Descubren sorpresivas puntas de flecha de la era macabea mientras limpiaban la casa en la Torre de David

Unas 60 puntas de flecha de bronce y hierro quedaron olvidadas en una caja durante décadas, pero ocuparán un lugar central en el museo recientemente renovado durante Janucá.

Por Melanie Lidman


Jessica Lewinsky (izquierda), conservadora, y Ravit Ninner-Soriano, curadora de la Torre de David, empacan las puntas de flecha para prepararlas para su instalación en su vitrina permanente el 13 de diciembre de 2022 en Jerusalén.
(Melanie Lidman/Tiempos de Israel)

El Museo de la Torre de David en Jerusalén desenterró recientemente docenas de puntas de flecha de bronce y hierro que datan de la época de los macabeos. Pero los artefactos asombrosamente conservados no estaban escondidos bajo metros de tierra y cuidadosamente excavados por arqueólogos veteranos, sino que estaban guardados en una caja de cartón polvorienta detrás de un viejo acondicionador de aire en una de las torres de vigilancia de la Torre de David, que está en proceso de renovación masiva.

“Estaba con uno de los gerentes y no podía creer lo que estaba viendo”, recordó Eilat Lieber, directora del Museo de la Torre de David, sobre el momento en que descubrieron las cinco cajas de artefactos detrás de un aire acondicionado oxidado.

“Lo primero que hice fue sacar mi celular para llamar a Renee Sivan”, una de las principales expertas en arqueología que excavó la Torre de David en la década de 1980, dijo Lieber a The Times of Israel el martes.

Sivan recordó que algunos de los arqueólogos deben haberlos dejado de lado con la esperanza de publicar un artículo futuro sobre las intrincadas marcas de las letras griegas épsilon y beta en algunas de las puntas de flecha de bronce. Pero otros asuntos captaron la atención de los investigadores y los objetos quedaron olvidados durante décadas.

En un soleado día de invierno, la Torre de David se erige como centinela a la entrada de la Puerta de Jaffa en la Ciudad Vieja, una mezcolanza de culturas conquistadoras con muros de piedra que datan desde el período del Primer Templo hasta los otomanos, de Herodes hasta los hasmoneos, con una pincelada de influencias musulmanas, cruzadas y mamelucas por todo el patio. La importancia geográfica del sitio lo convirtió en un lugar crucial para cada conquistador que pasaba.

“Si querías gobernar la ciudad, tenías que quedarte aquí para protegerla”, dijo Lieber.


La curadora Ravit Ninner-Soriano (izquierda) y la arqueóloga Reut Kozak frente al muro hasmoneo construido hace más de 2000 años, en la Torre de David en Jerusalén el 13 de diciembre de 2022. (Melanie Lidman/Times of Israel)

Por lo tanto, no sorprende que las puntas de flecha sean solo parte de una colección de despojos de guerra que cubrían el área junto a los antiguos muros hasmoneos en la Torre de David, incluidas balas de honda inscritas con íconos de rayos con alas y más de 100 ballesta, o bolas de piedra cuidadosamente tallada que fueron lanzadas desde las paredes como proyectiles.

Reut Kozak, parte del equipo femenino de arqueólogos locales en la Torre de David, dijo que la gran cantidad de artefactos sobrevivientes impresionó a los arqueólogos e investigadores.

“Nos muestra el poder del sitio que hubo aquí en Jerusalén, y que no fue una lucha fácil; fue una batalla muy dura”, dijo. Algunas de las armas datan del 132 o 133 AEC, durante el período hasmoneo.

El descubrimiento de las puntas de flecha fue un golpe de suerte para la Torre de David, que está rehaciendo por completo su museo y está luchando por localizar los artefactos originales de la excavación, que habían sido entregados a la Autoridad de Antigüedades de Israel según lo exige la ley israelí. En los años intermedios, muchos de los artefactos estelares del sitio fueron prestados permanentemente a museos de todo Israel.


