Lógica inversa con Israel

Al iniciar la ofensiva militar de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) contra Hamás, como respuesta a su atroz masacre cometida el 7 de octubre, que cobró la vida de más de 1.400 personas, el ministro de Defensa de Israel anunció la inmediata interrupción de la provisión de electricidad y agua a la Franja de Gaza.

Los medios de comunicación estallaron en protesta contra “semejante crimen” pretendido por Israel; sin embargo, nadie se hizo la pregunta más lógica: ¿por qué Israel seguía proveyendo luz y agua potable a un territorio del cual se había desconectado hace 18 años y desde el cual, en ese mismo periodo de tiempo, le habían disparado más de 30.000 misiles en contra de sus poblaciones?

Es curioso ver cómo la lógica de ciertos medios de comunicación se invierte, automáticamente, al juzgar las acciones de Israel.

Nadie cuestionó a Hamás, la cual está presente en Gaza desde hace 50 años y la gobierna desde hace 16. ¿Por qué no la dotó de infraestructura básica, pero sí tuvo tiempo y dinero suficiente para construir 500 km de túneles y búnkeres, armar fuertemente a decenas de miles de terroristas, producir decenas de miles de misiles y volver billonarios a sus principales líderes?

Las FDI, antes de sus operaciones militares, hacen lo que ninguna fuerza militar en el mundo: anunciar específicamente el lugar y la hora donde se va a atacar para que los civiles abandonen el área.

Esto lo ha venido haciendo desde su primera operación en Gaza en 2008, y cada misil que dispara en Gaza está autorizado por abogados militares en el centro de mando. Esto es ampliamente conocido por los medios de comunicación especializados, ya que todo está documentado.

El “Ministerio de Salud” de Gaza, operado por Hamás, cifra el número de muertos en casi 18.000, todos civiles (ninguno ha sido identificado como combatiente de Hamás) y casi el 40 % de las víctimas son niños.

Nadie o muy pocos cuestionan las cifras dadas por Gaza, a pesar de que no existen corresponsales extranjeros en la Franja que verifiquen la información; y, lo más ilógico, nadie cuestiona por qué las cifras de niños siguen subiendo, a pesar de las advertencias que hacen las FDI.

El summum de la lógica inversa en contra de Israel se vivió el pasado 9 de diciembre en el Consejo de Seguridad al exigir a Israel un alto al fuego inmediato.

Esa misma organización cuyo secretario general no condenó la masacre del 7 de octubre, cuya Unicef no ha condenado ni las atrocidades cometidas contra bebés y niños ni su secuestro; esa organización cuya ONU Mujeres guarda un oprobioso silencio ante las violaciones y atrocidades cometidas contra mujeres y niñas; esa misma organización pretendía obligar a Israel a detener su operación militar.

Israel ha sido claro en las condiciones para un alto al fuego: que todos los secuestrados sean liberados y que todos los miembros de Hamás se rindan y se entreguen.

Ninguna de estas dos condiciones estipulaba la pretendida resolución del Consejo de Seguridad.

Una vez más, la lógica y la razón no aplican cuando se trata de Israel.

 

Fuente: Diario El Universo
Link de la noticia: https://www.eluniverso.com/opinion/columnistas/logica-inversa-con-israel-nota/



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.