El comercio de diamantes entre Israel y los Emiratos alcanza nuevas Alturas

Análisis. Los vínculos entre las industrias de los dos países han avanzado después de los Acuerdos de Abraham, lo que sugiere que el camino hacia la cooperación económica puede haber sido allanado por el comercio de diamantes preexistente.

El 17 de septiembre de 2020, solo dos días después de la firma de los Acuerdos de Abraham en Washington y el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, Israel Diamond Exchange (IDE) y Dubai Diamond Exchange (DDE) firmaron un acuerdo de cooperación.

El documento comprometía al IDE y al DDE a establecer oficinas en las sedes del otro y promover el comercio bilateral y proyectos conjuntos.


Un comerciante inspecciona un diamante durante un espectáculo en el piso de operaciones de la Bolsa de Diamantes de Israel (IDE) en Ramat Gan, cerca de Tel Aviv
(Foto: Reuters)

La velocidad con la que se llegó al acuerdo sin duda indica el entusiasmo con el que las dos bolsas de diamantes más importantes del mundo entraron en una nueva era de asociación. Pero también reflejó otro hecho menos publicitado: mucho antes de que se establecieran los lazos oficiales entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, las figuras comerciales de ambas naciones estaban vinculadas por el comercio de piedras preciosas. Incluso se podría decir que el camino hacia la cooperación económica abierta entre Israel y los Emiratos creado por los Acuerdos de Abraham, estaba pavimentado con diamantes.

Para Israel, la industria del diamante es un sector clave de su economía establecido desde hace mucho tiempo, cuyos inicios son anteriores incluso al establecimiento del estado. El comercio de piedras preciosas había atraído durante siglos a los comerciantes judíos dispersos por todo la diáspora, que necesitaban una moneda universalmente aceptada y fácil de transportar. En la década de 1930, comerciantes judíos de Alemania emigraron al entonces pre-estado de Israel, aportando su experiencia en el pulido y el comercio de piedras preciosas. El IDE se estableció en el suburbio de Ramat Gan en Tel Aviv en la década de 1960 y ahora cuenta con unos 3.100 miembros, mientras que los diamantes cortados y pulidos representan alrededor del 23 por ciento de las exportaciones israelíes.


Miembros de la Bolsa de Diamantes de Israel trabajan en Ramat Gan
(Foto: AP)

Los Emiratos Árabes Unidos son una potencia nueva en el mercado mundial de diamantes, pero han logrado avances notables en las últimas dos décadas. La posición de Dubái como centro comercial regional preeminente e imán para el turismo global de lujo, sumada a su proximidad con los centros asiáticos de producción de gemas preciosas, lo han convertido en un centro natural para la industria. El DDE, que se estableció en 2002 bajo el paraguas del Dubai Multi Commodities Centre (DMCC), tiene más de 1100 empresas con licencia. Ahora maneja unos 25.000 millones de dólares en comercio total, el doble que el IDE de Israel.

Después de los Acuerdos de Abraham, los vínculos entre las industrias de diamantes de Israel y los Emiratos Árabes Unidos han avanzado rápidamente. El DMCC abrió una oficina de representación dentro del IDE de Ramat Gan a fines de 2020, y el IDE hizo lo mismo en el DMCC de Dubai en febrero pasado.


Un miembro del personal de una joyería coloca un diamante en la vidriera del Gold and Diamond Park de Dubai
(Foto: Reuters)

Israel exportó 188 millones de dólares en diamantes en bruto a los Emiratos Árabes Unidos en 2021, y esa cifra seguramente aumentará después de que ambas naciones firmaron un acuerdo de libre comercio en junio, eliminando los aranceles aduaneros en el 95 por ciento de los productos, incluida la reducción de los aranceles sobre diamantes y gemas preciosas de 5 por ciento a cero.

Puede ser que el papel que desempeñó el comercio de diamantes en la prefiguración de los lazos entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos pueda reproducirse en otros lugares. Aunque Israel y Qatar aún no tienen relaciones diplomáticas oficiales, los dos han llegado a un acuerdo para permitir que los comerciantes de diamantes israelíes hagan negocios en una nueva zona de libre comercio para piedras preciosas y oro en Doha, establecida según el modelo del DMCC de Dubai.

Por lo tanto, el brillante camino pavimentado por diamantes hacia los Acuerdos de Abraham podría terminar extendiéndose aún más en el Golfo.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/opinion/article/byapuadwo