150 líderes espirituales, «espantados» por las atrocidades de Hamás

Musulmanes, cristianos, drusos y judíos se reunieron para la proyección del vídeo de las FDI que recopila horrores del 7 de octubre. Llantos, desconsuelo por lo observado.

Unos 150 clérigos, musulmanes, cristianos, drusos y judíos, vieron este lunes el vídeo de los horrores que prepararon las FDI y que contiene documentos del ataque de Hamás del 7 de octubre.

Los líderes espirituales llegaron al campamento de Dayan en Giloli tras haber recorrido hace unas dos semanas los asentamientos del sur, y se les mostró la película como parte de la actividad informativa israelí.

La selección de estos fue iniciada por la División de Confesiones Religiosas de la Administración de Deberes Especiales del Ministerio del Interior.


Un hogar del Kibbutz Nir Oz tras el ataque de Hamás.
(Foto: REUTERS/Amir Cohen)

El departamento encargado de la proyección dijo sobre la actividad: «desde el estallido de la guerra, estuvimos comprometidos para la tolerancia y la calma entre todas las religiones y confesiones, con énfasis en la sociedad árabe».

Durante la proyección se escucharon voces quebradas y llantos desde la sala. Algunos miembros abandonaron la sala unos minutos después del inicio del clip con los ojos enrojecidos y llorosos.

El padre Yosef Yaakov, líder de la Iglesia maronita de Haifa, fue uno de ellos.

«Hubo una escena en la que el padre estaba con sus dos hijos y le tiraron una granada. El padre murió y los niños simplemente lloraban, no se puede aceptar eso», comentó. «Yo también soy padre, tengo hijos y las familias no deberían vivir algo así. Es maldad. No tengo palabras para describirlo», sumó.

«No es una película, es ver a gente morir. No quiero recordar que asesinaran a gente así. No es ningún honor para la humanidad hacer tal cosa. Es simplemente increíble. Personas cuya luz se apagó para siempre», remarcó.


Yosef Yaakov, líder de la Iglesia Maronita de Haifa.
(Ido Erez)

¿Te sorprendió lo que viste?

«No, escuché mucho e intenté prepararme para lo que vería, pero me conozco a mí mismo: las imágenes comenzarán a regresar a mí y realmente no quiero eso. Ya basta de lo que vi, igual ya me creí lo que pasó en los asentamientos. Sé que hay personas que están de duelo por sus seres queridos y el que quiere decir que no pasó, lamentablemente dice que está echando una mano en el próximo asesinato. Cosas así no se pueden ignorar. Si no nos hacemos responsables de cosas tan malas, volverán a aparecer una vez más», sostuvo.

Shaykh Younes Amasha, un imán druso de Isfayya, también abandonó el recinto sin poder ver el final de la proyección. Después de irse, tuvo dificultades para hablar y sólo después de unos minutos se calmó.

«La verdad es que lo estoy viendo por segunda vez y fue muy difícil para mí. Ninguna religión puede darte permiso para hacer las cosas tan difíciles que vimos. Aguanté unos buenos minutos y después no me sentí bien, así que decidí salir. Estamos como representantes de todas las religiones, hemos estado sentados juntos en Israel durante muchos años y pensando juntos sobre la textura que existe entre las denominaciones y el respeto mutuo, pero nunca imaginamos que veríamos algo como esto».

Hay quienes no lo creen y también lo niegan…

«No hay nada que negar, todo es verdad y lamentamos haber llegado a esta situación. Tenemos que cuidarnos unos a otros para que los de afuera no nos hagan daño», sostuvo Amasha.

¿Por qué crees que debería verse esta película?

«Creo que todo ser humano debería ver esta película y observar lo que pasó. Y quien quiera negarlo, que mire y vea la verdad con sus propios ojos».


Yunus Amasha, imán druso de Isfayya.
(Ido Erez)

Shaikh Khalil Al Baz, imán de la mezquita de Tel Sheva, comentó después de la proyección con los ojos enrojecidos: «No tengo palabras para describirlo».

«Este no es el Islam, señores, estos no son nuestros musulmanes, este no es el Islam que conozco, este no es el Islam que estudié y este no es el Islam que adoré a Dios durante casi 60 años. Lo que vi fue simplemente un horror que se ve en las películas, películas que dirige Hollywood, pero no era una película, era la verdad. Gente quemada, decapitada, perros masacrados».

«No puedo entender que un ser humano pueda hacerle algo así a otro ser humano. Hemos perdido nuestros valores», agregó, emocionado.

¿Qué es lo que más te sorprendió de la película?

«Todo es impactante. Dispararle a un perro, decapitar a una persona que ya está muerta. Estas no son las palabras de nuestros profetas, ni mi Islam. El profeta Mahoma, que solía enviar gente a luchar, les dijo: ‘Caballeros, no maten a un niño, ni a una mujer, ni a un anciano y no quemen un árbol'».

«Lo que vi sólo puede compararse con lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial», planteó.

Después de verla, ¿sientes la importancia de esta película?

«Es muy importante, pero no sé si podré dormir durante las próximas dos semanas y digerir lo que he visto. Está más allá de mi capacidad».


El rabino Moshé Pinto.
(Ido Erez)

El rabino Moshe Pinto, por su parte, comentó después de la proyección.

«No es una guerra, no es una lucha, no es sólo una atrocidad, es un campo de exterminio, literalmente. Muertos y quemados, asfixiados, gritos que salen de lo más profundo del corazón de los niños pequeños, de niñas, de las madres, Este es un grito que debería llegar al mundo entero», manifestó.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/actualidad/sociedad-informacion-general/article/hjdp7g0ia



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.