Pudín de alcohol: Presentamos el alcohol que se puede comer

Startup infunde alcohol en cremas para un sabor más suave

Por Ariel Grosman


CreamCol utiliza un método patentado para combinar cualquier alcohol con proteína de suero (de leche) y agua para crear productos cremosos similares a pudines.
Cortesía

Para aquellos a los que les gustan los efectos del alcohol, pero no soportan el sabor, una startup israelí tiene una respuesta comestible.

Ha desarrollado una forma única de infundir alcohol en una crema que se puede comer como budín, untar en una masa o incluso usar como relleno de donas.

Y ha eliminado la astringencia – o golpe – para que el alcohol tenga un sabor mucho más suave.


Los productos de CreamCol se pueden infundir en una variedad de pasteles o se pueden comer como un producto independiente. Cortesía

Combinar alcohol con cremas y dulces ha sido, hasta ahora, imposible en la industria alimentaria.

La estructura molecular hace que se separe de los productos alimenticios. De hecho, el alcohol se ha utilizado en el pasado para separar las proteínas de la leche.

CreamCol utiliza un método patentado para combinar cualquier tipo de alcohol – vodka, whisky, incluso licor – con proteína de suero (de leche) y agua para crear productos cremosos similares a pudines. El proceso secreto varía con cada tipo de alcohol que utiliza, pero implica temperaturas y métodos de combinación específicos.

“Todo comenzó con el problema de que no me gustaba ningún tipo de alcohol, pero quería poder disfrutarlo cuando salía con mis amigos”, dice Irena Geller, fundadora y directora ejecutiva de CreamCol.

“Ofrecemos una nueva manera de disfrutar el alcohol. Hasta ahora, toda la innovación en el sector de las bebidas alcohólicas consistía en mejorar el sabor de la cerveza o el vino”.

Ninguna otra empresa ha sido capaz de hacer cremas alcohólicas. La más cercana ha sido Tipsy Scoop, una compañía de la ciudad de Nueva York que infunde hasta un 5 por ciento de licor en helados.


Irena Geller, fundadora y directora ejecutiva de CreamCol, fundó la empresa porque odiaba el sabor del alcohol.
Cortesía de Pavel Danilyuk en Pexels

CreamCol no utiliza ningún químico u otros productos para estabilizar la combinación – su proceso hace que el alcohol sea el estabilizador entre este, la proteína y el agua.

“Después de combinar los tres ingredientes, le agregamos azúcar, leche o cualquier otra cosa para que quede sabroso y dulce”.

Geller, que tiene experiencia en tecnología de alimentos e ingeniería biotecnológica, inicialmente quería crear helados con un alto porcentaje de alcohol. Su esposo Tomer, que hacía ejercicio en ese entonces, sugirió un helado rico en proteínas.

Para su sorpresa, vio que su mezcla no se derretía a temperatura ambiental. Siguió experimentando y descubrió que cuanto más alcohol añadía a la cantidad específica de proteína, más viscosos resultaban sus productos.

CreamCol puede infundir hasta un 40 por ciento de alcohol en sus productos, aunque la primera línea de cremas que lanzará al mercado tendrá entre un nueve y un 12 por ciento.

“La textura se mantiene uniforme y estable durante meses, con una vida útil más larga y protección integrada contra el deterioro microbiano porque el alcohol está bloqueado”, dice Jonathan Henen, director técnico de CreamCol.

Geller dice que las cremas se pueden vender como pudines alcohólicos independientes, salsa para untar alcohólica y se puede infundir en muchos pasteles y postres diferentes como chocolates, canutillos y donas rellenas de natillas.

“Los productos que podemos producir con nuestra tecnología son infinitos”, dice ella.

El proceso no funcionará con todo tipo de proteína, pero CreamCol está trabajando en una línea de alcoholes cremosos a base de proteína de soya, para veganos y personas intolerantes a la lactosa.


Un postre de matcha creado por el Chef Ronit Brand, que se infundió con la crema de CreamCol y que ganó una competencia de cocina reciente.
Cortesía

“Al consumidor no es necesario que le guste el alcohol en absoluto, porque hemos cambiado la textura, el sabor y la sensación en la boca del alcohol. A las personas a las que no les gusta, obtienen una experiencia mucho más fluida que es mucho más fácil para la garganta”, dijo Henen a NoCamels.

“No tienes la astringencia que sientes cuando bebes vodka, whisky o productos con alto contenido de alcohol. Simplemente lo convierte en un producto divertido para comer y consumir”.

CreamCol prevé que bares, hoteles, líneas de cruceros, aerolíneas y otros lugares de entretenimiento lo sirvan como aperitivos. Y los consumidores también pueden llevarlo a la pista de baile, porque no se derramará.

“Vemos gente comiendo alcohol, tal como lo beben, en bares y clubes, o en casa con amigos y familiares. Es difícil, porque necesitamos cambiar y educar los patrones de consumo del mercado”, dice Geller.


CreamCol prevé que sus productos se consuman con amigos, en bares y se lleven a la pista de baile, donde no se derramarán sobre nadie.
Cortesía de Mauricio Mascaro en Pexels

“Pero, por los comentarios que hemos recibido, creemos que la gente quiere disfrutar el alcohol de otra manera. Quieren algo nuevo”.

La crema alcohólica se absorbe más lentamente en el torrente sanguíneo que el alcohol líquido, pero el resultado final es el mismo, dice Henen.

La startup, con sede en Afula, en el norte de Israel, está colaborando con una gran empresa europea de postres con sede en Italia, que busca infundir las cremas en sus postres. También planea infundir una conocida marca alemana de alcohol en sus cremas.


Irena Geller, derecha, y su esposo Tomer Geller.
Cortesía

CreamCol espera comercializar su primera línea de cremas originales en su sitio web dentro de los próximos seis meses.

Recientemente, la crema de CreamCol también ayudó a un chef israelí a ganar un concurso de cocina para conmemorar los 70 años de relaciones entre Israel y Japón. La chef Ronit Brand usó el producto de la startup en su postre de matcha.

Actualmente, CreamCol está organizando eventos en campus universitarios israelíes y utilizará los comentarios para decidir qué sabores son los más populares.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: NoCamels
https://nocamels.com/2022/11/booze-pudding-the-alcohol-you-can-eat/