Eilat Lieber, directora del Museo de la Torre de David, que actualmente se encuentra en un proyecto de renovación de $40 millones cuya finalización está programada para fines de 2022 (Cortesía de Yuval Yosef)

Una historia antigua y un holograma de los 80

Cuando se inauguró, el Museo de la Torre de David se consideraba un museo innovador y de vanguardia, allá por 1989.

“Cuando el museo se abrió al público en 1989, era un concepto diferente. Era el final de los años 80 y la gente estaba realmente entusiasmada con el diseño gráfico y las pantallas”, dijo Lieber. En ese entonces, el uso de pantallas para contar las historias antiguas del sitio fue revolucionario en los museos, dijo. El museo presentaba cortometrajes, gráficos en movimiento y un holograma – pero, contrariamente a la intuición, no había artefactos arqueológicos originales.

“Especialmente durante la última década, las pantallas y la tecnología están en todas partes, y los originales son realmente raros”, explicó Lieber. “Ahora, la gente está buscando la evidencia auténtica y real, especialmente cuando hablamos de los medios, y de lo que es real y lo que es falso”.


Reut Kozak muestra puntas de flecha de bronce inscritas con las letras griegas beta y épsilon el 13 de diciembre de 2022. Las puntas de flecha se descubrieron recientemente en una caja olvidada en la Torre de David en Jerusalén durante las renovaciones.
(Melanie Lidman/Tiempos de Israel)

“Estaba claro para nosotros, y especialmente para mí como curadora, que el poder del original es necesario aquí para construir el nuevo concepto y contexto junto con la belleza del pasado”, agregó Lieber. Ella dijo que si bien las paredes y los arcos del sitio histórico son hermosos, pueden ser abrumadores, mientras que los artefactos más pequeños pueden ser más fáciles de entender para los visitantes y ayudarlos a relacionar el pasado con sus vidas presentes.

Un nuevo museo para una vieja historia

La renovación de todo el sitio de la Torre de David ha estado en las etapas de planificación durante gran parte de la última década, y la construcción debía comenzar en marzo de 2020. En enero de 2020, el liderazgo del sitio comenzó a sostener conversaciones para tratar de entender cómo podría emprender una renovación masiva mientras reciben a medio millón de visitantes al año.

Cuando la pandemia eliminó el turismo, el museo pudo acelerar sus renovaciones y está en camino de terminar en la mitad del tiempo. Se espera que el nuevo museo abra en la primavera de 2023, con cientos de artefactos descubiertos en el sitio en exhibición. También habrá algo de multimedia explicando la historia del sitio. Sin embargo, para la posible decepción de los aficionados a la nostalgia de los 80, no hay hologramas planificados.


La curadora Ravit Ninner-Soriano (izquierda) y la arqueóloga Reut Kozak frente al muro hasmoneo construido hace más de 2000 años, en la Torre de David en Jerusalén el 13 de diciembre de 2022. (Melanie Lidman/Times of Israel)

La Torre de David organizó recorridos en inglés durante Janucá para conectar la historia de la festividad con los muros de piedra que los visitantes pueden ver y tocar, para dar vida a la revuelta de los macabeos contra los griegos y la reconquista de Jerusalén, con el aceite milagroso que duró ocho días completos.

El sitio contiene algunas de las excavaciones mejor conservadas de la vida diaria hasmonea durante la época de los macabeos, incluidas casas privadas cerca de las murallas originales de la ciudad de Jerusalén. La tallada tradicional de piedra hasmonea, más tosca que las lisas piedras herodianas, constituyen la mayor parte de las murallas originales de la ciudad.

“Estas puntas de flecha son parte de la historia que les contamos a los visitantes todos los días, y especialmente ahora en Janucá”, dijo Leiber. “Cuando tenemos evidencia, le da mucho poder a la historia, poder ver evidencia real de la historia que conocen desde que eran niños muy pequeños”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/surprise-maccabean-era-arrowheads-discovered-while-cleaning-house-at-tower-of-david/