Miles de estadounidenses dejan todo atrás para unirse a la guerra

La mayoría de los que se unen tienen experiencia previa en las FDI o mantienen el estatus de reservistas. «Como judío, no hay mejor lugar para estar que en una base de las FDI».

Ynetnoticias

Tras el ataque terrorista del 7 de octubre, cientos de estadounidenses no pudieron quedarse al margen mientras Israel estaba en guerra.

El Washington Post publicó las historias de algunos de ellos.

Menachem Isseroff, un residente de Brooklyn de 29 años, formó parte de las fuerzas israelíes desplegadas en un kibutz donde los terroristas de Hamás masacraron brutalmente a los residentes locales y se involucraron en una feroz batalla durante su inesperado ataque. En declaraciones al Washington Post, Isseroff la describió como “absolutamente horrible, ya que cualquiera de esas escenas individuales… duraría, a la mayoría, toda la vida”.


Isseroff describió la masacre como “absolutamente horrible».
(Captura de pantalla)

Aproximadamente, 10.000 personas que residen en Estados Unidos respondieron a los avisos de reclutamiento militar israelí, como parte de una movilización más amplia de 360.000 soldados, según lo transmitido por funcionarios israelíes al Washington Post. El Departamento de Estado informa que al menos ocho ciudadanos estadounidenses perdieron la vida mientras servían en las fuerzas de seguridad israelíes, desde el comienzo de la guerra.

El aumento de ciudadanos estadounidenses que se ofrecen como voluntarios para el servicio de las FDI tiene cierta semejanza con las primeras etapas de la extensa invasión rusa de Ucrania. En esa situación, el gobierno ucraniano hizo un llamamiento a los estadounidenses y otros ciudadanos extranjeros para que ayudaran a repeler la incursión en curso, que ahora se acerca a su tercer año. Sin embargo, existen distinciones notables.

En este caso, la mayoría de los estadounidenses que se unen al esfuerzo bélico tienen experiencia previa en las FDI o mantienen su estatus como reservistas. Un estudio publicado el año pasado en la revista Socioological Forum indica que, históricamente, alrededor de 1.200 estadounidenses sirven en las FDI en un momento dado, y muchos de ellos tienen doble ciudadanía.

En entrevistas, ex miembros de las FDI y reservistas que dejaron atrás sus vidas estadounidenses expresaron un sentimiento de determinación, alimentado por el ataque más mortífero contra el pueblo judío desde el Holocausto. Esta determinación persiste, a pesar del creciente escrutinio de la contundente respuesta de Israel, lo que lleva a algunos a cuestionar la trayectoria de la guerra, más allá del objetivo declarado del gobierno israelí de desmantelar a Hamás.


«Realmente, no está claro para ninguno de nosotros cómo se desarrollará esto a largo plazo.»
(FDI)

«Realmente, no está claro para ninguno de nosotros cómo se desarrollará esto a largo plazo», dijo Isseroff, refiriéndose a sus compañeros de la 55ª Brigada de Paracaidistas. «… Esperas que las personas que te dicen qué hacer comprendan bien el panorama general», añadió.

«Han puesto su confianza», dijo, «en la creencia de que es bueno luchar para garantizar que nada tan espantoso pueda volver a suceder».

Izzy Ezagui, originario de Brooklyn y criado en Miami, se encontraba en Los Ángeles cuando se desarrolló el ataque a Israel. Con más de una década de servicio en las FDI, su viaje comenzó en 2009 durante la Operación Plomo Fundido, la ofensiva israelí de 22 días en Gaza. En un giro trágico, sufrió heridas catastróficas y perdió su brazo izquierdo a causa de un ataque de mortero en su base.

A pesar de este revés, Ezagui, un hábil francotirador, luchó tenazmente para permanecer en el ejército israelí. Se adaptó dominando el arte de sostener, disparar y recargar su rifle con un solo brazo. Hace unos tres años, a la edad de 35, Ezagui cumplió con su deber, sintiendo el peso de envejecer como soldado.

En un cambio repentino, el mes pasado, tomó la decisión de confiar a su perro de servicio, Punch, al cuidado de su familia, y puso una pausa en su carrera financiera para reincorporarse a las FDI.


Ezagui. “Estaría sufriendo si me quedara en casa”.
(Captura de pantalla)

“Como judío, no hay mejor lugar para estar que en una base de las FDI”, dijo Ezagui. “Aquí no hay desesperanza. Estaría sufriendo si me quedara en casa”, puntualizó.

Poco después de regresar al servicio, tuvo un encuentro fortuito con un oficial que conocía desde hacía años. Este oficial extendió una oferta a Ezagui para una tarea crítica, que implicaba transportar agua y municiones a unidades dentro de Gaza y evacuar a los heridos. Al describir estas misiones nocturnas como trepidantes y caóticas, navegó a través de pasillos estrechos y brumosos, donde anteriormente se habían producido incidentes de fuego amigo.

El 7 de noviembre, Ezagui regresó a Los Ángeles para atender asuntos en casa, incluido determinar qué miembro de la familia cuidaría de Punch, su perro de servicio. Se comprometió voluntariamente a cumplir 10 años adicionales de servicio de reserva. Los formularios que completó en este proceso solicitaban el fundamento de su decisión de extender su servicio.

Ezagui escribió dos palabras y dijo: “Kibbutz Beeri”, otra de las aldeas israelíes donde arrasaron los combatientes de Hamás. Parece resignado a la probabilidad de que se avecinan días difíciles e inciertos.

«Sí, la gente morirá», dijo. “Morirán más israelíes. Muchos palestinos morirán. ¿Pero qué opción tiene Israel?», concluyó.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/israel/article/sjlx1pfrp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.