Primera evidencia de la desconocida y antigua “Ruta de la Seda de Israel” descubierta en basurero de Aravá

Los resultados de tamizar basura de 1.600 años de antigüedad durante una primera temporada de excavación en Nahal Omer sugieren que los artículos de lujo del Este tenían una gran demanda en el siglo VIII EC, dicen los investigadores.

Por Tobias Siegal


Hallazgos textiles del sitio de Nahal Omer en la región de Aravá en el sur de Israel, preparados para su análisis en el laboratorio (Proyecto de la Ruta de la Seda de Israel/Nofar Shamir)


Una vista de Nahal Omer en la región de Aravá en el sur de Israel, donde investigadores descubrieron un tejido antiguo que atribuye la existencia de una «Ruta de la Seda Israelí» previamente conocida.
(Proyecto de la Ruta de la Seda de Israel)


Textil preservado de Nahal Omer que fue hecho en la llamada técnica warp-ikat. (Proyecto de la Ruta de la Seda de Israel/Universidad de Haifa)


Dra. Orit Shamir en la sala de almacenamiento de hallazgos orgánicos en la Autoridad de Antigüedades de Israel, Jerusalén. (Autoridad de Antigüedades de Israel/Berit Hildebrandt)

Los restos recientemente descubiertos de telas del Lejano Oriente que datan de hace unos 1.300 años en la región de Aravá de Israel sugieren la existencia de una «Ruta de la Seda Israelí» previamente desconocida, según un equipo de investigadores de Israel y Alemania.

«Nuestros hallazgos parecen proporcionar la primera evidencia de que también hubo una ‘Ruta de la Seda israelí’ utilizada por comerciantes a lo largo de las rutas comerciales internacionales», dijo el profesor Guy Bar-Oz de la Universidad de Haifa, quien dirige la excavación.

En una excavación conjunta patrocinada por Alemania y realizada por la Universidad de Haifa, la Universidad de Göttingen y la Autoridad de Antigüedades de Israel, encontraron grandes cantidades de telas de algodón y seda que probablemente se originaron en China, India y el actual Sudán durante el siglo VIII CE. Fueron descubiertas en un enorme pozo de basura en el sitio de Nahal Omer en el Valle de Aravá, según un comunicado emitido por los investigadores el miércoles.

“En lo que respecta a los textiles, Nahal Omer es el más importante de todos los sitios antiguos descubiertos hasta la fecha en Israel”, dijeron los investigadores en el comunicado de prensa.

Los hallazgos aún no se han publicado en un artículo científico, ya que la primera temporada de la excavación en curso se completó hace solo dos semanas, dijo Bar-Oz a The Times of Israel. Sin embargo, los investigadores dicen que proporcionan implicaciones de gran alcance para nuestra comprensión de las antiguas rutas comerciales y, por primera vez, el papel que desempeñó esta región en el mundo antiguo.

“Los hallazgos incluyen una gran proporción de artículos importados, incluidas telas con decoraciones típicas de origen indio y artículos de seda de China”, dijo la Dra. Orit Shamir de la Autoridad de Antigüedades de Israel, experta en textiles antiguos en Israel.

“Esta es la primera vez que estos artículos que datan de este período son encontrados en Israel”, dijo.


Un mapa que muestra las rutas tradicionales de la Ruta de la Seda.
(Wikimedia Commons; CC BY-SA 3.0)

La Ruta de la Seda era una red de rutas comerciales que se utilizaba para transportar mercancías exóticas desde China a través de India, Egipto y Oriente Medio hasta Europa. La mayoría de las rutas estuvieron activas entre el siglo II EC y mediados del siglo XV.

Según Bar-Oz, los hallazgos de su equipo parecen proporcionar la primera evidencia de que también había una ruta israelí utilizada por comerciantes internacionales que viajaban.

“Esta ruta se desprendía de la tradicional Ruta de la Seda que pasaba por el norte de Israel, atravesaba el Aravá y conectaba con las principales rutas comerciales históricas que atravesaban el país, así como con los principales puertos de Gaza y Ascalón que servían como importantes puertas de entrada al mundo mediterráneo”, explicó.

Analizando basura antigua

Según los arqueólogos, su investigación actual es única en el sentido de que explora los cambios en el valle de Aravá durante largos períodos de tiempo mediante el análisis de «acumulaciones de basura en sitios a lo largo de las rutas comerciales».

Al examinar los montículos de basura en Nahal Omer, que data del siglo VII EC – el comienzo de la Era Islámica en la región – los investigadores esperan aprender sobre la vida cotidiana de los comerciantes que pasaban por el antiguo Israel y tener una idea de los productos que llevaban.

Las excavaciones se reanudarán el próximo verano, dijo Bar-Oz, y habrá al menos dos temporadas más. Se llevarán a cabo muchas más investigaciones sobre los textiles descubiertos, señaló.

