Úsalo, plántalo: el primer calzado que se composta totalmente

Por Liorah Hirsch


La startup israelí Balena ha desarrollado lo que describe como el primer producto de moda de plástico que se composta totalmente.
Cortesía

Es verano, y el ritual de comprar un nuevo par de zapatillas de plástico endebles para la playa comienza de nuevo. Se desgastan, así que las botas a la basura y el ciclo se repite año tras año.

Este ciclo de «usarlas y botarlas a la basura» es uno de los mayores contribuyentes a la contaminación por desechos plásticos en el mundo.

Pero ahora hay un «zapatilla» de moda que rompe ese ciclo. Las usas y las plantas. La startup israelí Balena ha desarrollado lo que describe como el primer producto de moda de plástico que se composta totalmente.


Las zapatillas Balena se anuncian como el primer artículo de moda de plástico que se composta totalmente.
Cortesía

Cuando las zapatillas llegan al final de su vida útil, se plantan en una compostadora y, en seis meses, se descomponen por completo, dejando solo un legado verde.

Los plásticos convencionales pueden tardar cientos de años en descomponerse, e incluso entonces, su composición química es tóxica para la tierra.

Pero Balena ha desarrollado BioCir, un plástico pionero que mantiene su forma y uso como el plástico convencional.

Solo cuando se expone a las bacterias y condiciones específicas de una instalación de compostaje, se desencadena la descomposición – por lo que los consumidores éticos no deben preocuparse de que las zapatillas desaparezcan mientras las usan.

Balena lanzó sus primeros 1.000 pares de zapatillas BioCir para hombres y mujeres, con aroma a canela – en Tel Aviv, su ciudad natal, junto con puntos de devolución designados para cuando se desgastan.

Los propietarios devuelven las zapatillas para triturarlas y luego las plantan en el suelo para su biodegradación completa en una instalación de compost industrial local, en lugar de botarlas a la basura para que terminen en vertederos.


Balena, una empresa de ciencia de materiales, ha desarrollado un plástico que se biodegrada.
Cortesía

“Cuando miramos el futuro de la sostenibilidad, está claro que el reciclaje por sí solo no resuelve el problema, la dirección debe ir hacia un modelo de economía circular”, dijo a NoCamels David Roubach, director ejecutivo de Balena.

“La adicción del mundo a la moda rápida ha generado un estimado de 92 millones de toneladas de desechos textiles cada año y solo se recicla el 12 por ciento del material utilizado para ropa”.


Cuando las zapatillas se desgasten, entréguelas para que las trituren y las planten.
Cortesía

Entonces, Balena comenzó a la inversa, con el objetivo de resolver el problema del final de la vida útil de un producto y trabajar desde allí.

«Hemos recurrido a los ciclos naturales de la Tierra en busca de respuestas», dijo Roubach. “Necesitamos pasar del reciclaje mecánico tradicional, donde fundimos el producto e intentamos hacer otro producto, a un método llamado reciclaje biológico.

“Este concepto renovable se basa en el ejemplo de las plantas y los árboles. La naturaleza eventualmente se descompone y regresa a su estado inicial para comenzar el ciclo nuevamente. Este fenómeno es la visión de Balena”.


Las zapatillas desgastadas son llevadas a su lugar de descanso final.
Cortesía

Han logrado un efecto tipo ‘Benjamin Button’ usando una combinación de ingredientes naturales unidos por un plástico que dicen que se composta totalmente.

El plástico totalmente bio-circular se puede fabricar de forma convencional (un proceso conocido como moldeo por inyección) o mediante impresión 3D. El material no tóxico también se puede copiar y pegar a escala mundial, para otras empresas que buscan reducir su huella ecológica.


Las zapatillas se trituran y se dejan biodegradar.
Cortesía

La sociedad está cambiando de una mentalidad «ojos que no ven, corazón que no siente» y está abriendo los ojos ante los efectos de la moda rápida. Los consumidores ahora quieren saber de dónde vienen sus productos – y dónde terminarán.

Las empresas que afirman estar enfocadas en la sustentabilidad tienden a ser boutiques de pequeña escala. Pero Balena tiene mayores ambiciones y ve las zapatillas como una prueba de concepto. A partir de ahí se puede expandir a otros productos.

“Nuestro objetivo va más allá de ser un nicho más o un proyecto único”, dice Roubach, quien se especializó en moda y sustentabilidad en Milán, Italia.


El BioCir de Balena es una alternativa circular al vertedero. Deposit Photos

“Con una prueba de concepto asequible y ampliable, esperamos que los materiales que se pueden compostar que facilitan las zapatillas BioCir eventualmente reemplacen el plástico contaminante en la industria de la moda.

“Al principio fue un desafío descifrar nuestra idea, siendo un actor minoritario en el mundo de alta tecnología de las startups israelíes”, dice Roubach.


El proceso de descomposición solo comienza cuando el plástico se expone a bacterias específicas, así que no te preocupes, no se biodegradarán mientras los usas.
Cortesía

A pesar de los desafíos, Balena pudo aprovechar el potencial «verde» de la Nación de Startups y desarrollar soluciones sostenibles, dejando un impacto duradero en la industria de la moda y ayudando a allanar el camino para un futuro más verde.

“Ahora, la tecnología climática y las startups sostenibles están cobrando impulso, lo que significa que algo está cambiando. Israel está alineando su enfoque en la dirección correcta y estoy orgulloso de ser parte de eso”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: NoCamels
https://ddec1-0-en-ctp.trendmicro.com/wis/clicktime/v1/query