Irán sentencia a muerte a otros tres manifestantes en medio de críticas internacionales

Protestas a pequeña escala persisten en Teherán, Isfahán y varias otras ciudades a pesar de la represión del régimen. Cuatro personas han sido ahorcadas desde que comenzaron las manifestaciones, según el poder judicial, incluidas dos el sábado.

Por Reuters


En esta foto tomada por un individuo que no es empleado de Associated Press y obtenida por AP afuera de Irán, iraníes protestan por la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, después de que fuera detenida por la policía de la moralidad en Teherán en octubre.
Foto: AP

El poder judicial de Irán condenó a muerte a otros tres manifestantes antigubernamentales por cargos de «hacer la guerra a Dios», informó el lunes su agencia de noticias Mizan, desafiando las crecientes críticas internacionales por su feroz represión contra los manifestantes.

Irán ahorcó a otras dos personas el sábado en sus intentos de sofocar las manifestaciones, que se han ralentizado considerablemente desde que comenzaron las ejecuciones realizadas apenas unas semanas después de los arrestos.

Mizan dijo que Saleh Mirhashemi, Majid Kazemi y Saeid Yaghoubi, quienes habían sido condenados por presuntamente matar a miembros de la milicia voluntaria Basij durante las protestas antigubernamentales en la ciudad central de Isfahán, podrían apelar sus veredictos.


#BREAKING La agencia de noticias Tasnim, respaldada por el IRGC, informó que tres manifestantes habían sido condenados a muerte. Según Tasnim, Saleh Mirhashmi Baltaghi, Majid Kazemi Sheikh Shabani y Yaqoub Kurdsafli han sido acusados de «corrupción en la tierra» y «librar la guerra contra Dios».

Las fuerzas Basij, afiliadas a la élite de la Guardia Revolucionaria, han estado al frente de la represión estatal de los disturbios provocados por la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, mientras estaba bajo la custodia de la policía de la moralidad de Irán el 16 de septiembre.

El Papa Francisco condenó el lunes a Irán por aplicar la pena de muerte a los manifestantes que exigían un mayor respeto por las mujeres.

“El derecho a la vida también está amenazado en aquellos lugares donde se sigue imponiendo la pena de muerte, como es el caso en estos días en Irán, tras las recientes manifestaciones en demanda de un mayor respeto por la dignidad de la mujer”, dijo Francisco.

Uno de los desafíos más audaces para el liderazgo clerical desde la revolución de 1979, las protestas han atraído el apoyo de los iraníes en todos los ámbitos de vida y desafiaron la legitimidad de la República Islámica al pedir la caída de sus gobernantes. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, señaló el lunes que el estado no tiene intención de suavizar su posición y dijo en un discurso televisado que aquellos que «incendiaron lugares públicos sin duda han cometido traición». Según la ley islámica de Irán, la traición se castiga con la muerte.

Los activistas de derechos ven las ejecuciones, los arrestos y las duras sentencias de los manifestantes por parte del sistema clerical como un intento de intimidar a los manifestantes e infundir suficiente miedo en la población para poner fin a los disturbios.

A pesar de que el establecimiento ha redoblado la represión, persisten protestas a pequeña escala en Teherán, Isfahán y varias otras ciudades.

Al menos cuatro personas han sido ahorcadas desde que comenzaron las manifestaciones, según el poder judicial, incluidos dos manifestantes el sábado por presuntamente matar a un miembro del Basij.                                    


Mohammad-Mehdi Karami habla en una sala del tribunal antes de ser ejecutado en la horca, junto con Seyyed Mohammad Hosseini, por presuntamente matar a un miembro de las fuerzas de seguridad durante las protestas en todo el país, en Teherán, el sábado. Foto: AGENCIA DE NOTICIAS WANA/ REUTERS

Amnistía Internacional dijo el mes pasado que las autoridades iraníes buscan la pena de muerte para al menos otras 26 personas en lo que llamó «juicios falsos diseñados para intimidar a los manifestantes».

Activistas de derechos dijeron en las redes sociales que otros dos manifestantes, Mohammad Ghobadlou, de 22 años, y Mohammad Boroughani, de 18, habían sido transferidos a confinamiento solitario antes de su ejecución en la prisión de Rajai Shahr en la ciudad de Karaj.

Los videos en las redes sociales, no verificables por Reuters, mostraban a personas reunidas el domingo por la noche frente a la prisión cantando consignas contra Khamenei.

La Unión Europea, Estados Unidos y otros países occidentales han condenado a Irán por utilizar la pena de muerte contra los manifestantes. La República Islámica, que ha culpado de los disturbios a sus enemigos extranjeros, incluido Estados Unidos, considera que su represión de las protestas preserva la soberanía nacional.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: Haaretz
https://www.haaretz.com/middle-east-news/2023-01-09/ty-article/iran-sentences-3-more-protesters-to-death-amid-international-criticism/00000185-9680-d94b-ad8d-bee78cec0000