Los comandantes caídos de las FDI Legado: los oficiales israelíes lideran desde el frente – opinion

Es innegable que los comandantes de las FDI hoy están en el frente. Estar detrás ni siquiera es una opción. Esto ya quedó claro durante la masacre del 7 de octubre.


TENIENTE-COL. TOMER GRINBERG besa a su emocionada hija en la ceremonia en la que asumió el cargo de comandante del 13.º Batallón de la Brigada Golani, en julio.(crédito de la foto: FDI)

El 26 de julio de 2006, estaba en el Kibbutz Malkiya a lo largo de la frontera libanesa. Israel llevaba dos semanas en la Segunda Guerra del Líbano (la guerra más grande en décadas) y se estaba librando una feroz batalla dentro de un bastión de Hezbollah en una aldea llamada Bint. Jbeil, justo al otro lado de la frontera.

Las FDI habían tomado posiciones en la aldea en los días anteriores y habían asumido que el lugar estaba prácticamente vacío de fuerzas enemigas. Sin embargo, todavía había docenas de personas allí, y una compañía de soldados del 51.º Batallón de la Brigada Golani caminó directamente hacia una emboscada de Hezbolá bien planificada. Murieron ocho soldados.

La batalla de Bint Jbeil pasaría a la historia de las FDI debido a la valentía de los soldados Golani ese día. Estuvo el mayor Roi Klein, que saltó sobre una granada para salvar a sus tropas y otros que corrieron directamente hacia la línea de fuego para rescatar a sus camaradas heridos.

Además de su valentía, Bint Jbeil sería recordado por algo más. Mientras los soldados luchaban en el interior del Líbano, en Israel –en el puesto de mando Golani que se había instalado en un refugio antiaéreo en el Kibbutz Malkiya– estaban los comandantes de alto rango. El comandante de la brigada, el comandante de la división y algunos de los otros oficiales de Golani estaban allí, dentro de Israel, observando en las pantallas de las computadoras la batalla que se desarrollaba a sólo unos kilómetros de distancia.

Fue un momento crucial para las FDI y uno que, en los años siguientes, se enseñaría en cursos de mando como un ejemplo de lo que no se debía hacer. Comandantes, los altos mandos de las FDI repetirían, una y otra vez, la necesidad de liderar desde el frente, no desde detrás de las pantallas de plasma.


Teniente Coronel. Salman Habaka (crédito: UNIDAD DE PORTAVOZ DE LAS FDI)

Esta semana me acordé de Bint Jbeil después de la batalla del martes en Shujaiya, en el norte de la Franja de Gaza, donde murieron 10 soldados, y el país volvió a conocer el coraje de la Brigada Golani. La diferencia esta vez, en los 17 años que han pasado desde la última gran guerra de Israel, es que los comandantes están hoy sin lugar a dudas en el frente. Estar detrás ni siquiera es una opción.

ES algo que ya era obvio el 7 de octubre, cuando tuvo lugar la invasión y masacre de Hamás.

Los comandantes de las FDI murieron combatiendo a Hamás en Gaza y el 7 de octubre.

El coronel Jonathan Steinberg, comandante de la Brigada Nahal, murió al frente de tropas en un tiroteo contra terroristas de Hamas en Kerem Shalom; El Coronel Ro’i Levi, comandante de la Unidad Fantasma de las FDI, que resultó gravemente herido en Gaza en 2014 y luchó para volver al mando, murió luchando contra terroristas en la comunidad de Reim; El coronel Asaf Hamami, comandante de la Brigada Sur de la División de Gaza, murió luchando contra terroristas en el Kibbutz Nirim; y el coronel retirado Leon Bar estaba en casa cuando condujo hasta la frontera para rescatar a israelíes bajo fuego y fue emboscado.

El martes, en la batalla de Shujaiya, un quinto coronel de las FDI murió. Itzhak Ben Basat, que acababa de retirarse del servicio, volvió a ponerse el uniforme para luchar junto a sus antiguos soldados. Ben Basat murió cuando entró corriendo a un edificio para salvar a los primeros soldados atrapados en la emboscada de Hamás.

Además de los cinco coroneles muertos en la guerra, se encuentran también dos comandantes de batallón.

