Despegan empresas israelíes de tecnología espacial

Nueve empresas a tener en cuenta en la tecnología espacial israelí.

Por Brian Blum, Israel21c


La estudiante de ingeniería aeronáutica y espacial Dana Vaisler modela el chaleco antirradiación AstroRad.
(Ran Yehezkel/StemRa)

En diciembre, publicamos una historia sobre cómo es probable que 2023 sea el año en que la tecnología espacial despegue en Israel. Ahora nos estamos enfocando en algunas de las principales empresas a observar en este campo.

Desde que el primer módulo de aterrizaje lunar de Israel se estrelló contra la Luna en abril de 2019, el espacio ha capturado la imaginación de la industria tecnológica en Israel.

El grupo de consultoría Start-Up Nation Central cuenta hoy con unas 50 empresas e instituciones académicas activas en la industria de la tecnología espacial de Israel. Aquí echamos un vistazo a nueve de las startups más prometedoras.

1. SpacePharma

SpacePharma desarrolla fármacos en el espacio exterior.

“La falta de gravedad en las moléculas significa que podemos hacer nuestras pruebas de manera más fácil y rápida, por lo que los resultados son mejores”, dijo a ISRAEL21c Vitali Rukin, gerente de proyectos e ingeniero de SpacePharma.

La compañía ha realizado experimentos en la Estación Espacial Internacional y, hace dos años, junto con la agencia espacial de Italia, lanzó satélites autónomos con una “caja cerrada” atmosférica que se mantiene a la temperatura corporal. El sistema es controlado remotamente por el personal de SpacePharma en la Tierra.

Los experimentos han analizado la producción de un suplemento de calcio más efectivo, los efectos de la radiación en el ADN, cómo la microgravedad puede afectar la resistencia a los antibióticos y si la gravedad cero hace que la carne cultivada sea más sabrosa.

El astronauta israelí Eytan Stibbe llevó uno de los laboratorios del tamaño de una caja de zapatos de cuatro kilogramos de SpacePharma a la Estación Espacial Internacional.

“Solo necesita enchufarlo a la energía y la comunicación”, explica Rukin. “Esperé hasta que aterrizó nuevamente en Florida para recuperarlo”. SpacePharma también planea realizar experimentos en el componente orbital de Bereshit 2.

2. Helios

Si los seres humanos van a vivir en otros planetas, necesitarán comida y aire.

La startup israelí de tecnología espacial Helios está desarrollando una tecnología para producir oxígeno para combustible – y, en última instancia, también para respirar – a partir del suelo lunar completamente para evitar el enorme gasto de transportar oxígeno desde la Tierra.

El combustible es, en algunos aspectos, incluso más crítico que producir oxígeno para respirar, ya que cuanto más pesada es la carga, más combustible se requiere. Las visitas recurrentes a la Luna por parte de empresas espaciales privadas como SpaceX podrían requerir miles de toneladas de oxígeno al año para usarse como propulsor de cohetes.

Helios llegará a la Luna a partir de 2025 a través del sistema de aterrizaje lunar LSAS, desarrollado por Israel Aerospace Industries y OHB en Alemania.

“El oxígeno va a ser el consumible más buscado en el espacio, ya que constituye más del 60 % de la masa de cualquier vehículo espacial completamente cargado designado para misiones lunares y más allá”, dijo el cofundador y director ejecutivo de Helios, Jonathan Geifman.

La tecnología esencialmente «derrite» el suelo lunar a 1.600 grados centígrados y luego, a través de la electrólisis, crea oxígeno que se almacena para su uso.

3. CSpace

CSpace es una de varias startups incubadas por Starburst Aerospace. El objetivo de la compañía es crear un «centro de observación» que mire hacia la Tierra utilizando telescopios montados en nanosatélites.

Los astrónomos aficionados que no pueden pagar un telescopio de $10,000 podrán perfeccionar su pasatiempo pagando a CSpace una tarifa de suscripción mensual de alrededor de $10.

