Caminando feliz bajo el sol: la fábrica de sandalias Shoresh pasa a 100 % de energía solar

La compañía dice que creó su propia mini-red con paneles solares en todas partes y cambió su flota a totalmente eléctrica, mientras otras empresas también buscan formas de llegar a cero emisiones netas de carbono.

Por Sue Surkes


Yoram ‘Yoki’ Gill, fundador y presidente de Shoresh/Source Sandals, da la bienvenida a la ministra de Energía, Karine Elharrar, y a los dignatarios en la planta de producción en Tirat Carmel, en el norte de Israel, el 22 de septiembre de 2022.
(Liron Cohen Aviv, para Shoresh/Source)

Shoresh, fabricante de unas amadas sandalias locales que son de rigor para los excursionistas posteriores al ejército, se ha convertido en la primera empresa de fabricación en el país, y una de las primeras en el mundo, en desconectarse de la red y volverse totalmente dependiente de su propia energía solar.

La ministra de Energía, Karine Elharrar, describió el paso a la sustentabilidad como “pionero en el pleno sentido de la palabra”, cuando visitó la fábrica de 8.000 metros cuadrados (86.000 pies cuadrados) de Shoresh en el norte de Israel en septiembre.

El director de la compañía, Yoram Gill, conocido como Yoki, dijo en una conferencia sobre soluciones climáticas el miércoles que el modelo de micro-red desarrollado en la fábrica sentó un ejemplo para que las pequeñas y medianas empresas hicieran la transición a cero emisiones en solo tres años.

Fundada por Gill y su esposa Daniella cuando eran jóvenes excursionistas en 1989, la firma distintiva de sandalias en un bolso, conocida internacionalmente como Source, ahora tiene ingresos anuales de NIS 250 millones ($ 71,3 millones) y emplea a 300 personas en su fábrica de Tirat Carmel.

Según Gill, la fábrica consumía un millón de kilovatios hora de electricidad cada año. (Un kilovatio hora es la cantidad de energía que se usa cuando un electrodoméstico de 1000 vatios funciona durante una hora). Los vehículos de la compañía usaban 30 000 litros (casi 8000 galones) de gasolina al año y 150 toneladas de desechos se enviaban cada año a los vertederos.

Todo esto generaba casi un millón de kilogramos de gases que causan el calentamiento global, dijo Gill, y le costaba a la compañía más de 1 millón de NIS ($285,000) al año.

En colaboración con el Centro Heschel para la Sostenibilidad y la oficina del Científico Jefe del Ministerio de Energía, que proporcionó la mitad de los fondos, Shoresh se convirtió a un modelo de micro-red – una red eléctrica a pequeña escala que funciona de forma independiente.

La empresa instaló paneles solares fotovoltaicos en todas las superficies posibles y compró baterías solares para proporcionar energía cuando el sol no brilla.


Yoram ‘Yoki’ Gill, fundador y presidente de Shoresh/Source, la primera empresa fuera de la red en Israel alimentada totalmente por el sol, en un evento al que asistieron la ministra de Energía, Karine Elharrar, y miembros actuales y anteriores del parlamento, en la fábrica de Tirat Carmel, norte de Israel, el 22 de septiembre de 2022. (Liron Cohen Avivs para Shoresh/Source)

Reemplazó todos los vehículos de la empresa por eléctricos e instaló estaciones de carga con energía solar.

Y se aseguró de que los residuos se separen en origen y que en la medida de lo posible se envían a reciclar.

Lo que no se pueda reciclar debe ser molido y almacenado con la esperanza de que la empresa obtenga el permiso para una instalación de gasificación de desechos en el sitio.


Yoram ‘Yoki’ Gill, fundador y presidente de Shoresh/Source Sandals, da la bienvenida a la ministra de Energía, Karine Elharrar, y a los dignatarios en la planta de producción en Tirat Carmel, en el norte de Israel, el 22 de septiembre de 2022.
(Liron Cohen Aviv, para Shoresh/Source)

La gasificación es un proceso químico en el que la basura se calienta en un ambiente con poco oxígeno para descomponerla en un gas llamado gas de síntesis. Gill quiere usar esto para generar electricidad durante el invierno.

La fábrica también monitorea el uso de energía para mantenerlo al mínimo.

“Nuestras emisiones se han reducido del 100 al cero por ciento y hemos ahorrado mucho dinero”, dijo Gill en la conferencia, que marcó el lanzamiento de Zero Hour (Hora Cero) por parte del Ministerio de Protección Ambiental, que dice ayudará a las empresas a planificar e implementar estrategias para llegar a cero emisiones netas de carbono.

El cero neto se refiere a una situación en la que un país o una empresa reduce sus emisiones de carbono tanto como sea posible y compensa lo que emite. Esto se puede hacer invirtiendo en proyectos que reduzcan las emisiones o que secuestren (absorban) el dióxido de carbono del aire y lo utilicen en la industria o lo conviertan en una forma que pueda permanecer enterrado durante mucho tiempo.