Teniente Coronel. Tomer Grinberg, comandante del 13.º Batallón de Golani, fue asesinado en Shujaiya esta semana. Su batallón había sido desplegado a lo largo de la frontera con Gaza el 7 de octubre cuando se produjo el ataque sorpresa de Hamás: 41 de sus soldados murieron ese día y varios otros fueron tomados como rehenes.

A pesar de la insoportable pérdida, Grinberg siguió liderando a sus soldados durante los feroces combates en el Kibbutz Kfar Aza, donde salvó heroicamente a un par de bebés gemelos, Guy y Roi Berdichevsky, cuyos padres habían sido asesinados. Los gemelos celebraron su primer cumpleaños el martes, el mismo día en que murió su salvador, Grinberg.

El 11 de octubre, cuatro días después del ataque de Hamás, Grinberg se dirigió a sus combatientes Golani y dijo: “Batallón 13, sois héroes. En otros 10 años, habrá otro comandante para el Batallón 13, con luchadores héroes como tú. Algunos de vosotros ya seréis padres. Revolverá el batallón y hablará sobre ti y lo que hiciste, y mostrará fotografías de nuestros caídos.

“Al final, hemos aprendido que aparentemente no eres tan mimado como algunos pensaban y que no eres menos heroico que aquellos que te precedieron. No sois la generación del iPhone como decían algunos. Felicitaciones a todos y cada uno de ustedes, estoy orgulloso de que cada uno de ustedes esté aquí, pero esto es solo el comienzo”.

Y luego estaba Teniente. Coronel Salman Habaka, comandante del 53.º Batallón de la 188.ª Brigada Blindada, que murió el 2 de noviembre durante la operación terrestre en el norte de Gaza.

Habaka, un oficial druso de la aldea de Yanuh-Jat, fue uno de los primeros soldados en ingresar al Kibbutz Be’eri el 7 de octubre, rescatando a numerosos residentes mientras libraba feroces batallas con los terroristas que aún estaban allí. En un vídeo que envió desde el terreno, Habaka describió los primeros encuentros de su unidad con Hamás y declaró: “¡Por ​​la victoria! No nos queda otra opción que la victoria”.

¡LO QUE TODOS estos altos oficiales tienen en común es una estricta adhesión al valor que mejor se expresa en la palabra hebrea Aharai! que significa «después de mí» o «sígueme». Es un valor que se remonta a los días de la Guerra de Independencia de Israel en 1948 y puede verse a lo largo de los siglos de valor judío. Es una manera de explicar cómo los comandantes predican con el ejemplo, mostrando el camino a seguir para que otros puedan seguirlo.

No es casualidad que tantos comandantes estén en el campo en este momento, luchando de acuerdo con este valor Aharai. Los ataques del 7 de octubre siguen siendo –más de dos meses después– un shock para el sistema israelí y un doloroso recordatorio de que no hay guerra más justificada que ésta.

Es por eso que tantos reservistas se encuentran entre las víctimas de esta guerra, representando casi el 50% de los soldados muertos desde que comenzó la operación terrestre.

Personas como Elisha Loewenstern, padre de seis hijos que no tuvo que servir en esta guerra y fue asesinado el miércoles, o Yossi Herskovitz, director de la escuela secundaria de niños Pelech en Jerusalén y padre de cinco hijos, que fue asesinado el mes pasado.

En una carta que Hershkovitz envió a sus padres apenas unos días antes de su muerte, escribió: “Cuántas calumnias se dijeron sobre esta nación durante el año pasado. Todo era una mentira. Estamos todos aquí luchando hombro con hombro, como un solo pueblo con un solo corazón”.

Tanto Loewenstern como Hershkovitz estaban exentos del servicio pero aun así se alistaron a pesar del riesgo. Entendieron lo que también entendieron Grinberg, Habaka, Hamami, Ben-Basat, Steinberg, Levi y Bar: no se puede sentarse al margen, no se puede sentarse detrás de una pantalla de plasma y no se puede liderar desde atrás.

En esta batalla por la supervivencia de Israel, sólo hay una opción: liderar, luchar y preservar lo que crearon las personas que los precedieron, mientras intentamos asegurar un futuro mejor para las generaciones que les seguirán.

Su legado es alto y claro y es una palabra: ¡Aharai!

El escritor es miembro del Instituto de Política del Pueblo Judío y ex editor en jefe de The Jerusalem Post.

 

Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/opinion/article-778083?utm_source=jpost.app.apple&utm_medium=share  



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.