La película destaca a la pequeña comunidad samaritana de Israel que lucha por su futuro

Trifecta del libro publicado, la película que se estrenó el 8 de noviembre y la exhibición en curso examina cómo personas singulares luchan para garantizar la supervivencia sin comprometer sus prácticas religiosas únicas.

Por Renee Ghert-Zand


Sacerdote samaritano levantando un rollo de la Torá (Eitan Bino/Cortesía del Museo de la Biblia)


Samaritanos sentados bajo su sucá decorada con frutas y verduras durante la festividad de Sucot. Naplusa, territorios palestinos, octubre de 2017. (Yadid Levy)


Modelo de tamaño completo de una sucá samaritana, vista desde el suelo mirando hacia arriba. (Cortesía del Museo de la Biblia)


Colonia americana. Departamento de fotografía, fotógrafo. Los samaritanos de Nablus Shechhem. escuela samaritana. Naplusa Cisjordania Naplusa, 1900. [Aproximadamente a 1920] Fotografía.
https://www.loc.gov/item/2019693319/.


Sección de la exposición ‘Los samaritanos: un pueblo bíblico’ en el Museo de la Biblia en Washington, DC, que muestra el mosaico del suelo de la sinagoga Sha’alavim (siglo V) y la inscripción del dintel de los 10 mandamientos de Beit Al-Ma (siglos IV-VII). (Cortesía del Museo de la Biblia)

Los samaritanos han vivido en la Tierra de Israel durante 3600 años. Algunos pueden estar familiarizados con las referencias a ellos en el Nuevo Testamento, pero pocos saben quiénes son en realidad.

Un nuevo proyecto multifacético del Centro de Estudios de Israel de la Universidad Yeshiva presenta a los samaritanos a una audiencia amplia y variada, y explora cómo han logrado sobrevivir durante milenios a pesar de los esfuerzos de las fuerzas conquistadores para borrarlos. Crucialmente, el proyecto pregunta cómo los samaritanos planean continuar sobreviviendo en el futuro cuando hoy son solo 862.

Los samaritanos son un grupo religioso distintivo que desciende de las tribus del norte del Israel bíblico, específicamente las tribus de Efraín, Menashe y Levi. No son – y nunca han sido – judíos, musulmanes o cristianos. Tienen ciudadanía israelí y palestina.

“Nuestros programas y proyectos tratan sobre el estudio de Israel en toda su asombrosa complejidad. No se puede ser más complejo que los samaritanos”, dijo el historiador Dr. Steven Fine, director del Centro de Estudios de Israel.

The Samaritans Project presenta un libro de ensayos académicos, un documental completo y una exhibición en el Museo de la Biblia en Washington, DC. Los tres comparten el mismo título: “Los samaritanos: un pueblo bíblico”. Un libro de cocina samaritano y obras de arte creadas a través de una colaboración con el Salón de Arte Judío también forman parte del proyecto.

La película, del director y productor israelí Moshe Alafi, se estrenó en los cines de EE. UU. y a través de transmisión en vivo en el Festival de Cine de Otro Israel en Nueva York el 8 de noviembre. El estreno en Israel será el 18 de diciembre en el Festival de Cine de Jerusalén.

“La gente encuentra asombroso el hecho de que haya israelitas no judíos. Es difícil entender el hecho de que estas personas observan todos los mandamientos de la Torá y, sin embargo, no son judíos”, dijo Fine a The Times of Israel.

Editado por Fine de la Universidad Yeshiva, el libro académico está ilustrado con fotografías de alta calidad de descubrimientos arqueológicos y de archivo, y de la vida samaritana en el pasado y el presente. Sus 24 ensayos académicos cubren muchos temas, incluida la división histórica samaritano-judía, el cristianismo primitivo y los samaritanos, el encuentro musulmán con los samaritanos y los samaritanos en el Israel moderno.

“Los samaritanos siempre fueron un pueblo fantasma al margen. Una cantidad significativa de literatura académica y arqueológica sobre ellos recién comenzó a surgir en la década de 1980”, dijo Fine.

