Criada en el Líbano, ahora es portavoz del ejército israelí

Julie Abu-Araj relata su tiempo en el Líbano, las guerras con Hezbolá y la muerte de su padre: «Hezbolá predió fuego a nuestra casa», dice. Estos recuerdos le hacen ver su trabajo en la Unidad de Portavoces de las FDI como una misión personal.

Como jefa del departamento digital para el mundo árabe, Julie Abu-Araj es responsable de dar forma a los mensajes y crear conciencia sobre la guerra del ejército israelí contra sus enemigos en las redes sociales.

Pero para Julie, trabajar para la Unidad de Portavoces de las FDI es más que un simple trabajo. Está ajustando cuentas con Hezbolá, que asesinó a su padre, un alto comandante del Ejército del Sur del Líbano (SLA), y obligó a su familia a huir. Julie describe su dolor continuo y sus esperanzas de encontrar al soldado de las FDI herido al que ayudó fuera de su casa en su país de origen.


Julie Abu-Araj
(Foto: Yuval Chen)

Julie Abu-Araj recuerda vívidamente el día que el SLA abandonó el Líbano hace 22 años. “Fue muy duro. Lo recuerdo como un día gris. Es difícil describir mi sentimiento ese día. Fue todo tan repentino. De la nada, me dijeron ‘Vamos. Tienes que dejar tu casa, tu barrio y tu país’. Fue caótico y confuso”.

Agrega: «Las familias de los miembros del SLA se dieron cuenta de que las FDI se retirarían en cuestión de horas y que Hezbolá se infiltraría en la región, tenían que irse. Nos fuimos sin nada, ni siquiera una muda de ropa. Cuando dije que no quería irme, me dijeron: ‘Es solo por una semana. Cuando las cosas se calmen, volveremos a casa’. No se me pasó por la cabeza que nos íbamos para siempre».

Esa niña que se vio obligada a dejar su hogar y su país ahora es una ciudadana israelí que trabaja para las FDI como jefa del departamento digital para el mundo árabe en la División de Portavoces de las FDI. “Gestiono las redes sociales en árabe de las FDI”.

Ella explica: “Soy responsable de hacer avanzar proyectos y campañas, y dar forma a los mensajes para varias audiencias objetivo. Nuestro objetivo es influir en la conciencia árabe. Provengo de un trasfondo cultural especial, tengo la ventaja de una comprensión fundamental del Medio Oriente. Adapto mensajes e ideas en árabe israelí en lugar de usar la terminología del enemigo”.


Joseph Abu-Araj
(Foto: Cortesía de Julie Abu-Araj)

Julie Abu-Araj habla sobre crecer en el Líbano; su padre, un atrevido combatiente de alto rango del SLA que fue asesinado allí; cruzar a Israel; la lucha del SLA por el reconocimiento y la angustia personal de su difunta madre. Aunque huyó a Israel, el corazón de su madre permaneció en el Líbano y, en su testamento, solicitó ser enterrada en Marjayoun en el Líbano, su tierra natal.

La familia Abu-Araj se considera icónica en Líbano. La familia es cristiana y proviene de Marjayoun, a 6 km de la frontera con Israel. El patriarca de la familia, Joseph Abu-Araj, era un alto comandante del SLA. Se desempeñó como segundo al mando del mayor Sa’ad Haddad (fundador del Ejército del Líbano Libre (AFL), más tarde conocido como el Ejército del Sur del Líbano (SLA).)

Su hija Julie recuerda cómo, en 1976 con la fundación de la AFL, el gobierno libanés envió a Haddad a pedir ayuda a Israel. “Me dijeron que pusieron una nota en la valla fronteriza israelí y así comenzó la colaboración entre el SLA y las FDI”.

Querían la ayuda de Israel para luchar contra la OLP que, después de ser expulsada de Jordania, comenzó a establecer bases en el sur del Líbano para disparar cohetes Katyusha al norte de Israel y llevar a cabo ataques terroristas.

“Mi padre escaló en el SLA y era considerado leal a la defensa de la patria”. Julie continúa: “Era ampliamente respetado por no tener miedo, un verdadero luchador. Los libaneses aún hoy lo recuerdan como un defensor de la patria. “


Bandera de Líbano en Tel Aviv
(Foto: AFP)

oseph Abu-Araj también se desempeñó como mano derecha de Antoine Lahad, quien comandó el SLA tras la muerte del mayor Sa’ad Haddad, y como comandante de los centros de comando del este en el sector sur del Líbano.

