Ambicioso plan ve a Israel como el corazón de la cadena de suministro médico de Medio Oriente para EE. UU.

Un grupo religioso estadounidense lidera la «deslocalización» de los Acuerdos de Abraham para abrir una oficina regional de la FDA con apoyo bipartidista en Washington, pero las agencias sanitarias aún no han dado su respaldo público

Por Lazar Berman


Un cartel de la Administración de Alimentos y Medicamentos en Silver Spring, Maryland, el 10 de diciembre de 2020.
(Foto AP/Manuel Balce Ceneta)

Se está realizando un esfuerzo concertado para convertir a Israel en el centro de una posible cadena regional de suministro médico de EE. UU. que reduzca la dependencia estadounidense de China.

El corazón de la campaña es un impulso bipartidista en el Capitolio para ordenar y financiar la apertura de una oficina de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. en Israel, que ayudaría a las empresas dentro de Israel y los países árabes que lo reconocen a producir medicamentos y suministros médicos para el lucrativo mercado estadounidense.

La campaña está encabezada por la Asociación de Educación de EE. UU. – Israel, una pequeña organización religiosa sin fines de lucro con sede en Alabama.

Durante la última década, la USIEA ha llevado a altos líderes del Congreso a los asentamientos israelíes en Cisjordania, ha trabajado con los mismos legisladores para asegurar cientos de millones de dólares en fondos estadounidenses para el sistema antimisiles Cúpula de Hierro y ha desarrollado vínculos entre comunidades empresariales israelíes y palestinas.

Ahora está trabajando con legisladores de ambos lados del pasillo en la ambiciosa iniciativa de “near-shoring o deslocalización”. El término describe mover las cadenas de suministro de países distantes a aquellos que están más cerca de los EE. UU. – en este caso, tanto ideológica como geográficamente.

El esfuerzo, aunque ambicioso, tiene un atractivo bipartidista particular. Abordaría las preocupaciones de seguridad nacional estadounidense al reducir la dependencia estadounidense de China, una prioridad del Congreso republicano.


El senador Tommy Tuberville (republicano-Alabama) discutiendo la relación entre Estados Unidos e Israel con Heather Johnston, Ari Sacher y Amir Reichman después de que el director ejecutivo de Biondvax hiciera una presentación en la oficina del senador en Washington en 2021 (cortesía)

La dependencia excesiva de Estados Unidos de China para sus medicamentos era un problema incluso antes de la pandemia de COVID-19 en 2020.

El año anterior, la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad EE. UU. – China ordenada por el Congreso – establecida en 2000 – celebró una audiencia titulada “Explorando la creciente dependencia de EE. UU. en los productos farmacéuticos y biotecnológicos de China”.

“La seguridad sanitaria nacional y la seguridad nacional se ven amenazadas por la dependencia de EE. UU. de China para obtener miles de ingredientes y materias primas para fabricar nuestros medicamentos”, testificó Rosemary Gibson, autora de “China Rx: Exponiendo los riesgos de la dependencia de Estados Unidos de China para la medicina”.

Con el traslado de la producción de medicamentos e ingredientes clave de EE. UU. a China, el suministro podría convertirse en un arma contra EE. UU., advirtió Gibson.

También existen preocupaciones sobre la confiabilidad de los estándares regulatorios chinos. “Como resultado de la dependencia de EE. UU. del suministro chino y la falta de una regulación efectiva de salud y seguridad de los productores chinos, el público estadounidense, incluidas sus fuerzas armadas, corre el riesgo de exposición a medicamentos contaminados y peligrosos”, se lee en un informe ESRC de EE. UU. y China de 2019.


Un trabajador de la salud chino (izquierda) con un traje protector toma una muestra con hisopo de un residente de Dalian para detectar el coronavirus, mientras la ciudad lleva a cabo un programa de pruebas masivas luego de que se encontraran nuevos casos confirmados, en la provincia nororiental china de Liaoning, el 23 de diciembre de 2020 (Corredor/AFP)

La pandemia de COVID-19 y la interrupción de las cadenas de suministro globales recalcaron cuán dependiente es EE. UU. de China para todo, desde mascarillas quirúrgicas hasta semiconductores.

