Estoy en Israel en las FDI, y Hanukkah este año se parece mucho a la primera Hanukkah


Itai Schimmel

Soy judío y creemos en los milagros

POR: Itai Schimmel

Hanukkah está a la vuelta de la esquina y suele ser una época de celebración de milagros y triunfos.

Y, sin embargo, todo lo que puedo hacer ahora es pensar en Abigail, una niña de 4 años, finalmente liberada de Hamás después de 50 días de cautiverio, pero que regresó a casa huérfana. Hamás masacró a su madre y a su padre en su bárbaro ataque del 7 de octubre.

Pienso en Liran, un joven cuyos hermanos gemelos también siguen cautivos. Muchos rehenes han sido liberados, pero Liran y su familia esperan ansiosamente reunirse con sus hermanos.

En mi mente resuenan las palabras de Liroa, que suplica la liberación de su hija Noa para poder verla una vez más en Israel. Liroa tiene cáncer cerebral y no sabe cuántos días le quedan.

La lista de tragedias es interminable. Pero Israel existe hoy como resultado de milagros en medio de la tragedia.

Como judío, puedo decirles que estamos ansiosos por otro milagro.

Durante la festividad de Hanukkah de este año, el pueblo de Israel se encuentra en otra situación familiar, enfrentándose a la continua amenaza de extinción. Esta vez, de Hamás. Aunque Hanukkah es un momento para celebrar la milagrosa victoria de los macabeos sobre las fuerzas opresoras, hoy en Israel anhelamos otra victoria que garantice nuestra seguridad frente a un adversario implacable.

La historia de esta fiesta nos recuerda la resistencia del pueblo judío frente a la adversidad. Es una historia de esperanza y determinación, en la que un pequeño grupo de macabeos se enfrentó al poderoso Imperio Seléucida, recuperando finalmente el Templo Sagrado de Jerusalén. El aceite milagroso que ardió durante ocho días es un símbolo de fe y de la capacidad de superar obstáculos aparentemente insuperables.

Como judíos, sin duda creemos en los milagros y en que Dios siempre se abre camino en el desierto. Sin embargo, aunque creemos en los milagros, no confiamos en ellos. Somos conscientes de que tenemos el deber de ayudar a nuestros semejantes, y de que Dios nos ha equipado para la acción. Rezamos como si todo dependiera de Dios, pero trabajamos como si todo dependiera de nosotros.

Hoy, la lucha de Israel contra Hamás encarna este mismo espíritu de resistencia y determinación. El pueblo de Israel sigue demostrando su inquebrantable compromiso con su patria, como lo hicimos nosotros hace siglos. Soporta la amenaza constante de los ataques con cohetes desde Gaza, que perturban la vida cotidiana, infligen miedo y tienen consecuencias trágicas.

Mientras anhelamos la paz cada año que pasa, pienso en los civiles inocentes que siempre soportan la violencia y pagan el precio de nuestra soberanía. Pienso en los propietarios de pequeños negocios y en los comerciantes que se alinean en las calles de Jerusalem o en las orillas de Galilea y dependen del turismo de quienes peregrinan hasta aquí para subsistir. Anhelan tiempos más pacíficos. Quieren mantener a sus familias y reunirse en torno a la mesa en paz. No es mucho pedir.

La perpetua búsqueda de la paz por parte de Israel no debe pasarse por alto. No nos adormezcamos ante las noticias que leemos a diario sobre Tierra Santa. El conflicto y la agitación no deben ser una norma aceptable. Los israelíes están desesperados por encontrar una solución al conflicto que garantice su seguridad y permita a los palestinos vivir con dignidad y libertad.

No nos equivoquemos, los paralelismos entre Hanukkah y la lucha por una paz justa y duradera en Oriente Próximo son evidentes: ambos requieren determinación, fe y esperanza en un futuro mejor. Frente a la amenaza constante de Hamás, la situación actual de Israel es un milagro de Hanukkah moderno en ciernes.

Al celebrar esta festividad, acuérdate de quienes en Israel anhelamos una paz duradera en Oriente Próximo. Acuérdate también del pueblo judío amenazado en tu propio barrio o en tu propio campus. Comprométete hoy a formar parte de la solución, en lugar de aumentar la tensión y la violencia.

Cuando otros nos atacan, tú puedes defendernos. Cuando otros nos griten, puedes rezar por nosotros. Cuando otros nos boicoteen, puedes apoyarnos.

Insto a mis amigos de Estados Unidos -de cualquier fe o de ninguna- a que nos recuerden en esta época del año. Recuerden nuestra historia. Recuerden nuestro sufrimiento. Recuerden nuestro deseo de paz.

Quizá al hacerlo se conviertan en una pequeña parte del milagro que esperamos. La paz en Israel puede necesitar un milagro, pero mientras tanto todos podemos hacer mucho.

Itai Schimmel emigró a Israel hace diez años y es cofundador de Artza, una empresa de venta directa al consumidor que lleva el sabor de Tierra Santa a los hogares de todo Estados Unidos. Actualmente está desplegado con las FDI en el sur de Israel.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.