La compañía recaudó $7.5 millones solo cinco meses después de unirse a Starburst. “Ese es un buen indicador de que el modelo funciona y estamos proporcionando valor”, le dijo a ISRAEL21c la directora gerente de Starburst, Noemi Alliel.

4. Ramon.space

Ramon.space desarrolla software y hardware resistentes a la radiación y resistentes al espacio, así como supercomputadoras para el sector espacial.

Dichos sistemas se pueden utilizar para desarrollar y actualizar aplicaciones en tiempo real en el espacio, creando nuevas posibilidades para cargas útiles de satélites y misiones en el espacio profundo.

La tecnología basada en inteligencia artificial y aprendizaje automático de la empresa ya se utiliza en satélites y a bordo de más de 50 misiones espaciales.

El software de Ramon.space permite que los satélites se comuniquen directamente en lugar de pasar por una estación terrestre intermediaria. Los satélites pueden recibir actualizaciones y mantenimiento posteriores al lanzamiento, lo que amplía la vida útil, la funcionalidad y la utilidad de un satélite.

Ramon.space se está asociando con otra empresa israelí de tecnología espacial, Lulav.space, para proporcionar un sistema de navegación avanzado para la misión lunar Beresheet 2.

5. Brain.space

Cuando el astronauta Eytan Stibbe partió hacia la Estación Espacial Internacional a principios de este año, usaba un casco equipado con un equipo de monitoreo EEG de la startup israelí Brain.space.

«Sabemos que el entorno de microgravedad afecta los indicadores fisiológicos del cuerpo», dice el director ejecutivo Yair Levy. “Entonces, probablemente afectará el cerebro y nos gustaría monitorear eso”.

Durante mucho tiempo, los astronautas han recopilado datos sobre su corazón, piel y músculos en el espacio, pero nadie había medido aún la actividad cerebral. El casco EEG de Brain.space tiene 460 «aerógrafos» que se conectan al cuero cabelludo. Se instruye a los astronautas para que realicen varias tareas durante 20 minutos al día. Los datos se cargan en una computadora portátil en la estación espacial.

Brain.space ya ha demostrado su sistema terrestremente; ahora la compañía comparará los datos de EEG para ver las diferencias en la actividad cerebral entre la Tierra y el espacio. En ese sentido, «el espacio es un acelerador», señala Levy.

Brain.space ha recaudado $8,5 millones de dólares y está trabajando con el departamento de ciencias cognitivas y cerebrales de la Universidad Ben-Gurion del Neguev.

6. StemRad

Si proteger a los humanos de la radiación es importante en la Tierra, es aún más crítico en el espacio. StemRad desarrolla equipos de protección de alta tecnología que reducen el riesgo para los astronautas (así como para los socorristas, el personal militar y los equipos médicos que operan más cerca de casa).

En 2018, StemRad firmó un acuerdo con la NASA para probar los chalecos flexibles de polietileno de la compañía israelí en el espacio. El chaleco AstroRad, que protege la médula ósea y otros órganos ricos en células madre en las regiones abdominal y pélvica, se desarrolló en conjunto con Lockheed Martin.

Los niveles típicos de radiación en la órbita terrestre baja pueden ser 100 veces mayores que los niveles de fondo que experimentan las personas que viven en las regiones tropicales de la Tierra. Además, puede ser especialmente perjudicial para las mujeres, ya que la radiación afecta de forma desproporcionada a las mamas y los ovarios. Dado que el chaleco de StemRad protege específicamente esos órganos, podría permitir que la primera mujer viaje a la Luna – y camine sobre ella – de manera segura.

A pesar de ser voluminoso (que varía de seis a 65 centímetros de profundidad dependiendo de la región del cuerpo que protege el chaleco), el chaleco de StemRad es lo suficientemente liviano y flexible para usarlo mientras se realizan tareas normales en misiones prolongadas en las profundidades del sistema solar, afirma la compañía.

