Nasralá sigue pidiendo la destrucción de Israel en las redes

X, la red social de Elon Musk, eliminó recientemente la cuenta de Hezbolá; pero el líder del grupo terrorista todavía aboga por su objetivo, a través de una cuenta oficial verificada.

El magnate tecnológico estadounidense Elon Musk aterrizó en Israel, el lunes por la mañana, con la esperanza de realizar el tipo de visita que rehabilitaría su reputación algo empañada entre las comunidades judías de todo el mundo, especialmente después de una serie de declaraciones antisemitas, tanto de las empresas que posee como de él mismo.

Ésta es, también, una respuesta a gigantes de la tecnología y entretenimiento como Apple, IBM y Walt Disney, que retiraron sus anuncios de X, antes conocida como Twitter.


La cuenta personal de Nasralá, con marca de verificación azul. Esto significa que X recibió dinero del jefe de la organización terrorista.
(AP)

Esta visita, sin embargo, presenta una cierta contradicción. Mientras Musk se reúne con el primer ministro Netanyahu y visita algunas de las comunidades devastadas tras la masacre del 7 de octubre, su plataforma X todavía permite al jefe de Hezbolá, Hassan Nasralá, tuitear sobre la destrucción del país.

Además, la cuenta X que pertenece a los hutíes también sigue activa a pesar de sus repetidos lanzamientos de misiles hacia el sur y el hecho de que tanto Israel como Estados Unidos los ven como una organización terrorista.

En ambos casos se les debería prohibir tener cuentas en la plataforma.

Michael Freund, de 55 años, residente de Ra’anana y defensor de Israel, se convirtió en una especie de cazador de «cuentas hostiles» y pidió a X que elimine la de Hezbolá, diciendo que mantenerla viola las propias reglas y regulaciones de la red social.


Las banderas de Yemen y Palestina detrás del helicóptero que transportaba a los rebeldes houtíes que secuestraron una embarcación israelí.
(Captura de video)

Cuando se enteró de la cuenta de Hezbolá, también entró en la de Nasralá en inglés, con marca de verificación azul. Esto significa que X recibió dinero del jefe de una organización terrorista y verificó su identidad, nada de lo cual parece haber levantado una señal de alerta para Musk.

«Por extraño que parezca», dijo Freund, «X tiene una política muy clara cuando se trata de organizaciones terroristas y sus cohortes, por lo que presenté una solicitud oficial y no recibí respuesta, todo esto mientras Nasralá usa la plataforma, para pedir, abiertamente, la destrucción del Estado de Israel».

Freund dice que tomó unos días suspender la cuenta X de Hezbolá y, al final, la red le hizo saber oficialmente que lo había hecho.


X (ex Twitter).

«Es ridículo que se hayan apresurado a cerrar la cuenta de Hezbolá, pero se demoren con la cuenta oficial del líder del grupo. Están tardando mucho más y parecen, simplemente, ignorarla. Su política no tiene mucho sentido. A veces bloquean o eliminan fotografías con una esvástica o la bandera israelí. A veces dicen que no va en contra de su política, otras veces dicen que sí».

Freund cree que ahora, especialmente con la visita de Musk, se esperaría que su empresa dé un paso adelante y asuma más responsabilidad por lo que sucede en su red.

«Espero que esté en Israel para aprender más sobre lo que ocurrió el 7 de octubre. Tiene que darse cuenta de que es imprescindible sacar la cuenta de Hassan Nasralá de la red.

Tenerlo en la plataforma, no sólo es malo para la red misma, sino que es perjudicial», planteó.

«A los judíos, a Israel y a todo el mundo occidental. Nasralá no sólo tiene sangre judía en sus manos, sino también sangre estadounidense», agregó.


Su plataforma X todavía permite al jefe de Hezbolá, Hassan Nasralá, tuitear sobre la destrucción de Israel.
(Kirsty Wigglesworth / AFP)

«Tengo cinco hijos, todos actualmente en el ejército, tres en Gaza y uno en la frontera norte. Ésta es mi contribución a la lucha. Hoy en día, hay una guerra por la opinión pública en las redes sociales, y tenemos que utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para combatir a nuestros adversarios», explicó.

«Las redes sociales son una de las plataformas más poderosas para esto. Animo a más personas a actuar como lo hice yo», añadió Freund.

«Hay escasez de judíos y prosionistas en las redes sociales, lo que hace que nuestra misión sea aún más crítica. Hay un montón de información falsa y tenemos la responsabilidad de intervenir y difundir la verdad», concluyó.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/medio-oriente-mundo/article/sjzkqqzha



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.