Opinión: Para los cristianos de Medio Oriente, esta no es “la época más maravillosa del año”

La región donde nació Jesús está siendo limpiada de cristianos y Occidente parece indiferente

Por Andrew Bennett y Richard Marceau


La cúpula de una iglesia a través de la ventana rota de un convento afectado por fuego de artillería en Sednaya, al norte de Damasco, Siria, en una foto de archivo de 2012. Había 1,7 millones de cristianos en Siria en 2011. Hoy hay menos de 450.000.
FOTO DE MUZAFFAR SALMAN / THE ASSOCIATED PRESS

La mayoría de los cristianos canadienses está a punto de celebrar el nacimiento de Jesucristo, a quien los cristianos reconocen como Dios encarnado.

En Janucá, los canadienses judíos celebran la victoria judía sobre el Imperio seléucida helenístico en el siglo II AEC, que podría verse como la primera guerra registrada por la libertad religiosa y nacional.

Pero para los cristianos en el Medio Oriente, esta temporada navideña no es “la época más maravillosa del año” que los canadienses dan por sentado.

La región donde Jesús nació, predicó, murió y, según la fe cristiana, resucitó de entre los muertos, está siendo limpiada de cristianos después de dos milenios de presencia fiel.

Y nosotros en Occidente parecemos indiferentes a esta catástrofe inexorable.

El único país de la región que tiene una comunidad cristiana en crecimiento es Israel, donde la población cristiana creció un 1,4 por ciento en 2020. Allí, los cristianos se benefician de la única democracia en funcionamiento en Oriente Medio, donde se garantiza su libertad religiosa. En un informe de diciembre de 2021 de la Oficina Central de Estadísticas de Israel, el 84 por ciento de los cristianos encuestados indicaron que estaban satisfechos con la vida en Israel.

Mientras tanto, en otros países del Medio Oriente hemos sido testigos durante la última década de la aniquilación de comunidades que tienen 2000 años. Sin embargo, nuestra ignorancia y quizás nuestra indiferencia nos deja en silencio.

En Siria en 2011 había 1,7 millones de cristianos. Hoy hay menos de 450.000. Solo en Alepo, la población cristiana se ha reducido de 360.000 en 2012 a 25.000 en la actualidad. En Irak en 2003 había 1,5 millones de cristianos. Hoy hay menos de 120.000. La gran mayoría de estos cristianos son miembros de comunidades indígenas de asirios y suryani. Lo mismo ocurre con los cristianos ortodoxos coptos perseguidos de Egipto que, como coptos, constituyen una comunidad indígena derivada de la antigua civilización faraónica. Incluso el pueblo donde nació Jesús, Belén, no es inmune a esta tragedia. En los últimos 100 años, el porcentaje cristiano de la población cayó del 84% al 28% en 2007. En Cisjordania y Gaza, el porcentaje cristiano de la población se ha desplomado del 11% en 1922 al uno por ciento por ciento en 2017.

En Constantinopla, ahora conocida como Estambul, la Iglesia de la Santa Sabiduría (Hagia Sophia), que fue la sede de la ortodoxia oriental durante más de 1000 años, se erige como un recordatorio de las persecuciones pasadas y presentes. En 2020, el presidente autocrático e islamista de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, la convirtió nuevamente en mezquita después de haber sido un museo durante casi un siglo. ¿Se podría siquiera pensar en una forma más fuerte de enviar el mensaje de que estos cristianos no pertenecen a sus tierras ancestrales?

Los canadienses, que profesan un profundo compromiso con los derechos humanos aquí y en todo el mundo, deberían apoyar con firmeza el derecho de los cristianos de Oriente Medio a vivir en paz y seguridad, como afirma el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o creencia, y la libertad, solo o en comunidad con otros y en público o en privado, de manifestar su religión o creencia en la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”.

Los cristianos de Oriente Medio no deberían verse obligados a emigrar para practicar libremente su fe y vivir plenamente de acuerdo con su cultura y tradición.

Especial para el National Post

El reverendo Dr. Andrew Bennett es director de programa para comunidades de fe en Cardus, un grupo de expertos cristiano y no partidista. Ordenado diácono en la Iglesia greco-católica de Ucrania, se desempeñó como el primer Embajador de Canadá para la Libertad Religiosa de 2013 a 2016.

Richard Marceau es Vicepresidente (Asuntos Externos) y Consejero General del Centro para Israel y Asuntos Judíos. Sirvió en la Cámara de los Comunes de 1997 a 2006.

Ambos son activistas de derechos humanos involucrados en causas nacionales e internacionales.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: National Post
https://nationalpost.com/opinion/for-mideast-christians-not-most-wonderful-time-of-year