“Esas son líneas de suministro muy precarias y tenues”, dijo por teléfono a The Times of Israel Peter Pitts, ex comisionado asociado de la FDA, “Tenemos que ser capaces de proteger nuestro suministro de productos médicos necesarios a los Estados Unidos. Y teóricamente, al trabajar con Israel, por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos, Marruecos o Bahréin, podemos trasladar parte de la fabricación de estos productos médicos esenciales fuera de China; por ejemplo, hacer que se fabriquen en países más amigos de Estados Unidos”.

La FDA, que vela por la seguridad de los medicamentos, dispositivos médicos, productos biológicos y alimentos vendidos en EE. UU., abrió una oficina en Jordania en 2011 pero la cerró sin explicación en 2013. Actualmente tiene oficinas internacionales en Europa, India, América Latina, y, por supuesto, China, pero ninguno en el Medio Oriente o el norte de África.

En el lado demócrata del pasillo, la campaña encaja con las prioridades del presidente Joe Biden.

En septiembre, emitió una orden ejecutiva en la que pedía al Departamento de Estado de EE. UU. y otras agencias federales que “se junten con socios internacionales como parte de sus misiones deben… alentar la cooperación regulatoria y la adopción de las mejores prácticas para evaluar y promover productos innovadores”.

La orden ejecutiva de Biden de septiembre fue parte de una ola de leyes que apuntaban a la dependencia estadounidense de la biotecnología y los medicamentos de China, algunas de las cuales consideraban explícitamente a Israel como un componente clave de una alternativa a China. En mayo de 2020, durante las primeras etapas de la pandemia, el senador republicano Ted Cruz y su homólogo demócrata Chris Coons presentaron la Ley de expansión de las asociaciones médicas con Israel para disminuir la dependencia de China.


El ex comisionado adjunto de la FDA, Peter Pitts (cortesía)

“Nuestra dependencia de China para medicamentos y tratamientos que salvan vidas es profundamente problemática”, dijo Cruz en un comunicado. “Al expandir las asociaciones con Israel – un aliado y líder mundial en medicina – para desarrollar tratamientos contra el coronavirus, esta legislación tiene sentido común para enfrentar esa amenaza”.

La legislación encontró su camino en la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2021, autorizando $ 4 millones para la investigación conjunta de ciencias de la vida entre los EE. UU. e Israel.

La apertura de una oficina de la FDA en Israel, con una posible oficina satélite en los Emiratos Árabes Unidos, también estrecharía los lazos entre los países del Acuerdo de Abraham.

“Lo que queremos hacer en Estados Unidos es ayudar a promover la filosofía de los Acuerdos de Abraham, que es construir relaciones, relaciones personales y, por supuesto, relaciones comerciales entre los países participantes”, explicó Pitts. “Y una forma de hacerlo es hacer de esos países un centro para el desarrollo y la fabricación biofarmacéuticos”.


Ilustrativo: Trabajadores israelíes empacan fármacos en una línea de producción en una fábrica de Teva en Jerusalén el 5 de julio de 2007. (Olivier Fitoussi /Flash90)

Los «funcionarios de alto rango en los comités relevantes» en el Congreso están trabajando arduamente para convertir la visión en legislación, según la directora ejecutiva de USIEA, Heather Johnston.

El 21 de septiembre, a pedido del liderazgo senior del Comité de Comercio y Energía de la Cámara, la USIEA presentó un libro blanco que explica la necesidad de una oficina regional de la FDA.

En mayo, un grupo bipartidista de congresistas, incluido el demócrata de California Lou Correa del Comité de Seguridad Nacional y el republicano Neal Dunn del Comité de Energía y Comercio, visitaron Israel para explorar el tema en un viaje financiado por USIEA. Se reunieron con el entonces primer ministro Naftali Bennett, el líder de la oposición y ahora presunto primer ministro entrante Benjamin Netanyahu, el ministro de Defensa Benny Gantz y el embajador de EE. UU. Tom Nides, así como con Amir Reichman, director ejecutivo de BiondVax Pharmaceuticals, con sede en Jerusalén.