“Cada vez que el general Lahad estaba herido, o cuando había atentados contra su vida, le pedía a mi padre que cuidara de sus hijos en caso de que le sucediera algo. Mi padre era excepcionalmente leal. Hezbolá y los palestinos enviaron terroristas para infiltrarse en el SLA y tratar de asesinar a los altos mandos del ejército”.

Julie describe a su familia como “luchadora y valiente. No conocían la paz, ni la seguridad, ni la estabilidad”. Ella continúa: “Tengo tres hermanos y una hermana. Nací durante la guerra del Líbano. Mi padre fue clasificado como un hombre buscado tanto por los palestinos como por Hezbolá».

Y agrega: «Se podría decir que nuestra familia ha sido constantemente perseguida. Mi padre fue secuestrado varias veces. Lo sacaron de la casa y lo devolvieron durante varios operativos y actividades militares. Todo esto fue antes de que yo naciera, pero siempre se hablaba en casa. Mi madre y mis hermanos están traumatizados por ser perseguidos constantemente”.

¿Qué recuerdos de la infancia tienes del Líbano?

“Crecí en un hogar cristiano y fui a una escuela dirigida por monjas. Mis dos mejores amigas eran una drusa y una chiíta. Había un ambiente de unidad y fraternidad. Así nos educaron. Pero también estábamos creciendo a la sombra de la guerra, con bombardeos constantes”.


Bandera de Líbano
(Foto: Shutterstock)

Un incidente en particular está grabado en su memoria: “Estaba sentada en el balcón. Frente a la casa había una carretera de alta velocidad. Un jeep israelí que pasaba pasó por encima de dos minas terrestres que explotaron. Un soldado me vio en el balcón y me pidió ayuda. No hablaba ni entendía hebreo en ese momento pero corrí a buscar a mi madre y a los vecinos. Había un centro de la Cruz Roja en la zona. Corrí hacia ellos en busca de ayuda. En el camino, le di una manta al soldado. He estado buscando a este soldado desde entonces. Aunque hubo otras víctimas mortales, este soldado se salvó“.

En junio de 1998, dos años antes de la retirada de las FDI del Líbano, la familia sufrió un duro golpe cuando Hezbolá asesinó al padre de Julie.

¿Cómo fue asesinado tu padre?

“Hezbolá, que sabía que mi padre era una figura clave en el mando del SLA, decidió asesinarlo. Después de varios intentos fallidos, Hezbollah reclutó y manipulo a uno de nuestros vecinos. Pidió unirse al SLA. Como su hermano era combatiente del SLA, fue aceptado. Mi padre tenía sospechas, pero no pensó que se atreviera a hacer nada.

Entonces, un día, asesinó a mi padre junto con cuatro de sus hombres. Mi padre tenía 50 años cuando murió.“


Militantes de Hezbollah
(Foto: EPA)

Un día, dos años después, huimos apresuradamente del Líbano. “Mi recuerdo más claro de ese día son las banderas de Hezbolá por todas partes. No tenía miedo. Simplemente sentí que estaba abandonando mi hogar en manos de nuestros enemigos asesinos.

Todavía es difícil para mí describir mis sentimientos ese día. El SLA no esperaba que las FDI abandonaran el sur del Líbano. Fue enormemente decepcionante, especialmente para la primera generación, las personas mayores, pero cruzar a Israel fue aún mejor que quedarse en el sur del Líbano gobernado por Hezbolá”.

La familia Abu-Araj vivió inicialmente en el kibutz Kabri, a unos 10 km de la frontera entre Israel y el Líbano, y luego se mudó a Nahariya, donde Julie asistió a una escuela secundaria judía.

¿Qué pasó con tu casa y posesiones que quedaron en Líbano?

“Hezbollah prendió fuego a nuestra casa y todas nuestras posesiones. Insistieron en ondear su bandera sobre nuestra casa. Como era la casa de mi padre, era un símbolo del SLA. Algunas familias todavía tienen casas a nombre de sus padres y se las han arreglado para mantener sus hogares. Sin embargo, para familias como la nuestra, no queda nada de las casas: Hezbolá las incendió”.


Bandera de Hezbolá en Líbano
(Foto: AFP)

¿Está en contacto con parientes que todavía viven allí?

