Estados Unidos advierte sobre acciones militares mientras los hutíes intensifican los ataques contra el transporte marítimo en el Mar Rojo

La administración Biden no ha tenido prisa por utilizar la fuerza militar dado el riesgo de una intervención iraní, mientras que el Pentágono dice que los militares «no dudarán en tomar medidas cuando lo consideremos necesario y apropiado».  

Por Ben Samuels – Washington


Combatientes recién reclutados que se unieron a una marcha militar hutí durante un desfile en Saná, a principios de este mes. Foto: Khaled Abdullah/Reuters

WASHINGTON – La administración Biden está bajo una presión cada vez mayor para responder enérgicamente a los militantes hutíes en Yemen en medio de la escalada de ataques a buques navales y comerciales en el Mar Rojo, a pesar de la cautela de que las tensiones regionales aumenten y desencadenen una guerra en toda regla en todo el Medio Oriente.

Si bien la administración ha dudado en responder con toda la fuerza militar contra los ataques de los hutíes a los transportes comerciales por temor a provocar a Irán y sus otros grupos aliados en toda la región, los últimos días de aumento de los ataques pueden obligar a los funcionarios estadounidenses a reconsiderar su camino a seguir.

«Como hemos demostrado en el pasado», dijo la semana pasada el portavoz del Pentágono, general Patrick Ryder, «nuestro ejército no dudará en tomar medidas cuando lo consideremos necesario y apropiado, incluso para proteger contra acciones en el dominio marítimo que podrían amenazar nuestras tropas.»

Desde el ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre, los hutíes, respaldados por Irán, han perturbado el transporte marítimo internacional alrededor de la Península Arábiga, primero atacando barcos de propiedad israelí y, más recientemente, atacando barcos que afirman que se dirigen hacia Israel (a menudo incorrecto en términos de hechos, e  independientemente, sin motivos legales para cualquier ataque).

Desde que se apoderaron del Galaxy Leader, propiedad parcial de una compañía británica controlada por un magnate naviero israelí, los hutíes han atacado tanto a barcos comerciales como a fuerzas militares estadounidenses con misiles de crucero, misiles balísticos y drones.

«Washington tiene algunas opciones para responder a la escalada hutí en el Mar Rojo, pero ninguna de ellas es ‘buena'», dice Michael A. Horowitz, jefe de inteligencia de Le Beck International.

La primera y más obvia de estas opciones, según el vicepresidente senior de la Fundación para la Defensa de las Democracias, Jonathan Schanzer, es una nueva designación del grupo respaldado por Irán como terroristas de conformidad con la ley estadounidense.

Mientras tanto, Estados Unidos continúa considerando volver a designar a los hutíes como organización terrorista después de revocar la medida del ex presidente estadounidense Donald Trump en 2021, con la esperanza de facilitar las entregas de ayuda a Yemen que ha sido devastado por la guerra.

Anteriormente consideró dar el paso en enero de 2022 después de que los hutíes se atribuyeran la responsabilidad de un ataque con aviones no tripulados y misiles dirigido a los Emiratos Árabes Unidos, aunque no llegó a tomar la medida.

«Pero esto equivaldría a admitir un error por parte de la administración Biden. Por lo tanto, no está claro qué esperar», dijo Schanzer.

«A partir de ahí, las opciones son aún más difíciles de adoptar porque son de naturaleza más cinética. Es probable que se necesite una acción militar para contrarrestar su actividad marítima y de misiles. Pero Washington tiene poco apetito por más conflictos en la región. Y desafortunadamente, la diplomacia no será suficiente en este momento», advierte.

Estados Unidos ha enviado mensajes a los hutíes a través de canales secundarios para que detengan sus ataques en los últimos días. El enviado especial de Biden para Yemen, Tim Lenderking, discutió el asunto con sus homólogos en Arabia Saudita, Catar y Omán durante una visita reciente a la región, instándolos a transmitir los mensajes a través de sus propios canales de comunicación.

La última vez que Estados Unidos atacó directamente posiciones hutíes en Yemen fue en 2016, cuando apuntó a una de las instalaciones de radar costero del grupo con misiles Tomahawk. Sin embargo, según Politico, el Pentágono ha trasladado el Grupo de Ataque de Portaaviones Dwight D. Eisenhower del Golfo Pérsico al Golfo de Adén, frente a la costa de Yemen, para potencialmente apoyar un ataque directo contra los Hutíes.

«Estados Unidos también está considerando opciones más ofensivas. La cuestión principal es que realmente no hay forma de disuadir a los hutíes; de hecho, se podría argumentar que los ataques estadounidenses pueden servir a su narrativa y ayudarlos a sofocar los disturbios locales. Creo que el objetivo de una «postura ofensiva sería destruir las capacidades hutíes atacando sus bases, barcos, depósitos de armas, capacidades de inteligencia, etc. Pero esto no está exento de riesgos. Los hutíes podrían intensificar sus ataques», dice Horowitz.

