Se debe culpar a Hamás del sufrimiento civil en Gaza

Opinión. La organización terrorista puede detener el sufrimiento actual casi de inmediato, liberando a los rehenes y ofreciendo una rendición incondicional. Pero prefiere no hacerlo.

Culpe a Hamás por todo el sufrimiento soportado por los habitantes de Gaza después del 7 de octubre; porque el 6 de octubre, no había ninguna razón para que Israel centrara su poder militar en ese territorio.

De hecho, la masacre fue posible, en parte, porque la organización terrorista engañó Israel haciéndole creer que estaba interesado en prosperar.


Terroristas de Hamás el 7 de octubre.
(Getty Images)

Pero el 7 de octubre, Hamás invadió el territorio soberano de Israel, secuestró a más de 230 israelíes y masacró a 1.400 personas, lo que equivale a casi 52.000 muertes en Estados Unidos (unos diecisiete 11 de septiembre en un día y aproximadamente 8.500 estadounidenses tomados como rehenes).

Y el horroroso salvajismo de esos asesinatos, incluso en cantidades mucho menores, probablemente impulsaría a la mayoría de los ejércitos del mundo a actuar de manera mucho más agresiva y decisiva que lo que hizo Israel.


Civiles de Gaza se trasladan al sur, en medio de operaciones terrestres de las FDI.
(REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa)

De hecho, con «sólo» un 11 de septiembre, Estados Unidos lanzó guerras masivas contra dos países del otro lado del planeta, que provocaron la muerte de cientos de miles de civiles. De modo que una respuesta militar aplastante a las atrocidades masivas cometidas por Hamás era totalmente predecible.

Sería negligente por parte de cualquier gobierno israelí no perseguir la erradicación completa de Hamás después de la masacre del 7 de octubre, que hizo innegable la intención genocida de la organización terrorista.

Sus líderes establecen abiertamente el objetivo de matar a todos los judíos, pero este objetivo nunca se había promovido en una escala tan abrumadora y con atrocidades tan grotescas registradas y difundidas con orgullo por Hamás.


Hamás sabía que su masacre provocaría una respuesta militar israelí masiva.
(MAHMUD HAMS / AFP)

Además, la enorme cantidad de armamento, alimentos y suministros encontrados entre los perpetradores muestra que la organización terrorista tenía la intención de atacar varias ciudades israelíes importantes durante semanas y trató de maximizar su asesinato de israelíes, como lo demuestran las instrucciones sobre cómo hacer cianuro, arma química que se encontró.

Así que no puede haber dudas sobre las intenciones de Hamás, ni más ilusiones de que Israel pueda aprender de alguna manera a vivir con un vecino así, o de que haya alguna esperanza de coexistencia pacífica con los palestinos dentro o fuera de Gaza mientras la organización terrorista exista.


Sería negligente por parte de cualquier gobierno israelí no perseguir la erradicación completa de Hamás.
(Reuters/Saleh Salem)

Así que culpe a Hamás por iniciar la guerra actual y culpe a Hamás por cada día que esta guerra continúa, con todas las muertes de civiles, daños a la propiedad, crisis humanitarias y miseria general resultantes.

Si analizamos retrospectivamente las tres principales rondas de violencia entre la organización terrorista e Israel, emerge un patrón obvio: cuanto más dura el conflicto, más muerte y destrucción ocurre, hasta el día en que Hamás esté lo suficientemente sometido como para aceptar un alto el fuego.

Las cifras estimadas de víctimas a continuación incluyen tanto las muertes de combatientes como de civiles en Gaza, como resultado de cada una de las principales operaciones israelíes.


Ataque de las FDI contra Gaza durante la Operación Margen Protector, en 2014.
(Reuters)

Operación «Plomo Fundido»: 22 días, alrededor de 1.300 habitantes de Gaza asesinados.

Operación «Pilar Defensivo»: 7 días, 180 habitantes de Gaza asesinados.

Operación «Margen Protector»: 49 días, 2.200 habitantes de Gaza asesinados.

Tenga en cuenta que cada una de las operaciones anteriores fue provocada por ataques con cohetes de Hamás contra civiles israelíes, por lo que el grupo terrorista también merece culpa por todas las vidas y propiedades perdidas en Gaza en cada una de esas guerras.

Promediando las cifras anteriores, los habitantes de Gaza murieron a un ritmo de aproximadamente 34 por día, pero como esta vez Israel está luchando para eliminar una amenaza existencial de una vez por todas, la tasa de mortalidad diaria ya es mucho más alta y podría empeorar rápidamente.


