Monedas de plata encontradas cerca del Monte del Templo prueban la historia judía de Israel

“Esta es la tercera moneda de este tipo encontrada en excavaciones en Jerusalén, y una de las pocas encontradas en excavaciones arqueológicas”, dijeron los investigadores.

 Por Judy Siegel-Itzkovich


Moneda de medio siclo del tercer año de la Gran Revuelta.
(Foto: Tal Rogovski)

Una rara moneda de medio siclo de la Gran Revuelta del 66 EC al 70 EC durante el período del Segundo Templo ha sido descubierta en las excavaciones de Ofel en Jerusalén al sur del Monte del Templo.

Hace solo unos días, se anunció una caja de madera que contiene 15 monedas de plata que sirven como prueba de la historia de Janucá de los macabeos – que fue encontrada recientemente durante una excavación en el desierto de Neguev.

El Ofel – o fortaleza – es el Monte del Templo de Herodes, todavía existente, encerrado y rodeado al sur por una montura, seguido por la cresta conocida como la colina del sureste que se extiende hasta el Jardín del Rey y el estanque inferior de Siloé. En el Libro de 2 Crónicas se describe que dos reyes de Judá, Yotam y Manasés, fortalecieron enormemente las fortificaciones de Ofel y eran muy parecidas o idénticas a la «fortaleza de Sion» conquistada y reutilizada por el rey David.

En la capa de destrucción se encontraron decenas de monedas judías del período de la Gran Revuelta, la mayoría de ellas de bronce. También hubo un hallazgo particularmente raro e inusual – una moneda de plata en una denominación de medio shekel que se originó en 69/70 EC.

Excavación y descubrimiento


Una caja de madera que contiene 15 monedas de plata del período macabeo fue descubierta en el desierto de Judea a principios de este año y se exhibirá en el Museo Hasmoneo en Modi’in, 13 de diciembre de 2022. (Foto: SHAI HALEVI / AUTORIDAD DE ANTIGÜEDADES DE ISRAEL)

La excavación fue realizada por un equipo de la Universidad Hebrea (HU), dirigido por el Prof. Uzi Leibner del Instituto de Arqueología, en asociación con Armstrong College en Edmond, Oklahoma, y con el apoyo de la East Jerusalem Development Company, la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel.

La singular moneda de plata fue limpiada en el laboratorio de conservación del Instituto de Arqueología y fue identificada por el Dr. Yoav Farhi, experto en numismática del equipo y curador del Pabellón Numismático Kadman en el Museo Eretz Israel en Tel Aviv. Las monedas de plata de la Gran Revuelta fueron las primeras y las últimas en la antigüedad en llevar el título «shekel», dijo el arqueólogo. “La siguiente vez que se usó este nombre fue en 1980, en monedas de shekel israelíes producidas por el Banco de Israel”.

“Esta es la tercera moneda de este tipo encontrada en excavaciones en Jerusalén, y una de las pocas encontradas en excavaciones arqueológicas”, dijeron los investigadores.

Durante la Gran Revuelta contra Roma, los judíos de Jerusalén acuñaron monedas de bronce y plata. La mayoría de las monedas de plata presentaban una copa en un lado, con una escritura hebrea antigua encima que indicaba el año de la revuelta. Dependiendo de su denominación, las monedas también incluían una inscripción alrededor del borde que decía «Israel Shekel», «Medio-Shekel» o «Cuarto de Shekel». El otro lado de estas monedas mostraba una rama con tres granadas, rodeada por una inscripción en escritura hebrea antigua, “Santa Jerusalén”.

La producción de monedas de plata

A lo largo de la era romana, la autoridad para producir monedas de plata estaba reservada únicamente al emperador. Durante la Revuelta, la acuñación de monedas, especialmente las de plata, fue una declaración política y una expresión de liberación nacional del dominio romano por parte de los rebeldes judíos. De hecho, durante todo el período romano que condujo a la revuelta, los judíos no acuñaron monedas de plata, ni siquiera durante el gobierno del rey Herodes el Grande.

Según los investigadores, las monedas de medio siclo con un peso promedio de siete gramos también se usaban para pagar el impuesto de «medio siclo» al Templo, aportado anualmente por cada hombre adulto judío para ayudar a cubrir los costos del culto.

“Hasta la revuelta, era costumbre pagar el impuesto del medio siclo usando monedas de plata de buena calidad acuñadas en Tiro, Líbano, conocidas como siclos de Tiro o medio siclo de Tiro”, dijo Farhi. Estas monedas tenían la imagen de Heracles-Melqart, la deidad principal de Tiro, y en el reverso presentaban un águila rodeada por una inscripción griega, «Tiro, la santa y ciudad de refugio». Las monedas de plata producidas por los rebeldes estaban destinadas a servir también como reemplazo de las monedas de Tiro, mediante el uso de inscripciones más apropiadas y la sustitución de imágenes con símbolos prohibidas por el Segundo Mandamiento.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/archaeology/article-724924?utm_source=jpost.app.apple&utm_medium=share