Prueba de reyes bíblicos de Israel y Judá descifrada en inscripciones grabadas en roca en Jerusalén

Inscripciones detalladas de Ezequías, rey de Judea, del siglo VIII AEC, fueron halladas en un descubrimiento arqueológico «formidable».

 Por Judy Siegel-Itzkovich


Inscripción resumida 1 del rey Ezequías. (Foto: Museo Arqueológico de Estambul)

Lo que un profesor de estudios bíblicos e historia antigua de la Universidad de Haifa ha llamado “uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de todos los tiempos en Israel” – cinco inscripciones reales nuevas y formidables del rey Ezequías de Judá, que juntas incluyen docenas de líneas y cientos de las letras han sido descifradas.

El profesor Gershon Galil, ex decano del departamento de historia judía de la universidad, dijo que las inscripciones mencionan el nombre de Ezequías y resumen sus principales acciones durante los primeros 17 años de su reinado, incluido el proyecto de agua (el corte del túnel de Siloé y el estanque), la reforma ritual, la conquista de Filistea y la acumulación de bienes.

Las inscripciones, sostuvo, también indican la fecha exacta en que se completó el proyecto de agua – 2 Tammuz en el año 17 Ezequías = 709 AEC. “Ahora está claro que se debe preferir la cronología más alta que precede al reinado de Ezequías en 726 AEC, como enfatizo en mi libro sobre cronología publicado en 1996. Estas son las inscripciones reales más completas que tenemos, y son evidencia adicional que los reyes de Israel y de Judá escribieron inscripciones reales que indicaban su nombre y obras», dijo Galil.

Una de las inscripciones fue tallada en la roca a la derecha de la entrada del túnel #4 en el cuarto redondo del estanque cananeo al lado del manantial de Gihón. De exactamente 48 centímetros de ancho y 38 cm de largo, se encuentra a 140 cm del suelo, explicó el académico.

El marco de la inscripción fue descubierto en 1909 por Louis-Hugues Vincent, pero él creía que allí no había ninguna inscripción, sino solo un marco y una superficie nivelada preparada para escribir un texto no escrito, dijo Galil.

“Esto es lo que todos los demás investigadores han afirmado durante los últimos 113 años. Pero recientemente resultó que allí hay una inscripción extremadamente impresionante. Aunque erosionadas por el tiempo, la gran mayoría de las letras son legibles», explicó.


La inscripción 3 tiene los nombres y hechos del rey bíblico Ezequías de Judá en el antiguo Israel. (Foto: Eli Shukrun)

¿Qué dice la antigua inscripción bíblica?

Esta es una cita textual de la inscripción que incluye 11 líneas, 64 palabras y 243 letras:

  1. Ezequías, hijo de Acaz, rey de Judá,
  2. hizo la piscina y el conducto.
  3. En el decimoséptimo año, en el segundo (día), en el cuarto (mes),
  4. del rey Ezequías, el rey trajo
  5. el agua a la ciudad por un túnel, el rey condujo
  6. el agua a la piscina. Hirió a los filisteos
  7. de Ecrón a Gaza y colocó allí la unidad OREB de
  8. el ejército de Judá. Rompió las imágenes y rompió en ˹pedazos˺ el Nehustán
  9. y eliminó los lugares altos y cortó la Asera. Ezequías, el rey,
  10. acumuló en todas sus casas de tesoros y en la casa de YHWH
  11. mucha plata y oro, perfumes y buen ungüento.

Esta “inscripción resumida”, continuó Galil, “está ordenada en orden literario, no cronológico, y se divide en cinco componentes: el título, el proyecto de agua, las guerras contra Filistea, la reforma y la acumulación de propiedad. Incluye escrituras que aparecen textualmente o con ligeros cambios en la Biblia, tales como: ‘Ezequías hijo de Acaz, rey de Judá’, ‘Hizo el estanque y el conducto’, ‘trajo… el agua a la ciudad’, ‘ hirió a los filisteos… hasta Gaza’, ‘quebrantó las imágenes y rompió en pedazos a… Nehustán y eliminó los lugares altos y cortó la Asera… en todas sus casas de tesoros y en la casa de YHWH, plata….y oro, perfumes y buen ungüento’ (ver 2 Reyes 18: 1, 4, 8; 20: 13, 20).

