¿Qué tan peligrosos son los cohetes de Hezbolá?

El grupo terrorista respaldado por Irán cuenta con un arsenal de 150.000 misiles, aunque tiene sus dificultades y limitaciones.

Las capacidades de disparo de Hezbolá incluyen enormes almacenes de misiles y plataformas de lanzamiento ocultas, lo que causa gran preocupación a los israelíes. Entonces, ¿qué saben las FDI y cómo pueden frustrar la amenaza?

Se estima que el grupo terrorista respaldado por Irán tiene en su poder 150.000 cohetes y misiles tierra-tierra. Pocos países en el mundo tienen más en sus arsenales.


Se estima que el grupo terrorista tiene 150.000 cohetes.
(mil.ru)

No les faltaron formas de transferir armas: envíos terrestres desde Irán a través de Siria, por mar, a través de puertos libaneses, y montaje de operaciones ultrasecretas que intentan introducir armas peligrosas, como lanzadores antiaéreos móviles.

Las FDI no estaban dispuestas a confirmar ni negar ninguna participación en las explosiones reportadas en los envíos mientras se encontraban en ruta. Desde el final de la Segunda Guerra del Líbano en 2006, Hezbolá estuvo recolectando casi cualquier tipo de cohete que Irán sepa obtener o fabricar, y que el dinero iraní pueda comprar.

Más de la mitad del arsenal, en el sur del Líbano, está compuesto por misiles Grad de calibre 122 mm y modelos similares que tienen un alcance de tiro de 12 a 25 millas. Su precisión es extremadamente baja y su impacto es grande, pero eso no molesta a Hezbolá. La idea de un gran bombardeo de artillería es asustar en lugar de atacar directamente.


Disparo de misiles de largo alcance.
(KCNA)

El siguiente nivel son los cohetes pesados: Fajr-5, de fabricación iraní, disparados por organizaciones terroristas desde Gaza y que alcanzan hasta 50 millas. Hezbolá también opera el Khaibar-1 con un alcance de 60 millas.

A ellos se unen armas más poderosas: cohetes llamados Zelzal 1 y 2. Se trata de mejoras iraníes de los Lunas rusos, que cuentan con un alcance de disparo de hasta 130 millas. Ambos cohetes tienen enormes ojivas que pesan más de media tonelada, pero su trayectoria de vuelo no es más difícil de interceptar que la de un cohete normal.


Casi la mitad del arsenal está compuesto por misiles Grad.
(Oficina estratégica)

Cuanto más grande sea el cohete, más necesitará el enemigo activar herramientas adicionales para realizar un bombardeo sustancial. Hezbolá sabe que las FDI pueden señalar el lugar de lanzamiento en el momento en que abren fuego y lanzan sobre él una bomba, un cohete o un mortero. Cuanto más dispare el enemigo, menos plataformas de lanzamiento tendrá.

En la cúspide de la pirámide de artillería iraní se encuentra el misil tierra-tierra llamado Fateh-10, con un alcance de más de 150 millas. Se trata, de hecho, de versiones tierra-superficie del Zelzal que emplean GPS para ajustar su trayectoria de vuelo al objetivo, pero no tienen capacidad de maniobra ni factor sorpresa. Esta arma es más precisa que las demás. Sobre el papel, puede impactar en un edificio específico. En el campo, sin embargo, hay obstáculos e interrupciones que pueden hacer que no alcancen su objetivo por cientos de pies.

La idea general de las armas de precisión es la capacidad de alcanzar un objetivo particular, como una base militar, una central eléctrica, un puente, etc.

Estos cohetes tienen la capacidad de consumir energía eléctrica o celular. La infraestructura crítica, como los hospitales, tiene sus propios generadores y el frente interno está experimentado con tales eventualidades y las reparaciones serían rápidas. Sin embargo, los israelíes deberían prepararse, teniendo una linterna en la habitación segura.


Plataforma de lanzamiento de cohetes de Hezbolá Grad.
(FDI)

Algunos de los cohetes se disparan desde fosos de lanzamiento y muchos más desde una variedad de lanzadores móviles. Algunos se basan en camiones pesados ​​estándar del sistema Grad, y muchos otros en camiones más pequeños y más rápidos.

Algunos de los lanzadores móviles están disfrazados de camiones civiles, con tuberías para los cohetes Grad en un baúl en la parte trasera o con una cubierta que los haría parecer cualquier camión de reparto.


Cohetes llamados Zelzal 1 y 2. Se trata de mejoras iraníes de los Lunas rusos.
(MEHR)

Como estos lanzadores son reutilizables, Hezbolá haría todo lo posible para protegerlos, escondiéndolos en garajes, cobertizos y almacenes, y retirándolos rápidamente después de su uso. Esto les otorga flexibilidad operativa permitiéndoles disparar desde cualquier lugMuchos de los cohetes de Hezbolá se encuentran en almacenes, túneles, búnkeres y en los propios vehículos almacenados en escondites. No se puede acusar a todos sin quedar expuestos, y ningún alijo de armas es inmune a un ataque aéreo. Esta es principalmente la razón por la que, en los últimos años, Hezbolá invirtió tanto en misiles antiaéreos avanzados, esperando que Israel elimine una cantidad significativa de ellos.


