Israel probará sistemas de autobuses públicos autónomos en un piloto nacional de dos años

La Autoridad de Innovación recurre a cuatro consorcios compuestos por compañías de autobuses israelíes, así como startups tecnológicas locales y globales para probar el transporte público autónomo

Por Ricky Ben-David


Una captura de pantalla de un video que muestra una simulación de un autobús autónomo. (Captura de pantalla/ Adastec, usado de acuerdo con la Cláusula 27a de la Ley de Derechos de Autor)

Israel está listo para probar autobuses públicos autónomos durante los próximos dos años en un intento por aliviar la notoria congestión del tráfico del país y mejorar los servicios para fomentar el uso del transporte público.

La Autoridad de Innovación de Israel (AAI) dijo el domingo que se seleccionaron cuatro consorcios para llevar a cabo la prueba en todo el país, comenzando con la primera fase de operación y prueba en sitios cerrados y seguros y luego progresando a líneas de autobuses autónomos en vías públicas, a un rango creciente durante el período de dos años.

El objetivo de la iniciativa es considerar la viabilidad de integrar autobuses y furgo rutas autónomos en el sistema de transporte público como parte de un plan nacional de 61 millones de NIS ($17,21 millones) para el transporte público autónomo, anunciado por primera vez en abril.

A principios de este año, el parlamento aprobó una legislación que permitirá a las empresas pilotear el transporte compartido autónomo, como taxis y autobuses, con pasajeros en el vehículo pero sin un conductor de seguridad en las carreteras israelíes.

La ley allana el camino para el plan nacional de transporte público autónomo, así como para Mobileye, la subsidiaria de conducción autónoma de Intel, con sede en Jerusalén, que se esperaba que lanzara un piloto para taxis autónomos («robotaxis») y servicios de transporte compartido en Tel Aviv (y Múnich) este verano. La iniciativa aún no ha comenzado.

Los cuatro grupos en los pilotos de transporte público son los dos principales operadores de autobuses israelíes, Egged (con las rutas interurbanas más grandes) y Dan (solo en el área de Gush Dan); y un par de operadores más pequeños, Metropoline (que ofrece rutas de autobús en el sur de Israel, hacia y desde Tel Aviv y Beersheba, y dentro y entre ciudades en la región de Sharon) y Nateev Express, con sede en Nazaret, que opera rutas a través de la Alta Galilea en el norte.

Estas cuatro empresas de transporte se asociarán con sus respectivos grupos de startups y organizaciones con sede en Israel, Francia, Turquía, Noruega y EE. UU.


Una línea de autobuses eléctricos Egged en su estación de carga en Jerusalén durante la ceremonia de lanzamiento, el 3 de septiembre de 2019.
(Hadas Parush/Flash90)

Egged se está asociando con un desarrollador francés (nombre no revelado) de un vehículo autónomo que ya está en uso en varios entornos de prueba en unos 20 países, según el anuncio. La empresa Dan se unirá a su socio desde hace mucho tiempo, la empresa de movilidad y viajes compartidos Via Transportation (con la que opera el sistema de transporte Bubble en Tel Aviv y sus alrededores), así como a EasyMile, el desarrollador francés de un autobús eléctrico autónomo a batería y las empresas israelíes Enigmatos, una startup de seguridad automotriz, y Ottopia, el fabricante de tecnología de asistencia para vehículos autónomos. EasyMile ya cuenta con flotas de autobuses autónomos en Francia y Alemania.

Metropoline también se asociará con Ottopia, así como con el fabricante turco de autobuses Karsan, Adastec, la plataforma de software de conducción autónoma con sede en Michigan y la empresa noruega de gestión de flotas Applied Autonomy para su piloto. Adastec y Applied Autonomy forman parte por separado de otros programas piloto para tecnología de conducción autónoma en Michigan y Noruega, respectivamente.

Mientras tanto, Nateev Express se vinculará con la empresa israelí Imagry, el desarrollador de una plataforma de auto conducción Nivel 4/5 basada en cámaras para operar furgo rutas autónomas en y alrededor del hospital más grande de Israel, el Centro Médico Chaim Sheba (también Hospital Tel Hashomer) en Ramatgan. (Nivel 4 proporciona una alta automatización sin la necesidad de intervención humana en áreas limitadas – también conocido como geoperimetraje – pero los humanos aún pueden tomar el control manualmente si es necesario. La conducción autónoma de Nivel 5 no requiere atención humana).

Los grupos recibirán la mitad de los fondos para sus pilotos del AII y operarán dentro de un marco regulatorio especial y avanzado construido por la Autoridad Nacional de Transporte Público del Ministerio de Transporte, de la cual también obtendrán licencias y supervisión.

El proyecto permitirá a las autoridades mapear la infraestructura requerida para operar un sistema de transporte público autónomo y probar los aspectos comerciales de tal empresa, dijo el AII. A los grupos que implementen y completen con éxito el programa piloto de dos años se les ofrecerán contratos para expandir sus servicios en Israel.

El plan también puede ayudar a aliviar la escasez nacional de conductores de autobuses, que han estado en huelga intermitentemente desde el verano.


Una foto de los nuevos autobuses eléctricos de la compañía de autobuses Dan en la terminal de Reading en Tel Aviv el 22 de febrero de 2022.
(Avshalom Sassoni/Flash90)

“Pasar a flotas de autobuses autónomos y sin conductor ayudará a agilizar el sistema de transporte público, mejorar el nivel de seguridad y lidiar con la escasez de conductores – todo dentro de unos pocos años”, dijo Dror Bin, director ejecutivo de AII, en abril.

El presidente del AII, Ami Appelbaum, dijo el domingo que al crear una infraestructura regulatoria avanzada para probar vehículos autónomos sin conductor, el gobierno estaba “aprovechando el vehículo autónomo para mejorar el transporte público israelí” y posicionando a Israel y a las empresas israelíes como “líderes mundiales” en este sector.

Applebaum señaló que la cantidad de startups israelíes en el campo del transporte inteligente ha «aumentado de 400 en 2016 a más de 600 en 2020», con el establecimiento de startups de vehículos autónomos experimentando un aumento anual promedio del 26% en el mismo período.

Desde 2008, dijo, “más de 20 de los mayores fabricantes de automóviles del mundo y sus proveedores han abierto centros de desarrollo en Israel”, incluidos General Motors, Honda, Volkswagen, Ford y la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

“Junto con el progreso de la regulación que permitirá experimentos más avanzados, nos esforzamos por alentar y promover más experimentos, en combinación con las tecnologías existentes en el sistema de transporte público municipal en Israel”, dijo Bin.

En general, la infraestructura de transporte de Israel se ha quedado “significativamente por detrás de la mayoría de los demás países de la OCDE” y “la coordinación entre el gobierno central y las autoridades locales en proyectos de infraestructura es una de las menos efectivas” en la organización, según los hallazgos de la OCDE.

El progreso en la aprobación de la llamada Ley del Metro para financiar el proyecto de infraestructura más ambicioso de Israel, una red pública de metro para conectar Tel Aviv con zonas clave cercanas, se congeló en medio de disputas políticas este verano, justo antes de la convocatoria a elecciones.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/israel-to-test-self-driving-public-bus-systems-in-two-year-national-pilot/