“Hay familias del SLA en Israel que están en contacto con sus familias en el Líbano. Algunos tienen demasiado miedo. Todavía estamos en contacto con algunos amigos y familiares allí, pero debemos tener cuidado. Mis amigas en el sur de Líbano cortaron todo contacto conmigo. Nos comunicamos con familiares por las redes sociales. Es la única manera de mantenerse en contacto”.

Después de la escuela secundaria, Abu-Araj pasó a estudiar Comunicaciones y Ciencias Políticas en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Fue aceptada en el curso de periodistas en idioma árabe de la Autoridad de Radiodifusión de Israel (IBA) y comenzó a trabajar para I24NEWS. También escribió para sitios web libaneses e israelíes, dando voz a los veteranos del SLA que a menudo están sujetos a la prensa negativa en el mundo árabe, calificándolos de “traidores”.

Está empleada como periodista civil por el Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios disputados (COGAT), asumiendo el cargo antes ocupado por el General (Res.) Yoav “Poly” Mordechai. Cuando era niña en el Líbano, conocía a Mordechai como «Capitán Ayyub» de la unidad de inteligencia 504 que colaboraba con frecuencia con su padre.


Julie Abu-Araj
(Foto: Cortesía de Julie Abu-Araj)

Después de establecer el departamento de Hasbara en idioma árabe de COGAT, Abu-Araj comenzó a trabajar para la fuerza policial de Israel, donde fue una de las fundadoras del departamento de nuevos medios en idioma árabe, que también dirigía.

Además de su trabajo en la Unidad de Portavoces de las FDI, también se desempeña como portavoz de la Asociación de Veteranos del Ejército del Sur del Líbano. La organización representa a 3500 excombatientes del SLA que ahora viven en Israel y lucharon junto a Israel contra un enemigo común. Muchos de ellos todavía están siendo perseguidos por Hezbolá.

En este cargo, también encabeza una campaña de reconocimiento simbólico para los soldados caídos del SLA. Aunque las familias de los combatientes caídos del SLA reciben estipendios del Estado de Israel, no están representados en los sitios conmemorativos del Ministerio de Defensa. La asociación cree que la alianza SLA-IDF manchada de sangre debería garantizar la inclusión de los soldados caídos del SLA como soldados caídos del Estado de Israel y debe mencionarse en los días conmemorativos.

Los veteranos del SLA se establecieron en Nahariya, Tiberíades y Kiriyat Shmona.


Julie Abu-Araj
(Foto: Yuval Chen)

Después de tanto tiempo, ¿sigues conectada socialmente?

“Hay una tercera generación que aún mantiene su identidad libanesa. La primera generación de personas mayores aún añora su patria. Mantienen su cultura y tradiciones libanesas. La segunda generación vive tanto aquí como allá. Continúan la tradición del SLA y realizan hasbara para el SLA. La nueva generación es totalmente israelí. Hay reuniones sociales libanesas, especialmente en iglesias. Muchos veteranos del SLA que vieron a Hezbolá tomar el control de las instituciones estatales libanesas piensan que es bueno que se hayan ido”.

Fue difícil para la madre de Julie aceptar dejar su tierra natal. “Mi madre murió hace cuatro años. En su testamento, pidió ser enterrada en su aldea en el Líbano. Fue difícil para ella dejar el Líbano, donde había pasado más de la mitad de su vida. Tras un complejo arreglo a través de familiares y la Cruz Roja, sus restos fueron llevados al Líbano para ser enterrados. Celebramos un servicio de entierro en Akko y luego se llevó a cabo un servicio adicional en nuestra ausencia en el Líbano. Respetando sus deseos, fue enterrada en su propia tierra”.


Memorial para soldados del SLA en Israel
(Foto: Ministerio de Defensa)

¿Qué piensas de la gente que dice que “la Tercera Guerra del Líbano” es solo cuestión de tiempo?

“No sé si la guerra está en juego o no en este momento. Lo que sí sé es que no es el gobierno sino Hezbolá quien decide si hay una guerra. Hezbolá toma estas decisiones de acuerdo con los intereses iraníes. Para entender lo que sucede en la frontera, hay que profundizar en el tema iraní y todas sus implicaciones”.

Ella agrega: «Después de la Segunda Guerra del Líbano, Hezbollah prescribió una política defensiva, pensándolo dos veces antes de atacar a Israel. De vez en cuando habrá una provocación de seguridad, pero es un mensaje dirigido al pueblo libanés, proclamando: ‘Estamos aquí. La munición está dirigida al enemigo israelí, no a ti’ «.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/historias/article/sklmrcups