Eli Shukrun comenzó su trabajo en la Ciudad de David hace más de 15 años y desde entonces se ha convertido en uno de los principales expertos en arqueología de Jerusalén con una vasta experiencia basada en numerosas excavaciones en la ciudad. Galil dijo: “Shukrun afirmó que se conocían los marcos de algunas de estas inscripciones. Como se mencionó, todos pensaron que estaban vacíos y eran solo una preparación preliminar para grabar inscripciones que nunca se promulgaron allí. Pero Shukrun creía que había textos allí, dentro de los marcos. Es por eso que me contactó recientemente y me pidió que volviera a examinar el asunto. Ambos realizamos recorridos por la Ciudad de David, caminamos juntos en el agua dentro del Túnel de Siloé y volvimos a revisar todo”.

El estudioso de la Biblia de la Universidad de Haifa agregó que “estos son en realidad los primeros manuscritos de la Biblia. Son anteriores a los amuletos de plata de Ketef Hinnom – por unos 100 años, y a los Rollos del Mar Muerto por cientos de años. También respaldan la afirmación de que las escrituras del Libro de Reyes se basan en textos que se originan en crónicas e inscripciones reales, y que la Biblia refleja la realidad histórica y no la imaginación”.

Los rollos de Ketef Hinnom fueron descubiertos cerca de la Ciudad Vieja de Jerusalén en 1979 y – hasta ahora – se creía que eran los textos más antiguos de la Biblia aun conservados, datando de alrededor del 600 AEC, el período del Primer Templo.

Galil, quien obtuvo su doctorado de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU), escribió anteriormente La cronología de los reyes de Israel y Judá que sugería una nueva cronología para los reyes del antiguo Israel y la antigua Judá.

La nueva inscripción que descifró no menciona las relaciones con Asiria, los caldeos, Egipto, los reinos de Transjordania, la actividad en Samaria, la guerra de Ezequías con los nómadas o el hecho de que las conquistas en Filistea se perdieron en 712 AEC – porque en las inscripciones reales sólo se mencionan los éxitos. Estas son inscripciones resumidas, no descripciones completas de los actos del rey, señaló.

“En estas nuevas inscripciones, hay respuestas a muchos temas que los académicos han debatido durante años. Las inscripciones son evidencia de que Ezequías llevó a cabo una reforma integral (antes del 709 AEC) e incluso que conquistó Filistea, especialmente Ecrón, y colocó soldados allí (en el 712 AEC), como argumenté antes, y como se señala en la inscripción ‘Azekah’. Además, Ezequías es realmente el rey que construyó el estanque y el Túnel de Siloé y no otros. Aquí se menciona por primera vez el término ‘oreb’, que hasta ahora se conocía solo en su forma acadia: urbi. Ahora está claro que se deriva, como afirma Tadmor, del término hebreo oreb”.

Juntos, descubrieron inscripciones adicionales. “Tomamos fotos de alta calidad de estos ‘marcos’. Pronto quedó claro que allí había textos emocionantes y sorprendentes. Paralelamente, volvimos a examinar fotografías de alta calidad de la inscripción original de Siloé, situada en el Museo Arqueológico de Estambul. Allí, así como en el túnel de Siloé, hallamos otros descubrimientos importantes”.


Inscripción 1: ¿Qué nos dice sobre los reyes bíblicos de Israel y Judá? (Foto: Eli Shukrun)

Galil revisó la inscripción de Siloé y encontró que tenía escrituras adicionales, el doble de largas que las que se conocían hasta ahora. Menciona el nombre de Ezequías y sus principales acciones, similar a la inscripción resumida #3.

“Resulta que hay dos líneas más escritas en la piedra encontrada en Estambul. Además, dentro del Túnel de Siloé, sobrevivieron otras cinco líneas, debajo del lugar donde la inscripción fue tallada por ladrones y luego transportada a Estambul en un marco transparente; la línea inferior está a 70 cm por encima del suelo del túnel, es decir, muy cerca del agua. Ahora queda claro que la inscripción de Siloé (resumen de la inscripción #1 a continuación) incluía 13 líneas y 428 letras, y no (como se pensaba anteriormente) solo seis líneas y unas 200 letras».

El significado del descubrimiento es dramático, declaró Galil.


Inscripción 1: ¿Qué nos dice sobre los reyes bíblicos de Israel y Judá?
(Foto: Eli Shukrun)

“Partes de la inscripción de Siloé se encuentran hoy en la Ciudad de David en Jerusalén, dentro del Túnel de Siloé; simplemente han permanecido allí desde que se hizo la inscripción – hace 2.731 años.

Todas las inscripciones se publicarán pronto en hebreo e inglés, acompañadas de fotografías de alta calidad con discusiones lingüísticas, históricas y paleográficas detalladas, en su próximo libro: Gershon Galil y Eli Shukrun, Las inscripciones de Ezequías rey de Judá, que fue aceptado para publicación, y se publicará el próximo año.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/archaeology/article-725074?utm_source=jpost.app.apple&utm_medium=share