Una empresa israelí producirá plantas resistentes a la sequía a partir de genes del Mar Muerto

La empresa cuenta con seis patentes para mejorar propiedades de las plantas, hacerlas más productivas o resistentes a los insectos. El producto, desarrollado en colaboración la empresa Gadot Agro, debería estar en los mercados dentro de dos años.

Utilizar genes del Mar Muerto para producir plantas resistentes a la sequía: es una de las innovadoras técnicas desarrolladas por PlantArcBio.

Esta empresa israelí, con sede en Givat Hen, cerca de Tel Aviv, ya registro seis patentes para mejorar las propiedades de las plantas, hacerlas más productivas o resistentes a los insectos. En algunos palmerales del país, los árboles están afectados por una enfermedad invisible, que los mata uno tras otro.

Palmeras en el desierto de Arava, en el sur de Israel. (Hilay Bloch)

Se trata del picudo rojo, un parásito procedente de la India que infestó Medio Oriente hace unos 30 años y que ahora invade el sur de Europa. Para salvar a las plantas de él, PlantArcBio desarrolló una solución ecológica que se asemeja a la tecnología utilizada en las vacunas contra el cóvido.

«Utilizamos ARN (ácido ribonucleico) para dirigirnos a la larva del insecto. Cuando se come este ARN, la larva muere dentro del árbol. Es ecológico porque sólo se dirige a un gen de este insecto, y no tiene consecuencias ni para las abejas ni para los humanos, por lo que es una excelente alternativa a los peligrosos insecticidas que se utilizan actualmente», explicó Dror Shalitin, fundador y codirector ejecutivo de la empresa.

Este producto, desarrollado en colaboración con la empresa Gadot Agro, debería estar en el mercado dentro de dos años. PlantArcBio, creada en 2014, pretende así mejorar las propiedades de las plantas, introduciendo nuevos genes que se encuentran en la naturaleza.

El Mar Muerto. (Asaf Amran)

«Empecé esta empresa con un sueño: tomar muchos genes de la naturaleza, de diferentes nichos ecológicos, y probarlos directamente en plantas, para mejorar su rendimiento. Entonces desarrollamos una plataforma que nos permite tomar millones de genes de la naturaleza e introducirlos en las plantas, uno por uno. Luego probamos las plantas para ver cuáles las hacen más resistentes y productivas», explicó Shalitin.

La empresa tomó muestras de suelo del Mar Muerto y extrajo de ellas millones de genes de microorganismos que sobreviven en el desierto.

«Identificamos muchas plantas que tenían un gen que las hacía más resistentes a la sequía. Actualmente, estos genes se están probando en plantas que tienen un papel muy importante, como el maíz o la soja», contó.

PlantArcBio también mejora la productividad de las plantas de cereal, esta vez modificando la expresión de los genes. Según el fundador de la empresa, las plantas tratadas produjeron el doble de mazorcas de maíz que las de control. La empresa también realiza pruebas con colza en el campo, y obtiene un aumento significativo del rendimiento mediante la difusión de ARN interferente en la planta.

Por cuestiones de costes, la Autoridad de Innovación de Israel supervisó pruebas adicionales realizadas en la India por Rallis India, una empresa biotecnológica local. La empresa introdujo el gen en una planta de maíz y luego cultivó las semillas prácticamente sin agua, junto con otras semillas de maíz de control. Como resultado, sólo sobrevivieron las plantas de maíz de la startup. Pero eso no es todo, ya que también dieron de dos a tres veces más grano que el maíz normal.

El Mar Muerto. (Asaf Amran)

Los resultados mostraron un aumento del 60 al 250% en el rendimiento de las semillas de maíz mejoradas cultivadas en condiciones de sequía con genes PlantArcBio.

«Creemos que estos resultados excepcionales aportarán una solución real a la inseguridad alimentaria mundial y al reto del cambio climático», afirmó la empresa.

Cotizada en la bolsa israelí hace poco más de un año, está valorada actualmente en 11,6 millones de dólares.

 

Fuente: Ynet Español
Link de la noticia: https://www.ynetespanol.com/tendencias/ciencia-y-tecnologia/article/b1gjzsdfi