La historia de la expulsión judía de los países árabes debe ser contada

Un profesor canadiense dice que para Israel admitir la verdad sobre cómo estos refugiados fueron aceptados, los obligaría a ver a los palestinos de la misma forma.

El profesor judío-ashkenazí Henry Green se ha convertido en una de las voces más dominantes en el estudio de los judíos de países árabes. Criado en un hogar judío Ashkenazi en Ottawa, Canadá, Green conoció a los judíos sefardíes solo después de llegar a Israel a principios de 1970, durante las protestas sociales del movimiento de las Panteras Negras, liderado por israelíes empobrecidos provenientes de países de habla árabe.

Guiado por su propia política, Green se sintió identificado con las protestas, pero también estaba entusiasmado por aprender más sobre la difícil situación.


El profesor Henry Green
(Foto: Lily Shor, Babylonian Jewry Heritage Center)

Como judío que tuvo una educación religiosa, Green confiesa que no sabía casi nada sobre los judíos sefardíes. Cuando comenzó a profundizar, descubrió un conjunto fascinante de hechos.

Dijo, por ejemplo, que solo en la Universidad del Sur de California hay 52 mil entrevistas y testimonios de judíos en la época del Holocausto, pero pocas de ellas cuentan historias de judíos de países árabes, y ninguna relata la el violento ataque contra los judíos en Irak, el Farhud.


Una manifestación de las Panteras Negras en Jerusalén en la década de 1970
(Foto: David Rubinger)

El Farhud fue el pogrom llevado a cabo contra la población judía de Bagdad en junio de 1941. Durante los dos días de violencia, entre 150 y 180 judíos fueron asesinados, otros 600 resultaron heridos y un número indeterminado de mujeres fueron violadas.

Cuando se le preguntó por qué cree que los judíos de los países árabes no son ampliamente estudiados entre los académicos, Green dice que la mayor ola de migración de judíos europeos tuvo lugar desde 1880 hasta la Segunda Guerra Mundial, tuvieron tiempo de integrarse y asimilarse a sus nuevos países. Cuando llegó la ola de migración sefardí en las décadas de 1950 y 1960, automáticamente se convirtieron en una minoría incluso entre la comunidad judía y, por lo tanto, tuvieron problemas para encajar. Este grupo minoritario tardó toda una generación en levantar la voz y hablar sobre su identidad.


Retratos de judíos árabes
(Foto: Lily Shor, Babylonian Jewry Heritage Center)

Green inició un proyecto de documentación sobre la inmigracion sefardí, y para ello se asoció con su compañero de clase Richard Stursberg, un ejecutivo en una compañía de entretenimiento canadiense.

Los dos colaboraron recientemente en el libro «Voces sefardíes: la expulsión no contada de los judíos de las tierras árabes», sobre los judíos sefardíes y mizrajíes. Los autores hablan de sus luchas, así como de sus vidas en países como Israel, Francia, Canadá y los Estados Unidos.

Green se enorgullece de las 450 entrevistas y documentos recopilados hasta el momento, que se encuentran dispersos por diferentes museos judíos, y que promocionan a través de exposiciones en todo el mundo.


Portada del libro «Voces sefardíes: la expulsión no contada de los judíos de las tierras árabes»

 Él cree que las historias de los judíos árabes deben exponerse a través de estas imágenes y testimonios, y que los estados árabes responsables de su expulsión deben respaldar la verdad.

Israel también debe examinarse a sí mismo y contar las verdaderas historias de los judíos sefardíes, que él cree que es la única forma de lograr una verdadera paz con los árabes palestinos.

Él cree que si Israel admite la verdad sobre cómo fueron tratados estos refugiados, obligaría al país a ver a los palestinos bajo la misma luz. Porque Israel no estaba y todavía no está interesado en dar a los palestinos el estatus de refugiados y los derechos que se les deben. «La justicia comienza con la verdad», dice Green.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/historias/article/b1fjp9jdo