Cómo los Acuerdos de Abraham están transformando los negocios en Israel y el Golfo

Dos años después, los Acuerdos están creando infinitas oportunidades para las empresas B2B en la región MENA y construyendo un entorno favorable a los negocios.

Por Jonathan Frenkel, ISRAEL21c


El primer Foro de Mujeres del Golfo-Israel en Dubái, 9 de octubre de 2020.
(Madi2028 vía Wikimedia Commons)

Dos años después, los Acuerdos de Abraham han tenido un impacto positivo en empresarios e inversionistas de Israel y el Golfo.

Los acuerdos han creado un entorno favorable a los negocios en la región e indirectamente dieron un impulso positivo a convenios como el acuerdo fronterizo marítimo entre Israel y el Líbano, que están impulsados por intereses económicos locales.

Los empresarios de ambos lados han hecho crecer sus negocios gracias a los acuerdos.

La normalización está ocurriendo a un ritmo constante a pesar de la diferencia en la forma en que cada parte aborda las relaciones comerciales: los Emiratos Árabes Unidos se basan en las relaciones y no hay ganancias rápidas, que es lo opuesto a la forma en que operan los empresarios israelíes de alta tecnología.

Desde la firma de los acuerdos, se han dado pasos notables en la profundización de las relaciones económicas entre ambos países, como la decisión de la Cámara Internacional de Dubái de abrir una oficina en Tel Aviv. La misión de esta oficina es doble; ayudar a los inversionistas israelíes locales a explorar oportunidades comerciales en los EAU, así como apoyar a las empresas con sede en Dubái que buscan crecer en la Nación de Startups.

Al abordar esta oportunidad monumental, Hassan Al Hashemi, vicepresidente de Relaciones Internacionales de las Cámaras de Dubái, señaló que: “Israel es un mercado de importancia estratégica para Dubái y, al aprovechar nuestras asociaciones comerciales bilaterales, podemos acelerar la competitividad de las empresas en ambos países y competir mejor en el ámbito internacional”.

Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, el comercio entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos alcanzó los $ 212,6 millones de dólares en agosto de 2022, lo que constituye un aumento del 163 % en el comercio desde agosto de 2021. Durante los primeros ocho meses de 2022, el comercio bilateral superó los $ 1620 millones de dólares, lo que constituye un aumento del 121% en el comercio desde los primeros ocho meses de 2021.

Las relaciones toman tiempo, particularmente para países como estos que nunca han tenido relaciones diplomáticas, pero las acciones realizadas por personas, instituciones y empresarios que han impulsado la construcción de este futuro muestran cuán tangible es la visión de paz.

Asociaciones Público-Privadas

No son sólo los empresarios los que están creando valor. Tan pronto como se firmaron los acuerdos, surgieron nuevas organizaciones para facilitar las oportunidades comerciales.

Un ejemplo de uno de esos catalizadores es Noa Gastfreund, vicepresidenta de desarrollo empresarial de UNIPaaS y cofundadora de UAE-IL Tech Zone. Esta organización se desarrolló a partir del programa acelerador The Hybrid para startups israelíes lideradas por árabes.

En el contexto de los Acuerdos de Abraham, la Zona Tecnológica EAU-IL se enfoca en construir puentes entre las dos regiones a través de la tecnología. El grupo cuenta con más de 2000 miembros y ha recibido delegaciones de capitalistas de riesgo y empresas en etapa de crecimiento que visitaron el Golfo. Otros programas se centran en las conexiones de persona a persona para construir relaciones sostenibles.

Como afirma Gastfreund, “Israel tiene un enfoque de ‘primero global’ en el que las empresas penetran en mercados más grandes. Una de las razones es que realmente no pudieron penetrar en la región MENA hasta que se firmó este acuerdo… y como tal, Israel ahora se está asociando con el Golfo en tecnologías como energías renovables, tecnología del desierto, tecnología alimentaria, tecnología agrícola, salud digital, fintech y más.”

Otra organización facilitadora es DANA Accelerator, fundada por mujeres en Abu Dabi, que brinda colaboración regional, tutoría en innovación, comunidad de impacto y financiamiento para startups dirigidas por mujeres en sectores tecnológicos del desierto, que incluyen agrotecnología, soluciones de agua, seguridad alimentaria, gestión de desechos y energía renovable.

DANA trabaja con mujeres empresarias emiratíes, palestinas e israelíes junto con instituciones gubernamentales para resolver los principales desafíos en el Golfo.

Construyendo operaciones en el Golfo

Para muchos fundadores israelíes, la idea de abrir relaciones entre ambos países significó inversionistas adicionales del Golfo. Ya ha habido inversiones notables en startups israelíes, como la reciente ronda de casi $ 200 millones dirigida por la Autoridad de Inversiones de Catar en la empresa de ciberseguridad Snyk.

Sin embargo, lo que el Golfo ha proporcionado de manera más importante a las empresas israelíes es una base de operaciones y acceso a talentos de primer nivel.

Una de las esperanzas de los Acuerdos de Abraham era que las empresas israelíes en crecimiento abrieran oficinas en los Emiratos Árabes Unidos.

La empresa fintech de pago israelí Raypd tiene la mayor presencia de cualquier empresa israelí en los Emiratos Árabes Unidos, con poco menos de 80 empleados, y el objetivo de aumentar la oficina a 200 empleados en los próximos tres años.

La oficina de Dubái de Rapyd, inaugurada hace más de un año como un centro de ingeniería y productos centrado en la reubicación de trabajadores de todo el mundo, es su segundo centro más grande fuera de Tel Aviv. A la compañía le resultó más fácil reclutar talentos de ingeniería a nivel mundial, ya que después del Covid Dubái se ha convertido en un destino atractivo.

Como dijo el director ejecutivo Arik Shtilman: “Se trata de reclutar. Creemos que el producto y la ingeniería deben trabajar juntos; Dubái se convirtió en un centro para que los expatriados se mudaran durante la pandemia y después del Covid como un destino global atractivo para el talento… similar a lo que pudo haber sido Singapur en el pasado”.

Como tal, Raypd estableció oficinas en la Zona Franca de Dubái; el gobierno local pudo acelerar las solicitudes de visa, así como ofrecer a la empresa un número ilimitado de visas. Este trampolín le brinda a Raypd la capacidad de vender a los Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Egipto.

Rapyd también es la primera startup israelí en recibir una licencia de los reguladores locales de los EAU para vender sus productos fintech.

Con la prometedora posibilidad de que Arabia Saudita normalice las relaciones con Israel, una base en el Golfo ofrece infinitas oportunidades para las empresas B2B en la región MENA.

Cuando ocurra esa normalización, la región reflexionará sobre los Acuerdos de Abraham como el catalizador de esos fuertes lazos económicos.

Jonathan «Yoni» Frenkel es estratega de contenido y fundador de YKC Media, una agencia de marketing digital que trabaja con la comunidad global de tecnología/empresa/startup.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: United with Israel
https://unitedwithisrael.org/how-the-abraham-accords-are-transforming-business-in-israel-and-the-gulf/