el tipo utilizado contra Arabia Saudita, mientras evitaban, con éxito, sus defensas, y vehículos aéreos no tripulados. La mayor parte del armamento fue desarrollado y producido en Yemen.

En septiembre, los hutíes exhibieron sus vastas capacidades militares en un desfile en Saná, la capital de Yemen, que también incluyó sus defensas aéreas.

El Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) de Israel sostuvo que la mayor parte del arsenal a su disposición proviene de Irán. En un informe publicado el mes pasado, el INSS dijo que los hutíes están equipados con misiles balísticos de mediano y largo alcance, misiles de crucero, misiles mar-mar, vehículos aéreos no tripulados de ataque y una flota de drones. Los hutíes, incluso, tienen capacidades y habilidades operativas probadas en vehículos no tripulados, capaces de lanzar ataques, como lo hicieron, contra Arabia Saudita, en 2019 y 2021, y contra los Emiratos Árabes Unidos, en 2022.


«Los misiles de crucero Sumar tienen un alcance de 2.000 km.»
(Captura de pantalla)

«Los misiles balísticos de los hutíes son misiles iraníes con un alcance de 1.600 km a 2.000 km. Se trata del avanzado misil iraní Shehab-3, que tiene un alcance de 2.000 km, u otras versiones del Shehab, como el misil Burkan-3 con un alcance de, aproximadamente, 1.200 kilómetros», añade el informe.

«Los misiles de crucero Sumar, en sus diversas formas, tienen un alcance de 2.000 km y la capacidad de transportar una carga útil de 500 kg. Otro misil de crucero, con un alcance más corto, es el Quds-2, y se están realizando esfuerzos para mejorar su alcance operativo y su capacidad de carga. El UAV de ataque Samad 4, con un alcance de 2.000 a 2.500 km y una carga útil de 45 kg de explosivos, completa el arsenal aéreo de los hutíes», según el informe.

El INSS, también afirmó que la amenaza marítima de los hutíes proviene principalmente de los misiles navales C-801 y C-802 y de las hábiles fuerzas de comando.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/mundo/article/sygnhixdp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.