Después de semanas en los túneles de Hamás, algunos niños rehenes liberados siguen hablando en susurros

Familias, médicos y psicólogos describen el impacto que han sufrido los retenidos en Gaza tras ser secuestrados el 7 de octubre: “Lo que han pasado estos niños es sencillamente inimaginable”

Por Julia Frankel, Adam Geller y Tim Sullivan


Yuval Haran, cuya familia está celebrando el regreso de su madre, su hermana y otras cuatro personas del cautiverio de Hamás en la Franja de Gaza, posa para un retrato con una foto en su teléfono de los carteles de rehenes de su familia, en Herziliya, el 4 de diciembre de 2023.
(Foto AP/Maya Alleruzzo)

AP — Después de siete semanas como rehenes en los túneles de Gaza, finalmente son libres para reír, hablar y jugar. Pero algunos de los niños que han regresado del cautiverio todavía se muestran reacios a alzar la voz por encima de un susurro.

En teoría, pueden comer lo que quieran, dormir todo lo que quieran y dejar de lado sus miedos. En la práctica, algunos han tenido que convencerse de que ya no es necesario guardar un preciado alimento en caso de que no lo haya después.

Por fin, los 81 israelíes liberados durante una breve tregua entre su gobierno y Hamás están en casa, junto con otros cuatro liberados anteriormente y una rescatada. Pero el ataque del 7 de octubre por parte de 3.000 terroristas palestinos en el sur de Israel – en el que 1.200 personas fueron masacradas en sus hogares, comunidades y en un festival de música, muchas de ellas ejecutadas, algunas quemadas, violadas y sometidas a otras atrocidades – dejó a muchos de los niños entre los rehenes liberados sin hogares permanentes a los que regresar. Algunos ahora son huérfanos porque sus padres fueron asesinados en el ataque terrorista, y otros tienen padres que se encuentran entre las personas tomadas como rehenes. De las 240 personas secuestradas originalmente, hay alrededor de 140 todavía retenidas por terroristas en Gaza.

Y así, paso a paso, estos niños, las madres y abuelas que estuvieron retenidas junto a ellos, y sus familias, están tanteando el terreno para encontrar un camino hacia la recuperación. Nadie, incluidos los médicos y psicólogos que los han estado tratando, está seguro de cómo llegar allí o cuánto tiempo podría tomar.

“No es para nada fácil. Quiero decir, han vuelto. Están libres. Pero definitivamente se puede ver por lo que pasaron”, dijo Yuval Haran, cuya familia celebra el reencuentro con sus dos sobrinas, su madre y su abuela, mientras anhela el regreso del padre de las niñas, que sigue como rehén.

«Estamos tratando de darles amor, darles abrazos, devolverles el control de sus vidas», dijo Haran, visiblemente agotado por el estrés de los últimos dos meses, pero ahora igual de ocupado mientras se apresura a arreglar bicicletas y abrir cuentas bancarias para los que han regresado. «Creo que eso es lo más importante, darles la sensación de que pueden decidir ahora».


ARCHIVO – Esta fotografía proporcionada por la Oficina del Primer Ministro muestra a Shoshan Haran hablando por teléfono a su llegada a Israel después de ser liberada. Shoshan fue una de los 13 rehenes israelíes que Hamás liberó a finales del 25 de noviembre de 2023.
(Oficina del Primer Ministro/ vía AP, Archivo)

Apenas los más jóvenes salieron con ayuda de los helicópteros, quedó claro que el cautiverio había sido brutal.

“Parecían sombras de niños”, dijo el Dr. Efrat Bron-Harlev del Centro Médico Infantil Schneider en un barrio de Tel Aviv, quien ayudó a tratar a más de dos docenas de ex cautivos, la mayoría de ellos jóvenes.

A algunos no se les había permitido bañarse durante todo su cautiverio. Muchos habían perdido hasta el 15 por ciento de su peso total, pero se mostraban reacios a comer la comida que les servían.

Cuando se le preguntó por qué, la respuesta llegó en susurros: «Porque tenemos que guardarlo para más tarde».

Una niña de 13 años contó cómo había pasado todo su cautiverio creyendo que su familia la había abandonado, un mensaje reforzado por sus secuestradores, dijo Bron-Harlev.

“Me dijeron que ya nadie se preocupa por mi. Nadie te está buscando. Nadie te quiere de vuelta. Puedes escuchar las bombas por todas partes. Lo único que quieren es matarnos a ti y a nosotros juntos”, dijo la niña a sus médicos.

Después de soportar una experiencia así, “no creo que sea algo que uno pueda eliminar”, dijo la Dra. Yael Mozer-Glassberg, que trató a 19 de los niños liberados. «Es parte de la historia de tu vida a partir de ahora».

«Simplemente inimaginable»

En los días transcurridos desde que los rehenes fueron liberados, casi todos fueron dados de alta de los hospitales y se reunieron con sus familias, incluidos algunos recibidos por miles de simpatizantes.

