Gaza: aunque a veces es escenario de guerra, la zona fronteriza seduce a los fotógrafos

El Jefe del Consejo Regional de Eshkol describe la vida en el corazón de esta compleja realidad como «un 99% de paraíso y un 1% de infierno». «Las fotografías reflejan el equilibrio entre los dos extremos que caracterizan la vida en Gaza», explica.

La zona fronteriza de Gaza, a menudo escenario de guerra y destrucción, fue captada en toda su belleza por fotógrafos israelíes.


«Un dosel de fresas».
(Gali Glickman)

Una vista aérea de la época de la cosecha en Ruhama, flores floreciendo tras los incendios en el bosque de Shokeda, restos de la época bizantina a puertas de Nitzana, un pájaro en una misión para encontrar su hogar tras el incendio provocado por un cóctel molotov, olivos en el norte del Neguév y un enjambre de pájaros cantores durante la época de migración: todo esto y mucho más se mostrará en una extraordinaria exposición fotográfica de la zona de la Franja de Gaza, formada por una colección de imágenes elegidas en el concurso fotográfico de National Geographic de Israel.


«¿Adónde ha ido a parar mi casa?».
(Ze’ev Gutman)

Las bases del concurso pedían a los fotógrafos israelíes que documentaran las maravillas únicas del país, sus recursos hídricos y su agricultura, haciendo hincapié en la Franja de Gaza.


Olivos.
(Danny Barak)

Muchas de las fotografías de la exposición documentan imágenes recientes de la recuperación de la naturaleza de Israel, tras haber estado expuesta durante años al lanzamiento de cohetes y a los incendios provocados en su campo.


Flores en el sur de Israel.
(Gideon Nissan)

Una de las fotografías captadas por Moshe Filberg (60) representa maravillosamente la cosecha de zanahorias de un campo, con la valla fronteriza al fondo.


«El palo y la zanahoria».
(Moshe Filberg)

«La imagen fue fotografiada en los campos de la Franja de Gaza, justo cerca de la frontera, y se puede ver Gaza al fondo mientras se cosechan las zanahorias -al alcance de Hamás- y la rutina continúa», comentó.

Otra foto fue tomada por Gali Glickman (47), y muestra fresas colgando como adornos en un invernadero del moshav Yesha.


Cosechadora en el kibutz Magen.
(Roee Gross)

Roee Gross (33), del kibbutz Magen, nos ofreció otra encantadora visión de los campos agrícolas del sur en una foto que había planeado tomar con meses de antelación.

«Desde que nos mudamos al kibbutz, mi hijo mayor está maravillado con los instrumentos agrícolas y el acceso a verlos trabajar en directo», comentó.

«Para su cumpleaños, le compré una réplica de cosechadora igual a la que tiene el kibbutz. Planeé esta montura durante varios meses y nos hizo mucha ilusión venir al campo», agregó.


Un árbol en Ruhama.
(Micky Schpitzer)

 La foto titulada «¿Adónde se fue mi casa?», tomada por Ze’ev Gutman, retrata a un pájaro zarapito euroasiático en plena época de lanzamiento de cócteles molotov a Israel desde Gaza, con la mirada perdida y rodeado de cenizas.


Una bandada de pájaros.
(Edi Israel)

Gadi Yarkoni, jefe del Consejo Regional local de Eshkol, habló en nombre de los residentes de la Franja de Gaza, y dijo que vivir en el corazón de esta compleja realidad es «99% paraíso y 1% infierno».


Algodón.
(Yoram Elazeri)

«Las fotografías elegidas en la exposición especial reflejan de forma única, precisa y sorprendente el equilibrio entre los dos extremos que caracterizan la vida en Gaza», manifestó.

La exposición en el moshav Naveh comenzará el martes 20 de diciembre y permanecerá abierta al público durante un mes.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/lifestyle/article/hjjwuz0dj