Una delegación del Congreso de USIEA se reúne con el entonces líder de la oposición, Benjamin Netanyahu, mayo de 2022 (cortesía de USIEA)

“Nunca miro a Israel o partes del Medio Oriente como algo lejano”, dijo Correa a The Times of Israel en mayo. “Los veo como parte estratégica de la economía estadounidense, parte de nuestro futuro. Así que Israel puede y debe ser parte de esto… Pero no olvide que hay otros países en esta área que pueden ser parte de un milagro de fabricación”.

Línea telefónica u oficina

A pesar del apoyo de los legisladores estadounidenses, no todos los partidos relevantes han expresado su apoyo abierto a la idea.

La FDA preferiría abrir una línea telefónica exclusiva para las empresas de Oriente Medio, según fuentes que han discutido el asunto con funcionarios de la agencia.

Una portavoz de la FDA no comentó sobre ningún esfuerzo específico en el Medio Oriente, y solo dijo que la agencia “revisa periódicamente las ubicaciones de sus oficinas en el extranjero y considera si se justifican oficinas adicionales”.

“Si la FDA determinara la necesidad de una oficina u oficinas adicionales, consultaría con los departamentos de Salud y Servicios Humanos y del Estado”, continuó. “Normalmente, el gobierno del país anfitrión también necesita aprobar la oficina. Este proceso puede ser largo”.

La FDA aún no ve la necesidad de abrir una oficina en Israel, explicaron fuentes que están en contacto con funcionarios de la agencia.


La Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, a la izquierda, escucha mientras el Comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos, Robert Califf, testifica virtualmente durante una audiencia del Comité Senatorial de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones para examinar una actualización sobre la respuesta federal en curso al COVID-19, jueves 16 de junio de 2022, en Capitol Hill en Washington.
(AP/Manuel Balce Cenata)

Un portavoz de Netanyahu se negó a comentar sobre la posición del líder del Likud sobre la iniciativa antes de que asuma el cargo. Netanyahu tenía la tarea de formar un gobierno el domingo.

Las conversaciones sobre el asunto entre los países comenzaron en el mandato anterior de Netanyahu como primer ministro, por lo que hay motivos para creer que respaldaría el esfuerzo.

Asher Salmon, jefe de Relaciones Internacionales del Ministerio de Salud y una figura clave para determinar la postura de su oficina, dijo a The Times of Israel el martes que la postura del ministerio sobre el proyecto es que “están buscando vínculos más estrechos entre Israel y la FDA en cualquier área que contribuya a los intereses israelíes”.


Asher Salmon, alto funcionario del Ministerio de Salud, testifica ante el parlamento el lunes 15 de febrero de 2021 (captura de pantalla)

“No estamos seguros de cuál es la estructura adecuada, si abrir una oficina en Israel mejorará o no la situación”, explicó. “Estamos abiertos a discusiones sobre cómo se debe abrir una oficina, si es necesario abrir una oficina, qué debe contener para que sea efectivo”.

Al mismo tiempo, enfatizó que esta oficina de la FDA, de abrirse, sería única. “Otras oficinas de la FDA en todo el mundo se ocupan de la regulación de alimentos o la regulación de la producción de medicamentos. Esas dos cosas no son relevantes para nosotros. Estamos hablando de un tipo de oficina totalmente nuevo, que se ocupa de acelerar los procesos de ensayos clínicos”.

Más rápido y más eficiente

Los principales actores de la industria biofarmacéutica de Israel, por otro lado, son entusiastas patrocinadores del proyecto.

Abrir una oficina de la FDA en Israel tendría un «gran impacto», dijo Jon Medved, director ejecutivo de OurCrowd, una plataforma de financiación colectiva israelí que lanzó un Fondo de Equidad en Salud Global de $200 millones con la Organización Mundial de la Salud, centrado en tecnologías innovadoras con el potencial de mejorar la asistencia sanitaria en todo el mundo.

