Una médica refugiada cubana cumple sus sueños en Israel

Impulsada por el amor, la doctora Doreinis Torres Martínez escapó de Cuba y encontró en Israel el camino de regreso a su verdadera vocación: la medicina.

En su país natal, Cuba, la doctora Doreinis Torres Martínez, de 41 años, poseía sólo dos conjuntos de ropa y un solo par de zapatos. A pesar del acceso limitado a los alimentos, encontró una gran alegría en la vida y una oportunidad transformadora: la oportunidad de seguir una educación superior sin costo alguno. Reflexionando sobre su decisión de estudiar medicina, explica: «Elegí la medicina porque deseaba ayudar a otros y proporcionar tanta curación como pudiera».

La búsqueda de la excelencia de la doctora Torres Martínez no fue una sorpresa para quienes la conocen. Como hija única de sus padres, nunca tuvo que revelar los resultados de sus exámenes en casa, ya que nada menos que un puntaje perfecto era aceptable. Su padre, un contador que también se formó como chef, y su madre, una empleada, todavía residen en Cuba. «Siempre me animaron a estudiar y luchar por el progreso, ya que querían evitarme la pobreza y las dificultades que ellos experimentaron», dice respecto de sus padres.


Doreinis Torres Martínez.
(Yanai Yechiel)

A los 22 años, el destino unió a Torres Martínez y Aryeh Yanai. Yanai, un caballero israelí 19 años mayor que ella, visitó Cuba y su historia de amor se desarrolló a lo largo de tres años, principalmente a través de conversaciones telefónicas. Reflexionando sobre esos años, revela: «Me quedó claro que no tenía futuro en Cuba. Mis aspiraciones como médico parecían inalcanzables allí. A la edad de 25 años, sin que mis padres se dieran cuenta, orquesté mi escape a Israel. En el fondo, sabía que si hubiera confiado en ellos no me habrían permitido dejar todo atrás y embarcarme en este viaje».

Apartarse de los confines de la nación comunista resultó ser un esfuerzo arduo. Recordando la terrible experiencia, la doctora Torres Martínez revela: «Tuve que llegar a un acuerdo precario con los contrabandistas que me esperaban a mí y a un pequeño grupo de personas bajo el manto de la noche. En mi mente, me imaginé un lujoso yate, anticipando una breve espera hasta llegar a nuestro primer destino: los Estados Unidos. Sin embargo, mi realidad se convirtió en un viaje desgarrador que abarcó cuatro días agonizantes a través del mar, sin comida. Mientras tanto, lidiaba con un miedo profundamente arraigado, sabiendo muy bien que carecía incluso de las habilidades de natación más básicas».

Al amanecer del cuarto día, finalmente llegó a las costas de los Estados Unidos. «Nos llevaron a una instalación que se asemeja a un centro de detención improvisado, donde fuimos interrogados por las autoridades», cuenta Torres Martínez. «Ni siquiera puedo expresar la magnitud de lo que soporté para llegar a esta tierra. Desde que salí de Cuba, nunca he regresado. Mis padres pueden ir y venir, pero mi camino está en otra parte», señala.


Doreinis Torres Martínez con sus hijos.
(Yanai Yechiel)

En Israel, un nuevo capítulo se desarrolló cuando se embarcó en una nueva odisea: abrazar el judaísmo y decidirse por la maternidad. Después de años de arduos tratamientos, los preciosos frutos de su parto llegaron en forma de gemelos, Ana’el y Nathaniel, ambos ahora de 10 años. «Dos años después de su nacimiento, justo cuando encontré paz en la maternidad, mi esposo enfrentó una crisis médica que sacudió nuestras vidas. Se hizo evidente que tenía que tomar el manto y contribuir al bienestar de la familia», recuerda Doreinis.

Durante un período de dos meses, trabajó diligentemente en tareas domésticas, ocultando discretamente a sus empleadores su verdadera identidad como médica. Al relatar un encuentro crucial, ella comparte: «Fue durante este tiempo que uno de mis empleadores compartió conmigo la búsqueda de una carrera médica de su hija. En un momento, decidí revelarle mis propios antecedentes», cuenta.

«Aunque inicialmente se mostró escéptica, se negó a dejarme renunciar a mis aspiraciones, instándome a reavivar mi pasión. Ella me instó a realizar el examen médico nacional, me familiarizó con sus complejidades y requisitos, e incluso facilitó mi inscripción en un curso de idioma hebreo. Su apoyo inquebrantable realmente allanó el camino para mi regreso a la medicina», considera la doctora Torres Martínez.


Doreinis Torres Martínez con toda su familia.
(Yanai Yechiel)

«Me dediqué de todo corazón a hacer realidad este sueño: hacer malabarismos con las responsabilidades de criar gemelos, administrar el hogar, todo mientras proseguía firmemente mis estudios. Puedo afirmar con orgullo que hoy abrazo la esencia de mi lema, que enfatiza que, por encima de todo, soy un ser humano antes que ser médica. Esto es precisamente lo que imaginé: brindar atención y apoyo a los pacientes a nivel personal, conectarse con ellos cara a cara y garantizar que encuentren consuelo al saber que tienen a alguien en quien confiar», dijo.

Hoy, Torres Martínez es especialista en medicina familiar y pediátrica y administra la Clínica General Lev Shoham cerca de su casa en Beit Arif. Hace unos años, la persona que la había animado a perseguir sus sueños visitó su clínica.

«Ella no tenía idea de que me conocería, y la emoción era abrumadora. Le agradecí por todo y le dije que ella tiene un lugar especial en mis pensamientos todos los días. Realmente creo que Dios la trajo a mi vida», concluyó la doctora Doreinis Torres Martínez.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/historias/article/bjbbfjhkn



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.