Bar-Oz, que se especializa en ubicar y analizar depósitos de basura en rutas comerciales antiguas, le dijo a The Times of Israel que otros han llevado a cabo numerosas excavaciones arqueológicas en Nahal Omer y la región circundante antes, pero nadie pensó en centrarse en los depósitos de basura y la información valiosa que podrían proporcionar.


Prof. Dr. Guy Bar-Oz, Escuela de Arqueología y Culturas Marítimas, Universidad de Haifa.
(Universidad de Haifa)

“Comenzamos a examinar no el pozo, la fortaleza o el muro, sino las cosas en el perímetro”, dijo.

La investigación previa y la discusión académica sobre el comercio antiguo se basaron principalmente en relatos históricos, a menudo de personas ubicadas muy lejos, según Bar-Oz.

“Descubrimos los montículos de basura [en Nahal Omer] hace dos años y comenzamos a excavar”, dijo. «Esto era nuevo».

Los restos arqueológicos que permiten a los investigadores tocar el material en sí son raros, pero en Nahal Omer se encontraron en abundancia.

“Hicimos hoyos de cinco metros de profundidad – imagina el volumen de un Suzuki Alto hecho de basura. Casi todos los montículos que encontramos incluían principalmente material orgánico. El gran volumen de dicho material es el aspecto alucinante de esta excavación”, dijo Bar-Oz.

“Los artículos que encontramos nos permitieron tocarlos, verlos y medirlos con herramientas moleculares. Hizo posible rastrear la línea de producción de los bienes que se movían a lo largo de la ruta comercial”, agregó.


Textil de lino blanqueado, bajo el microscopio de Nofar Shamir. (Proyecto de la Ruta de la Seda de Israel/Universidad de Haifa)

Alta demanda

Al analizar sus hallazgos, los investigadores se sorprendieron al encontrar «un verdadero tesoro oculto» que incluía telas, prendas de vestir, productos higiénicos, correas de cuero, cinturones, medias, suelas de zapatos y peines.

Esta riqueza de material orgánico permite a los investigadores fechar con precisión los artículos entre los siglos VII y VIII EC mediante la datación por carbono, un método que utiliza las propiedades del radiocarbono para determinar la edad del material orgánico.


Textiles sin limpiar descubiertos en Nahal Omer. (Proyecto de la Ruta de la Seda de Israel/Universidad de Haifa)

Esto fue posible gracias a las condiciones secas del desierto de Neguev en Israel. Los materiales que normalmente se desintegrarían en climas húmedos se conservaron excelentemente, dijeron los investigadores.

Un hallazgo específico que entusiasmó a los investigadores fueron las telas con diseño ikat, una técnica originaria de Indonesia que incluye atar los hilos antes de teñir la urdimbre o la trama. Las telas Ikat solo se han encontrado en una pequeña cantidad de sitios en el Medio Oriente y los investigadores dicen que estos hallazgos en Nahal Omer representan una de las primeras ocurrencias arqueológicamente documentadas de este tipo de tela.

Otro hallazgo incluyó telas tejidas juntas en un proceso complejo común en Irán y otras partes de Asia Central.

“La variedad y la riqueza de los hallazgos muestran que los artículos de lujo de Oriente tenían una gran demanda en ese momento”, dijo Shamir de la AAI.


Una vista del parque Timna en el valle de Aravá en el sur de Israel, 26 de enero de 2021.
(Mendy Hechtman/Flash90)

“Los hallazgos de la excavación reflejan contactos únicos a nivel mundial con fuentes de fabricación de telas en el Lejano Oriente. Nos brindan nuevas formas de rastrear las interacciones políticas, tecnológicas y sociales que las redes comerciales han remodelado constantemente”, dijo Bar-Oz.

“Ahora podemos explorar con más detalle el movimiento de bienes a larga distancia, la difusión geográfica de personas e ideas y las conexiones a lo largo de las carreteras y los centros de producción. Todos estos fueron, hasta ahora, histórica y arqueológicamente invisibles o registrados de forma incompleta. Nuestros nuevos hallazgos son un paso importante en esa dirección”, concluyó.


Textil preservado de Nahal Omer que fue hecho en la llamada técnica warp-ikat. (Proyecto de la Ruta de la Seda de Israel/Universidad de Haifa)

Si bien la excavación en Nahal Omer proporciona un relato invaluable de la vida realista en el antiguo Israel, sus hallazgos no son los más antiguos en el área.

El mes pasado, arqueólogos israelíes de la Universidad de Haifa descubrieron la evidencia más temprana de algodón en el antiguo Cercano Oriente durante las excavaciones en Tel Tsaf, una ciudad de 7.000 años de antigüedad en el Valle del Jordán.

Tel Tsaf, ubicado cerca del kibutz Tirat Zvi, ha proporcionado en los últimos años una gran cantidad de descubrimientos emocionantes, incluido el primer ejemplo de consumo social de cerveza y almacenamiento ritual de alimentos.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://ddec1-0-en-ctp.trendmicro.com/wis/clicktime/v1/query