“Las empresas israelíes tienen varios problemas cuando van al mercado con productos o servicios médicos”, continuó. “Lo más importante es el régimen regulatorio. No es nada fácil para las empresas israelíes pasar por este proceso. Muchos de ellos no tienen la experiencia. Están lejos. Por lo tanto, esto es estratégico”.


El director ejecutivo de la Fundación OMS, Anil Soni, con el fundador y director ejecutivo de OurCrowd, Jon Medved, septiembre de 2022.
(Aurelio Di Muzio)

La FDA tiene una “estructura bizantina muy arcana”, lamentó Pitts.

“[Abrir una oficina] puede brindarles un consejo bueno, sólido, sobre el terreno y en tiempo real en lugar de tener que recurrir a un consultor de Washington DC para hacer las cosas por teléfono con las diferencias [horarias]”, continuó.

También mostraría a los inversionistas internacionales que Washington se toma en serio trabajar con compañías israelíes para llevar sus productos a los EE. UU., por mucho, el mercado farmacéutico más grande del mundo.

La oficina «ayudará a la FDA a avanzar mucho más rápido en la comprensión y regulación de nuevos campos en la convergencia de la tecnología y la biología», ofreció Yair Schindel, socio gerente de aMoon, un fondo de inversión en tecnología de la salud israelí. “También ayudará a Israel a generar más innovación en tecnología de la salud y movilizar estas innovaciones en el mercado estadounidense de manera más rápida y eficiente”.

Schindel ha informado a varios miembros del Congreso de EE. UU. a través de Zoom sobre la importancia del proyecto.


El Dr. Yair Schindel, cofundador y socio gerente de aMoon Partners en la Cumbre aMoon, Neve Ilan, Jerusalén, 13 de mayo de 2019 (Fabian Koldorff)(Fabian Koldorff)

El proceso regional de desarrollo de medicamentos comenzaría con la investigación y el desarrollo israelíes, dijo el empresario de atención médica israelí Morris Laster.

“La innovación luego pasa a ensayos clínicos avanzados, ya sea en Marruecos, Egipto o los Acuerdos de los Emiratos Árabes Unidos, y luego básicamente se fabrica”, dijo Laster. “Ahora, si la FDA se suma a la regulación de los EAU, básicamente también tiene acceso al Primer Mundo”.

“¿Puede Egipto producir agujas? Sí”, dijo Reichman. “¿Pueden producir vidrio y viales a bajo costo y competir con China? Por supuesto. Así podemos dar roles a cada uno de los aliados, dar trabajo, dar prosperidad y asegurar la cadena de suministro. Pero tenemos que hacerlo con cuidado”.

El proyecto de proximidad tendría beneficios geopolíticos adicionales para EE. UU., argumentó Reichman. China y Rusia han estado haciendo avances en la región del Golfo Pérsico y en otras partes del Medio Oriente en el desarrollo e infraestructura de fármacos.


El puerto de Haifa con barcos ancla, grúas y contenedores de carga.
(MagioreStock a través de iStock de Getty Images)

“Puede bloquear el acceso de las empresas rusas y chinas a esta área”, dijo. “La atención médica y la infraestructura son los lazos con la gente y la influencia”.

El destino de la iniciativa de proximidad está ahora en manos del Congreso, que podría financiar una oficina de la FDA en un proyecto de ley de asignaciones de 2023 después de las elecciones intermedias del 8 de noviembre.

El apoyo del próximo gobierno de Israel también será un factor clave en el avance del esfuerzo.

“Puede ser una propuesta única mediante la cual ayudamos a promover la paz en el Medio Oriente”, argumentó Pitts. “Ayudamos a proteger el suministro de productos médicos esenciales de Estados Unidos a través de la presencia física de la FDA en la región”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/ambitious-plan-sees-israel-as-heart-of-middle-east-medical-supply-chain-for-us/