7. AccuBeat

AccuBeat, con sede en Jerusalén, produce relojes diminutos y precisos para misiones en el espacio profundo, así como para aplicaciones de defensa como radares, recopilación de inteligencia y detección de misiles. (AccuBeat es parte del sistema Cúpula de Hierro de Israel).

Se espera que el oscilador ultra estable de la compañía tenga una precisión de 10 a la potencia de menos 14 de segundo en el espacio – «un millón de veces más que nuestros relojes», dice el director ejecutivo Benny Levy.

Además, AccuBeat dice que sus relojes seguirán funcionando dentro de 15 años. El sistema de AccuBeat fue, en consecuencia, elegido para impulsar una misión a las lunas de Júpiter que tardará al menos siete años en llegar.

Los relojes atómicos no son solo para dar la hora. Para proporcionar transmisiones de radio seguras que los enemigos no puedan piratear o interferir, se requiere una sincronización de reloj de alta precisión. Lo contrario también es cierto: la tecnología de AccuBeat puede ayudar a los militares a triangular el radar enemigo e identificar la ubicación de los misiles enemigos.

En tierra, los sistemas GPS incluyen un reloj atómico que transmite una señal desde la Tierra al satélite para sincronizar la hora exacta. Sin eso, los piratas informáticos podrían «falsificar» el GPS, lo que haría que un piloto o el capitán de un barco se desviaran del rumbo. AccuBeat ha instalado más de 100 relojes desde Hawái hasta China.

8. Space Plasmatics

Se prevé que unos 14.000 pequeños satélites se lancen al espacio a finales de la década. Cada uno necesitará pequeños cohetes. Ahí es donde entra SpacePlasmatics.

La compañía está desarrollando «propulsores de plasma» – cohetes impulsados por electricidad, no más grandes que el tamaño de un dedo – que obtienen su energía de las células solares. Una segunda versión más poderosa del producto es aproximadamente del tamaño de una pelota de tenis.

La empresa se estableció en 2021 sobre la base de la tecnología desarrollada por el director ejecutivo Igal Kronhaus mientras estaba en Technion.

“El plasma es el cuarto estado de la materia”, explicó Kronhaus a la publicación israelí CTech. “Es un gas ionizado que está tan caliente que los electrones son arrancados de los átomos. Esto da como resultado una mezcla gaseosa con electrones e iones que se mueven libremente”.

Los propulsores de Space Plasmatics primero generan plasma a partir de carburantes y luego aceleran los iones a través del campo eléctrico para producir impulso.

Estos propulsores alimentados por energía solar pueden abordar el problema de la «basura espacial» colocando un pequeño cohete en satélites igualmente pequeños, lo que permite a sus operadores con destino a la Tierra maniobrarlos para quitarlos del camino.

La compañía de seis personas espera tener su producto listo para una demostración en órbita en los próximos dos años.

9. WeSpace Technologies

Una vez que lleguemos a la Luna o Marte, necesitaremos vehículos que nos ayuden a explorar la superficie. WeSpace está desarrollando robots voladores con ruedas impulsados por propulsores, conocidos como «saltadores», para llevarnos de aquí para allá en un paisaje extraño.

Se ha inspeccionado menos del 5% de la Luna. Los vehículos exploradores terrestres tienen dificultades con algunos de los terrenos escarpados y accidentados. Los vehículos terrestres tampoco tienen la velocidad, la movilidad y la conectividad para viajar largas distancias.

La solución de WeSpace: Vuela, no conduzcas. Los saltadores mapean de forma autónoma áreas mucho más grandes de la superficie lunar e incluso pueden explorar sus túneles y tubos de lava subterráneos.

WeSpace cree que puede impulsar la economía espacial emergente proporcionando «exploración lunar como servicio», vendiendo los datos recopilados por sus saltadores a las partes interesadas en la Tierra. El director tecnológico de WeSpace, Yigal Harel, fue anteriormente el director del programa del módulo de aterrizaje lunar Beresheet.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: United with Israel
https://ddec1-0-en-ctp.trendmicro.com/wis/clicktime/v1/query