Mientras se permita a Hamás sobrevivir, los habitantes de Gaza sufrirán.
(MAHMUD HAMS / AFP)

Sin embargo, Hamás tiene el poder de detener el actual sufrimiento de Gaza casi de inmediato, liberando a todos los rehenes y ofreciendo una rendición incondicional, lo que llevaría al ejército israelí a detener su ataque.

Así como Hamás sabía que su masacre provocaría una respuesta militar israelí masiva, también sabe que finalmente perderá la guerra actual debido a la abrumadora superioridad militar y la moral imparable de Israel.

Por lo tanto, Hamás y Gaza no saldrán mejor de esta ronda de violencia que de las anteriores, pero cuánto tiempo esta guerra dañe a ese territorio depende enteramente de Hamás.

Después de la masacre del 7 de octubre, todo el mundo sabe que la operación militar de Israel no puede detenerse, hasta que se elimine la amenaza genocida de la organización terrorista contra sus civiles.

De hecho, Estados Unidos fue a la guerra durante décadas para eliminar las amenazas de los grupos terroristas islamistas. Así que la única pregunta es cuánta muerte y destrucción decide infligir Hamás a los civiles de Gaza antes de dejar de luchar. Por lo tanto, la comunidad internacional debería hacer lo que nunca hizo y presionar a la organización terrorista para que acepte la derrota “pronto” y se rinda incondicionalmente, a fin de evitar más muertes y devastación.

De hecho, la culpa de la miseria de los habitantes de Gaza también recae en la comunidad internacional, que consistentemente permitió a Hamás continuar su destructivo reinado de terror presionando a Israel para que acepte el alto el fuego después de cada ronda de violencia provocada por ellos. Si, en cambio, los medios de comunicación y los líderes mundiales apoyaran una victoria militar concluyente de Israel, eso liberaría a los habitantes de Gaza de sus tiránicos amos de Hamás y, finalmente, crearía esperanza de paz y un futuro mejor en Gaza.

Pero mientras se permita a la organización terrorista sobrevivir, los habitantes de Gaza sufrirán, porque Hamás demostró una y otra vez que odia a los israelíes más de lo que se preocupa por los habitantes de Gaza. De hecho, se culpa a Hamás de convertir a Gaza en un Estado terrorista fallido que requiere asistencia humanitaria constante y desvía el dinero de la ayuda para comprar armas y construir túneles.

Cuando se vean inundados por horribles imágenes de muerte y destrucción de civiles en o cerca de instalaciones médicas, mezquitas o escuelas de Gaza, culpen a Hamás. El grupo terrorista utiliza túneles debajo de los hospitales para mover armas y explosivos, porque Hamás supone que Israel no atacará esos sitios. De hecho, en su guerra de 2014 con Israel, utilizó hospitales, mezquitas y escuelas con fines militares. Así, al atacar a civiles israelíes mientras se esconde detrás de civiles de Gaza obligados a actuar como escudos humanos, comete un doble crimen de guerra.


Culpar a Hamás por la crisis humanitaria en Gaza, donde los suministros vitales se agotaron.
(REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa)

Culpar a Hamás por la actual crisis humanitaria en Gaza, donde el combustible y otros suministros vitales se agotaron peligrosamente. Como informa el New York Times, “Hamás pasó años almacenando combustible, alimentos y medicinas, que se necesitan desesperadamente, así como municiones y armas, en los kilómetros de túneles que excavó bajo Gaza”. ¿Por qué la comunidad internacional no exige que la organización terrorista proporcione a los civiles de Gaza los suministros que tan desesperadamente necesitan?

Por último, culpe a los medios de comunicación por no culpar a Hamás cuando transmite interminables imágenes del sufrimiento de los civiles de Gaza. La indignación mundial resultante es exponencialmente mayor que la que sufren los civiles perjudicados en Siria (más de 300.000 muertos), Armenia (unos 120.000 desplazados), Etiopía (unos 600.000 muertos) y otras innumerables zonas de conflicto. Mientras tanto, la empatía hacia los civiles israelíes víctimas de la masacre del 7 de octubre que inició esta guerra prácticamente desapareció.

Noah Beck es el autor de Los últimos israelíes, una novela apocalíptica sobre las armas nucleares iraníes y otras cuestiones geopolíticas en Oriente Medio.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/opinion/article/hym006o486



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.