El apoyo a los samaritanos por parte de los primeros sionistas europeos y líderes judíos en la Tierra de Israel fue fundamental para la supervivencia de los samaritanos en el siglo XIX y principios del XX. Un ensayo de la Dra. Katharina E. Keim sobre el rabino, erudito y folclorista Moses Gaster destaca su relación (principalmente por correspondencia) con los samaritanos. Enfatiza la importancia que esto tuvo en términos de legitimación de su identidad y vínculos históricos con los judíos.


‘Los samaritanos: un pueblo bíblico’, editado por Steven Fine. (Brill)

Un ensayo del Dr. Reuven Gafni cita una carta crítica enviada por el rabino Ḥayyim Abraham (Mircado) Gagin, entonces rabino principal de Jerusalén, a las autoridades otomanas en 1842, cuando la comunidad samaritana en Nablus se enfrentaba a la extinción. En él, «decretó que los samaritanos serían considerados ‘una rama de los hijos de Israel, que reconocen la verdad de la Torá'».

“Se puede decir con cierta certeza que esta afirmación hecha por el gran rabino judío tuvo consecuencias de largo alcance, tanto en términos de proteger a la comunidad samaritana en Naplusa de daños inmediatos como, hasta cierto punto, en términos de dar forma a las relaciones sociales y las percepciones mutuas entre las comunidades minoritarias samaritana y judía en la ciudad durante las siguientes décadas”, escribe Gafni.

“Los judíos, en esencia, salvaron a los samaritanos y cambiaron la relación entre las dos comunidades – la hicieron más positive – después de tres milenios y medio de enemistad”, dijo Fine.

La cooperación entre los samaritanos (que tradicionalmente se basan en su monte sagrado Gerizim sobre Naplusa) y el segundo presidente israelí, Yitzhak Ben-Zvi, condujo a la integración de los samaritanos en la sociedad israelí y al establecimiento de una comunidad samaritana en Holon, al sur de Tel Aviv.

Según el director curatorial del Museo de la Biblia, el Dr. Jeffrey Kloha, una muestra sobre los samaritanos encaja bien con la misión del museo de explorar la historia bíblica, las tradiciones manuscritas y el impacto que la Biblia ha tenido en diferentes grupos. La asociación con la Universidad Yeshiva ayudó a reunir diferentes áreas de experiencia y contexto.


Samaritanos durante la oración en la sinagoga de Kiriyat Luza. (Ori Orhof/Cortesía del Museo de la Biblia)

La exposición incluye antecedentes históricos, manuscritos antiguos y artefactos arqueológicos de la Tierra de Israel, así como partes de Europa y Asia donde existieron comunidades samaritanas en varios momentos de la historia antes de desaparecer. Sin embargo, los samaritanos restantes y cómo viven hoy en Kiryat Luza (en el monte Gerizim) y Holon es la parte más importante.

“Era importante representar correctamente a la gente. Nuestro objetivo es contar la historia de los samaritanos como ellos la contarían, porque eso es lo que produjo la comunidad tal como es hoy y como la están transmitiendo”, dijo Kloha.

Con ese fin, cinco estaciones de video muestran a samaritanos hablando sobre sus tradiciones, prácticas rituales, identidades y vidas.

A través de los videos y otras instalaciones, los visitantes conocen la Torá samaritana, que está escrita en una escritura antigua conocida como paleohebreo. La Torá samaritana es similar a una versión descubierta en Qumranand utilizada por los judíos durante el período del Segundo Templo. Es en su mayor parte lo mismo que la Torá judía, con la principal diferencia de que el Décimo Mandamiento Samaritano llama a la construcción de un altar y la realización de sacrificios en el Monte Gerizim. (Los samaritanos construyeron un templo a Dios en el Monte Gerizim en el siglo V AEC. Los samaritanos no consideran sagrado el Monte del Templo de Jerusalén).


Samaritanos participan en la tradicional ceremonia de sacrificio de Pascua, donde se sacrifican ovejas y cabras, en el Monte Gerizim, cerca de la ciudad de Nablus, en el norte de Cisjordania, el 29 de abril de 2018. (AFP)

En la Pascua, los samaritanos recrean literalmente el sacrificio bíblico sacrificando una gran cantidad de ovejas y cabras y quemándolas en fosas. Después de marcarse con la sangre de los animales, la comunidad come la carne con las manos junto con hierbas amargas, como está comandado.