El Secretario de Defensa, Lloyd Austin, que actualmente visita Oriente Medio para discutir la guerra en curso, ha ampliado recientemente el despliegue del Grupo de Ataque de Portaaviones Gerald R. Ford. A los grupos de ataque se unirán tres destructores de defensa antimisiles desplegados en el Mediterráneo a principios de esta semana.

Mientras tanto, funcionarios estadounidenses continúan trabajando para crear un grupo de trabajo multinacional especial y mejorado en el Mar Rojo destinado a disuadir y contrarrestar los ataques hutíes. Estados Unidos ha presionado a sus aliados para que aporten buques de guerra a la fuerza, que operaría bajo el mando de las fuerzas navales del Comando Central de Estados Unidos.

«Las acciones que hemos visto por parte de estas fuerzas hutíes son desestabilizadoras», afirmó Ryder. «Son peligrosos y claramente una violación flagrante del derecho internacional. Este es un problema internacional que requiere una solución internacional».

Según Horowitz, «esta sería una misión puramente defensiva, pero no exenta de riesgos. Organizar escoltas marítimas no es una tarea fácil y puede resultar contraproducente: hay que navegar lentamente y posiblemente en convoy, lo que los convierte aún más en un objetivo».

«Los hutíes también pueden saturar la defensa aérea, o incluso escalar y usar algunas de las armas más sofisticadas que creo que aún no han usado, o sus drones cargados de explosivos. Eso sin mencionar que se necesitan más socios con la logística para reabastecer rápidamente sistemas de defensa antimisiles», añadió.

Horowitz señala además que «todas las potencias navales árabes locales se mostrarán reacias a participar. Aunque muchos países de la región están muy descontentos con la escalada liderada por los hutíes, también saben que participar en una coalición naval sería visto como un apoyo a Israel».

Schanzer añadió que esta vigilancia internacional «detendrá algunas actividades malignas de los hutíes. Pero será, en el mejor de los casos, parcial».

El asunto se planteó aún más durante la reciente visita del Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, a Israel en sus reuniones con el gabinete de guerra – durante las cuales solicitó a Israel que no tomara acciones militares unilaterales hasta que el grupo de trabajo comience a operar, según un funcionario estadounidense.

«Se podrían tomar medidas contra radares costeros, sistemas de armas costeros, sistemas de misiles, ese tipo de sitios», dijo a la revista Air and Space Forces el general retirado Joseph L. Votel, quien anteriormente estuvo al mando del CENTOM de 2016 a 2019. «Hay objetivos militares muy claros», continuó, añadiendo que los ataques podrían «degradar su capacidad en el corto plazo y, al mismo tiempo, enviar un mensaje muy claro».

El sucesor de Votel, el general retirado Frank McKenzie, también ha implorado públicamente al ejército estadounidense que responda con más fuerza, argumentando que la falta de una respuesta ha planteado una invitación a continuar con los ataques. «A veces hay que hacer un lanzamiento», dijo McKenzie a Politico.

«No puedes recibir eternamente, porque eventualmente, la ley de los promedios se volverá en tu contra, y te enfrentarás a un evento de escalada significativa en un barco, y luego te verás obligado a vivir un nivel aún más significativo de respuesta», continuó, y agregó, «no les hemos dado ninguna razón para no continuar [atacando]».

McKenzie argumentó a Politico que el grupo de trabajo ampliado sería eficaz si se combinara con una «señal» a los hutíes de que «no vamos a tolerar más sus tonterías».

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby, dijo: «Seguimos condenando en los términos más enérgicos las amenazas y los actos que los hutíes están demostrando aquí en términos de perturbar el flujo internacional del comercio, inhibir la libertad de navegación en aguas internacionales y, por supuesto, poner en peligro la seguridad de los barcos y de las tripulaciones que se encuentran a bordo de los mismos. Es absolutamente inaceptable.

«El tránsito de tráfico comercial en el Mar Rojo es más peligroso ahora que antes debido a estos ataques hutíes contra el transporte marítimo comercial. Es por eso que estamos trabajando tan duro para reforzar y fortalecer las fuerzas marítimas combinadas existentes que ya estaban establecidas en la región y creo que tendremos más que decir sobre los detalles específicos al respecto en los próximos días», añadió.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: Haaretz
https://www.haaretz.com/us-news/2023-12-17/ty-article/.premium/u-s-warns-of-military-action-as-houthis-ramp-up-attacks-on-red-sea-shipping/0000018c-786b-d301-a3ac-feebbdac0000?utm_source=App_Share&utm_medium=iOS_Native



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.