Los médicos y otras personas encargadas de tratar a los ex rehenes pasaron semanas preparándose para su regreso. Pero la realidad de cuidar a tantas personas que soportaron tales extremos ha dejado estupefactos a los médicos, empezando por la renuencia de muchos niños a hablar.

“La mayoría habla de la necesidad de estar muy callados. En todo momento. No ponerse de pie. No hablar. Por supuesto, no llorar. No reír. Simplemente estar muy, muy tranquilo”, dijo Bron-Harlev, el médico.

«Lo que han pasado estos niños es simplemente inimaginable».

A pesar de eso, por momentos ahora algunos parecen estar prosperando.


Sharon Avigdori y su hija Noam se reencuentran con su esposo y padre Hen Avigdori y su hijo Omer Avigdori después de que Sharon y Noam fueran liberadas por Hamás del cautiverio en Gaza el sábado 25 de noviembre de 2023. (Cortesía de la familia Avigdori)

Noam Avigdori, de 12 años, que fue liberada con su madre, pasó la semana pasada intercambiando bromas con su padre, reuniéndose con amigos e incluso se aventuró a ir a una tienda.

«Cuando le digo: ‘Noam, haz esto, ve a hacer aquello’, ella dice: ‘Papá, sabes lo que me pasó’. Y sabe que puede aprovecharse de eso y.… lo está disfrutando», dijo su padre, Hen. Avigdori, en una entrevista.

Pero también hay noches en las que su hija se despierta gritando, dijo Avigdori esta semana en otra conferencia de prensa.

Casi todos los que han sido liberados han dicho poco públicamente sobre las condiciones de su cautiverio. Sus familias dicen que los funcionarios les han dicho que no revelen detalles de su trato individual, por temor a poner en mayor peligro a quienes aún están retenidos.

Pero las entrevistas con sus familias, médicos y profesionales de la salud mental, y las declaraciones publicadas por funcionarios y otras personas dejan claro que, si bien todos los rehenes sufrieron, sus experiencias en cautiverio variaron significativamente.

Algunos fueron aislados de sus compañeros rehenes. Otros, como Noam Avigdori y su madre, Sharon, fueron retenidos junto con familiares, lo que hizo posible que la niña de 12 años actuara algo así como una hermana mayor para los primos jóvenes que estaban retenidos con ella.

«Todos los que estaban con un familiar o con amigos estaban en condiciones mucho mejores» cuando fueron liberados, dijo Dani Lotan, psicólogo clínico de Scheider que trató a algunos de los ex rehenes.

Sin embargo, eso varía incluso dentro de las familias.

Durante las semanas que estuvieron retenidas, Danielle Aloni y su hija de cinco años, Emilia, entablaron una estrecha amistad con una de las trabajadoras agrícolas tailandeses secuestrada, Nutthawaree Munkan. La semana pasada, después de que todos fueron liberados, la niña le cantó a una encantada Munkan cuando se reunieron en una video llamada, recitando los números que aprendió en tailandés durante el cautiverio.


La ciudadana tailandesa Nutthawaree Munkan, en el centro, habla por video llamada con la israelí Danielle Aloni, una reunión virtual para las dos mujeres después de que fueron liberadas de ser rehenes del grupo terrorista Hamás, el 29 de noviembre de 2023. (Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel)

Pero las primas de Emilia, gemelas de 3 años, están pasando por momentos difíciles desde su regreso.

En cautiverio, Sharon Aloni estuvo retenida con su marido y una de las gemelas en una habitación pequeña, junto con unas ocho personas más. La pareja pasó “10 días agonizantes” creyendo que su otra hija había sido asesinada, cuando se la arrebataron poco después de que los llevaran a Gaza, dijo a los periodistas el hermano de Aloni, Moran Aloni.

Eso duró hasta el día en que Sharon le insistió a su marido que podía oír los llantos de su hija desaparecida, Emma. Minutos después, una mujer apareció sin explicación para traerles a la niña, un alegre reencuentro que permitió a madre e hijas permanecer juntas durante el resto de su cautiverio. Pero un par de días antes de ser liberadas, se llevaron al padre de las niñas y se desconoce su paradero.

Ahora libres, las niñas se despiertan llorando en medio de la noche, dijo Moran Aloni. Emma no permite que nadie se aparte de su lado. Se han acostumbrado a volver a hablar, pero su madre todavía susurra.

Muchos ex rehenes han contado que les dieron escasas cantidades de comida. Pero las raciones parecían variar de un grupo a otro sin mucha explicación, dijo Mozer-Glassberg, médico senior de Schneider.

Una familia dijo a los médicos que cada mañana les daban una galleta con té a las 10 y, de vez en cuando, un solo dátil seco. A las 5 pm. les servían arroz. No era suficiente, pero día tras día la preocupación hizo que sus apetitos se marchitaran.

Una niña de 15 años contó que no había comido durante días para poder darle su parte de comida a su hermana de 8 años.