Dado que los samaritanos, que están dirigidos por un sumo sacerdote en lugar de rabinos, evolucionaron por separado del judaísmo, tienen tradiciones distintas y diferentes interpretaciones de las leyes de la Torá. Por ejemplo, las mujeres samaritanas pasan sus períodos menstruales completamente separadas de los demás. Permanecen en una habitación designada, usan un baño separado y les traen comida en lugar de cocinar para otros.

Una mezuzá samaritana es una gran placa de piedra con una inscripción que se coloca sobre la puerta de entrada de una casa, en lugar de una caja pequeña y estrecha que contiene las escrituras pegadas al marco de la puerta. Las parejas samaritanas no se paran bajo un huppahat en su boda.


Inscripción dedicatoria de Delos, Grecia, que menciona a los ‘israelitas que adoran hacia Argarazein’, 150 AEC (Steven Fine)

“Cómo poner la Biblia en la vida cotidiana, en un contexto cotidiano, es algo con lo que todos luchan. Los samaritanos son un ejemplo sobre el que la gente puede reflexionar”, dijo Kloha.

La poderosa película de Alafi se centra en el tema más apremiante para los samaritanos – la supervivencia física. Todos están extremadamente preocupados, pero no se ponen de acuerdo en cómo asegurar no solo la supervivencia sino también el crecimiento. Es una situación dolorosa para un pueblo que afirma haber llegado a ser un millón.

Algunos están a favor de traer sangre nueva (literalmente, ya que solo hay cuatro linajes familiares entre los samaritanos) para ampliar el acervo genético y asegurarse de que cada miembro joven de la comunidad pueda casarse con alguien que elija.

Alafi dedica gran parte de la película a la relación entre un joven samaritano llamado Shadi y su nueva esposa ucraniana Natasha, quien intenta adaptarse a un nuevo entorno y a una forma de vida muy diferente.

“Actualmente hay 30 mujeres ucranianas que se han casado en la comunidad. Sin duda, esto la cambia, pero creo que es una situación en la que todos ganan, tanto para los hombres samaritanos como para las mujeres ucranianas”, dijo Alafi.

Otros se oponen firmemente a esta tendencia e insisten en continuar con la larga tradición del matrimonio intramatrimonial, a pesar de los evidentes riesgos genéticos.

La película muestra al historiador samaritano y emisario de la comunidad Benyamin Tzedeka tratando de convencer al sumo sacerdote y su esposa de que deberían considerar traer a Israel a un gran grupo de brasileños que han expresado un interés sincero en la religión y el estilo de vida samaritanos. Sugiere que podrían vivir separados de la comunidad hasta que hayan aprendido y probado su valía. El sumo sacerdote y su esposa no están entusiasmados con la idea.

Alafi, que pasó seis años filmando la película, dijo que deliberadamente no abordó temas como la forma en que los samaritanos podrían manejar temas modernos como la homosexualidad o el vegetarianismo. Tampoco se ocupó explícitamente de los peligros de la endogamia.


Jóvenes samaritanos en la Pascua. (Moshé Alafi)

“Estas son personas que viven en la línea de unión entre una civilización antigua y una mezcla de complicados problemas geopolíticos modernos. Creo que es mucho más interesante enfocarse en eso”, dijo el cineasta.

Kloha dijo que una parte importante de la exhibición en el Museo de la Biblia trata sobre cómo los cristianos, musulmanes y judíos han interactuado con los samaritanos a lo largo de la historia.

Las relaciones entre judíos y samaritanos fueron negativas durante miles de años y solo han mejorado relativamente recientemente. Alafi sugirió que esto se puede atribuir a la capacidad de entrar en contacto con sinceridad y aprecio con alguien «que soy yo pero no yo». Fine de la Universidad de Yeshiva cree que esta idea se puede aplicar de manera más amplia.

“A nivel social, es importante para el mundo judío – y para otros – tratar con personas que son muy similares a ellos y no odiarlos por ello. Los samaritanos son un lugar seguro para pensar en este desarrollo de habilidades. Necesitamos conectarnos con otras personas y grupos sobre lo que compartimos y acordamos, y poner nuestras diferencias en una caja”, dijo.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/film-projects-spotlight-on-israels-tiny-samaritan-community-fighting-for-its-future/