Plataforma de lanzamiento de cohetes.
(FDI)

En algunos sectores, los cohetes se lanzan desde complejos militares situados en ciudades y pueblos, para dificultar que las FDI puedan operar contra ellos. Pero con las primeras imágenes de Gaza en ruinas, cientos de miles de aldeanos huyeron hacia el norte, lo que hizo que fuera más fácil atacar.


Los cohetes se lanzan desde complejos militares situados en ciudades y pueblos.
(AFP)

Israel también actuó sabiamente al evacuar muchas comunidades a lo largo de la frontera norte. Esto significa que muchos pozos de lanzamiento se volvieron obsoletos y los lanzadores móviles que deben moverse quedan fácilmente expuestos.

La logística de los cohetes es otro problema: no es fácil gestionar tantos cohetes y tantos lanzadores esparcidos en un área cinco veces mayor que la Franja de Gaza.


Misiles Grad. Su precisión es baja y su impacto grande.
(Reuters)

Esto da como resultado una efectividad sólo muy parcial: el día 48 de la guerra, Hezbolá lanzó una batería de 48 Grads en respuesta al asesinato de altos agentes de la Fuerza Redwan y del hijo del jefe del bloque parlamentario de Hezbolá. Al menos 20 de ellos aterrizaron en el Líbano.

 

Hezbolá todavía depende de lanzadores de cohetes estacionarios, de una logística limitada y de las debilidades que ello conlleva. Este ejército de terroristas creció muy rápidamente y ya no es lo suficientemente pequeño como para ser rápido y ágil.


Hezbolá depende de lanzadores de cohetes estacionarios.
(CNN)

La solución de Israel a los cohetes de Hezbolá sería interceptarlos con los sistemas de defensa más eficientes de la historia militar, sabiendo que su precisión es baja y que sólo un pequeño número de cohetes en cada bombardeo representa una amenaza real para cualquier comunidad.

Cada sistema de defensa tiene sus límites y algunos cohetes pueden evitar la interceptación. La solución en el frente interno sería refugiarse en habitaciones seguras y refugios antiaéreos que puedan proteger contra cohetes de artillería y armas que dependen de la dispersión de metralla y que no están diseñadas para atravesar muros reforzados.


Soldados de Hezbolá, cerca de lanzadores de cohetes.
(AP)

Hezbolá opera en condiciones muy diferentes a las de Hamás. Se trata de una organización terrorista chiíta, en una región plagada de amargas rivalidades: el Frente Popular (FPLP), el Frente Democrático, Fatah al-Islam, las Brigadas Abdullah Azzam, Ansar al-Tawhid y un sinfín de otros actores de la Jihad Global que tienen sus odio común hacia Hezbolá.

Las rivalidades políticas y religiosas entre ellos se prolongaron durante años, y a menudo culminan en derramamiento de sangre recíproco. Hay áreas donde Hezbolá no irá, para no provocar problemas innecesarios.


El líder supremo iraní, Ali Jamenei.
(AP)

Todas estas organizaciones observan ansiosamente desde la barrera. Si Hezbolá arrastra a las FDI a una tercera guerra del Líbano, perderá gran parte de su apoyo público, activistas, infraestructura e influencia. Ésta sería su gran oportunidad y un momento que algunos de ellos llevan esperando treinta años.

Hezbolá también tiene intereses comerciales en el tráfico de drogas, instituciones financieras y fraudes de protección del tipo más grave, que sus rivales pueden intentar arrebatarles.

A lo largo de los años, Irán invirtió miles de millones de dólares en su representante libanés, haciendo que la organización pasara de ser terroristas confusos, pero optimistas, a convertirse en una fuerza poderosa.

Además de difundir la influencia chiíta, la idea era colocar una mina terrestre en el camino de Israel. Cualquier ataque de las FDI en Irán activaría el arsenal de Hezbolá e interrumpiría cualquier proceso militar.


El discurso de Hassan Nasralá ante el apoyo de Hezbolá.
(AP)

Si Teherán intenta reemplazar a Hassan Nasralá y crear una milicia local alternativa, el costo sería grande, porque la mayoría de los libaneses odian a los iraníes.

Incluso si encuentran un candidato, ganar poder les llevará años. Mientras tanto, Irán sigue expuesto a cualquier movimiento militar de Occidente, antes de completar su proyecto de construir un arma nuclear que le ofrezca plena proyección. Una tercera guerra del Líbano no le vendría bien.

A pesar de la bravuconería pública, los miembros de Hezbolá no tienen intención de morir en esta guerra. Aún así, se están lanzando cohetes contra Israel desde el Líbano.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/ciencia-y-tecnologia/article/h1yxeuihp



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.