Israel, que libra una guerra justa por su existencia, debería solucionar por sí mismo el desastre en Gaza

Opinión: Frente a años de escrutinio y conceptos erróneos, el país se defiende en la batalla y en la opinión pública. Su objetivo es desmantelar a Hamás y garantizar que la ayuda humanitaria llegue a los civiles de Gaza.

Atila Somfalvi

El punto de partida de la discusión de este artículo, en medio de la guerra en Gaza, es que Israel ya no necesita explicar nada a nadie. Después del 7 de octubre se acabaron los días de explicaciones. Quienes necesitan dar explicaciones son los que asesinaron a niños, quemaron bebés, violaron a mujeres y niñas y secuestraron a ancianas. Que se lo expliquen. Israel está luchando por su propia existencia, como es su derecho. Esto no es propaganda; es un hecho.


Refugiados hambrientos claman por camiones de ayuda que ingresan a Rafah desde Egipto.
(Ynet)

Sin embargo, Israel necesita jugar en el campo real de la opinión pública, que es el ámbito de la influencia y la guerra psicológica. Las fotografías publicadas recientemente, en todo el mundo, que muestran a habitantes de Gaza hambrientos o a militantes desnudos de Hamás en las calles de Gaza, causaron cierto revuelo. Si pudiera, le aconsejaría que no se moviera. No podemos ignorar las imágenes que salen de Gaza, ciertamente, pero tampoco debemos preocuparnos demasiado por ellas.

Israel está en guerra. La guerra no es un laboratorio. Nada es estéril en el infierno de Hamás. Por lo tanto, ninguna película, ninguna fotografía, ningún metraje y ninguna vergüenza deberían interferir con la misión, que es: la destrucción de Hamás. Israel necesita ser justo y moral, pero no necesita dar explicaciones, especialmente sobre lo que sucede en el brutal campo de batalla contra los monstruos más terribles de la tierra, que cometieron atrocidades indescriptibles. Por lo tanto, el campo donde necesita jugar es el campo de influencia. Ahí es donde sucede todo.


Ninguna película, fotografía, metraje o vergüenza deberían interferir con la misión.
(SAID KHATIB / AFP)

Así, pues, si se ve gente muriendo de hambre en Gaza y si se produce algún desastre humanitario, Israel debe actuar. Ser proactivo. No debe esperar a que lo arrastren por el barro como a un trapo y lo acusen de crímenes contra la humanidad. Esta narrativa puede ser derrotada. Debería llevar alimentos a las zonas controladas por las FDI, en camiones con banderas israelíes gigantes y con alimentos fabricados en Israel. Luego, distribuya esta comida a los civiles. Bolsa por bolsa, paquete por paquete.

El Estado puede evitar narrativas innecesarias y falsas sobre lo que realmente está sucediendo en Gaza. La falsa narrativa que domina los medios occidentales ya se vio el 17 de octubre, cuando Israel fue acusado de bombardear un hospital en Gaza. Rápidamente quedó claro que se trataba de la Jihad Islámica, cuyo cohete impactó en el hospital, pero esto no impidió que los medios occidentales siguieran adoptando una narrativa de Hamás. Entonces, el punto de partida es que Israel puede reducir el falso discurso sobre él, mediante acciones proactivas e iniciadas, que no le impedirán continuar luchando contra los asesinos de Hamás. De hecho, ayudarán en esta misión.


Quedó claro que el cohete que impactó en el hospital era de la Jihad Islámica.
(FDI)

Israel no necesita ayuda de la «comunidad internacional», que envía alimentos a los habitantes de Gaza. Puede, en este momento, hacerse cargo de la población hambrienta de Gaza. No son el objetivo de Israel, y ciertamente tampoco el de las FDI. Así, pues, no hay razón para no grabar en la conciencia dos cosas paralelas: la eliminación de Hamás y la preocupación por los civiles, para que no mueran de hambre.

El problema es que los dirigentes israelíes realmente no piensan. Temen a los gritones más superficiales, aquellos que hacen kilómetros con el combustible que entró en Gaza. También deberíamos distribuir el combustible nosotros mismos. Se acerca el invierno. ¿Quiere ganar la guerra psicológica? ¿Quiere influir en la percepción del mundo en Occidente? Traiga comida a Gaza, distribúyala usted mismo y muestre al mundo que Israel está luchando contra Hamás, no gritando a Fátima. ¿Quiere más? Yo mismo iniciaría una recolección de ropa para niños en Gaza y distribuiría esa ropa en áreas controladas por las FDI.


Israel puede hacerse cargo de la población hambrienta de Gaza.
(Mahmud HAMS / AFP)

La implementación de las soluciones humanitarias propuestas está plagada de desafíos. Garantizar que la ayuda llegue a los civiles sin empoderar a Hamás requiere una estrategia cuidadosa. La colaboración con ONG internacionales, manteniendo al mismo tiempo la supervisión israelí, podría ser un camino a seguir. Estas organizaciones, con experiencia en zonas de conflicto, pueden brindar apoyo logístico, mientras Israel garantiza la integridad de la misión.

En conclusión, el doble enfoque de Israel, que consiste en neutralizar amenazas y brindar ayuda humanitaria, aunque complejo, no es sólo una necesidad estratégica, sino también un imperativo moral. El camino hacia la paz es complicado y está plagado de desafíos, pero a través de acciones reflexivas y un compromiso con la justicia, el progreso es posible. Este enfoque no sólo apunta a proteger los intereses de Israel, sino que también demuestra un compromiso con el bienestar de todas las poblaciones afectadas, sentando un precedente en la resolución de conflictos y la asistencia humanitaria.


El doble enfoque de Israel es neutralizar amenazas y brindar ayuda humanitaria.
(REUTERS/Mohammed Salem)

Israel es un país moral. Lucha para proteger a sus ciudadanos. Es el país más justo del mundo. En el camino, intenta liberar Gaza de Hamás. Éste es su derecho. Éste es su deber. Y tiene la capacidad de moldear la conciencia, de influir en el panorama general. No tenga miedo. Establezca una estrategia y ejecútela. Influir y establecer la conciencia. No es tan dificil. Sólo hay que pensar un poco.

(*) El autor es consultor estratégico de medios y experto en campañas públicas. Anteriormente, presentador de noticias y periodista senior.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/opinion/article/hjuh0upia



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.