Algunos de los 23 rehenes tailandeses liberados recientemente dijeron a sus cuidadores que les dieron a cada uno aproximadamente medio litro (17 onzas) de agua y que luego tenían que hacer que les durara tres días. A veces, dicen, era agua salada.

Un grupo de ex cautivos informó que se les permitió bañarse tres veces durante siete semanas con baldes de agua fría. Pero un niño nunca se bañó, dicen los médicos.

“Muchos de ellos hablan de haber sentido mucha hambre. Mucha, mucha hambre. Muchos de ellos hablan de haberse sentido muy sucios, de no poder limpiarse, de no poder ir al baño”, dijo Bron-Harlev.

Los médicos dicen que el proceso de recuperación de un trauma tan prolongado será lento y gradual. Y si bien los adultos pueden procesar mejor lo que han experimentado, su recuperación plantea sus propios desafíos.

Muchos, especialmente los mayores y los enfermos, siguen débiles después de perder nueve kilos (20 libras) o más debido a las escasas raciones proporcionadas por sus captores. Cuando hablan, sus familias escuchan notas de resiliencia, pero también de fragilidad.


Margalit Moses después de su liberación del cautiverio de Hamás el 24 de noviembre de 2023.
(Fuerzas de Defensa de Israel)

Margalit Moses, una sobreviviente de cáncer de 78 años que ha luchado durante mucho tiempo con múltiples problemas de salud, ha vuelto a tomar los medicamentos de los que fue privada mientras estaba cautiva. Pero sigue demasiado débil para caminar más que unos pocos pasos.

“Creo que dos meses fueron el máximo límite de su cuerpo”, dijo su sobrina, Efrat Machikawa.

En los días transcurridos desde el regreso de Moses, ha estado saboreando placeres que antes parecían triviales, como pelar una naranja fresca y entretenerse con crucigramas, dijo su sobrina.

Yaffa Adar, de 85 años, una sobreviviente del Holocausto que fue secuestrada de su kibutz y llevada a Gaza en un carrito de golf, habla extensamente con su familia sobre su tiempo en cautiverio. Pero los días posteriores se han vuelto más difíciles a medida que lidia con lo que le sucedió a ella y a la comunidad que amaba, dijo su nieta Adva Adar.

«Ella es increíblemente fuerte mentalmente, pero puedes ver el infierno se metió en su alma», dijo el joven Adar. «Está en la forma en que mira el mundo, en la forma en que mira a la gente».

En los hospitales, los médicos, trabajadores sociales y psicólogos tenían cuidado al hablar con los ex rehenes, no queriendo magnificar su trauma. Pero a medida que se van poniendo más cómodos, tanto niños como adultos se enfrentan al golpe del ataque de octubre que el cautiverio les ocultó.

Durante las siete semanas que estuvo retenida, Shoshan Haran, sus hijas y sus nietos tuvieron que preguntarse qué le había pasado a su marido.

«Tuvimos que decirles que mi padre fue asesinado», dijo Yuval Haran.

Él y otros reconocen que en los próximos días se enfrentarán a preguntas sobre cómo seguir adelante sin los que fueron asesinados o siguen desaparecidos. Pero para la mayoría es demasiado pronto.


Esta fotografía proporcionada por el gobierno muestra a Sharon Hertzman, a la derecha, abrazando a su esposo Hen Avigdori mientras se reecuentran en el Centro Médico Sheba en Ramat Gan, el 25 de noviembre de 2023. (Haim Zach/GPO vía AP)

Cuando Hen Avigdori fue llamado a un hospital de Tel Aviv a las 4 a.m. para reunirse con su esposa e hija, dijo, su corazón se llenó de una alegría similar a la sensación de convertirse en padre por primera vez, pero multiplicada por diez.

Al escuchar de nuevo la risa de su hija y hablar durante horas con su esposa mientras toman café y fuman, se siente como si su familia hubiera renacido y atesoraran el momento, dijo.

Al quedarse con su familia en el sur de Israel, Moses reconoce que el kibutz que amaba ya no existe. Pero las preguntas sobre dónde quiere vivir tendrán que esperar.

«Aún no es tiempo. Lo tomas día a día. Eso es parte de escuchar, parte de esperar, parte de estar aquí y ahora mientras todo lo demás sucede”, dijo Machikawa, su sobrina.

Y en la casa de Yuval Haran (instalado en una vivienda prestada a la familia y compartida con su madre, su hermana y sus sobrinas, todas recientemente liberadas) las preocupaciones sobre el futuro se ven abrumadas por las preocupaciones del presente.

En cautiverio, su madre se encargó de cuidar a las niñas, de 4 y 8 años, y a la madre de ellas. Después de más de una semana de libertad, todavía duerme con ellas. Ahora, dice Haran, el resto de la familia se convertirá en sus cuidadores.

Harán todo lo posible para ayudar a las niñas y mujeres a sentirse seguras nuevamente. Para asegurarles que pueden confiar en los demás. Para hacerles saber que, por fin, están en casa.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/after-weeks-in-hamas-tunnels-some-freed-child-hostages-still-speaking-in-whispers/



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.