Adam Ajzensztejn, director de medio ambiente y sustentabilidad de Teva Pharmaceuticals, dijo que su compañía decidió hace dos años poner más énfasis en la acción climática y la resiliencia al cambio climático.

Como parte de esto, se convirtió en la primera empresa de Israel en establecer objetivos basados ​​en la ciencia para reducir las emisiones de carbono, dijo Ajzensztejn. Las emisiones dentro de sus plantas y de sus proveedores de energía se reducirán en un 25 % para 2025 y en un 46 % para 2030, en comparación con la línea base de 2019. Las emisiones de su cadena de suministro se reducirán en un 25% para 2030 en comparación con 2020.


Camiones frente al Centro Logístico Farmacéutico de Teva en la ciudad de Shoham, Israel, el 16 de octubre de 2013.
(Dan Balilty/AP)

La compañía también ha alineado sus informes sobre cuestiones ambientales, sociales y de gobierno con el Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera. Encabezado por el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, y presidido por Michael Bloomberg, establece los tipos de información que las empresas deben divulgar con respecto a su exposición al riesgo relacionado con el cambio climático.

“ESG (Ambiental, Social y Gobernanza por sus siglas en inglés) y el cambio climático ya no están al margen”, dijo Ajzensztejn. “Es una actividad crítica para el negocio y es importante simplemente comenzar. Verá que es mucho más fácil de lo que piensa y Hora Cero ayudará a las empresas a empezar”.

El Centro Dizengoff, galardonado con un Globo Verde en 2015 por Life and Environment, la organización coordinadora de las organizaciones verdes sin fines de lucro de Israel, estuvo representado por Dan Pilz, copropietario y codirector ejecutivo. El centro, que abrió en Tel Aviv en 1977, fue el primer centro comercial de Israel y es el más sostenible en la actualidad, según Pilz.


Dan Pilz, copropietario y codirector ejecutivo del centro comercial Dizengoff Center en Tel Aviv.
(Guy Hamoy, para el Centro Dizengoff)

La empresa redujo sus emisiones de gases de calentamiento global de 7274 toneladas en 2014 a 2591 en 2021, y apunta a convertirse en cero neto para 2028, dijo Pilz. Entre los pasos que ya ha tomado están el reemplazo de todos los equipos eléctricos antiguos, el cambio a gas natural y el compostaje de media tonelada de desechos orgánicos en el sitio todos los días.

La energía solar permitirá que el centro comercial alcance el cero neto, continuó, y agregó que las emisiones se estaban compensando con la siembra de árboles – 13,000 hasta la fecha. Los árboles absorben dióxido de carbono cuando hacen la fotosíntesis.

Reducir las emisiones le estaba ahorrando al Centro Dizengoff NIS 1,5 millones ($ 430,000) al año, dijo Pilz. “No se trata de abrazar árboles. Es un negocio.»


Una guía explica cómo se pueden sembrar cultivos hidropónicamente (en agua, sin tierra) en el techo del centro comercial Dizengoff Center en Tel Aviv. (Parque Central, Centro Dizengoff)

Mientras tanto, la Compañía Nacional de Infraestructura de Transporte del estado, conocida como Netivei Israel en hebreo, completó la etapa de licitación para usar la tierra en y alrededor de tres intercambiadores de carreteras para paneles solares, según Adi Gamliel, director de desarrollo sostenible y ESG de la compañía, y presidente del Foro para Directores ESG de Sostenibilidad en Empresas Gubernamentales en Israel.

El primero se construirá en Gedera, en el centro de Israel, y le seguirán otros dos, en Beit Kama en el sur y Yagur en el norte.


Impresión del arquitecto que muestra cómo la tierra en y alrededor de un gran cruce en Gedera, en el centro de Israel, se utilizará para paneles solares.
(Netivei Israel)

Netivei Israel también ha probado la integración de caucho molido de neumáticos viejos en el asfalto en dos carreteras en el área de Hadera en el centro de Israel. Gamliel dijo que después de un invierno y un verano, la superficie mejorada con caucho demostró ser más elástica y más resistente a las temperaturas extremas que el asfalto normal. Se necesitaría repavimentar a intervalos más largos, lo que ayudaría a reducir los costos de mantenimiento, agregó.

Sin estándares de caminos verdes en Israel, la compañía adoptó uno estadounidense para construir el primer camino verde acreditado del país, la Ruta 77 de Tel Kashish a Ramat Yishai en el norte de Israel, continuó Gamliel.

Gamliel le dijo a The Times of Israel que estaba trabajando con el Ministerio de Protección Ambiental para desarrollar un estándar israelí para caminos verdes.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/walking-on-sunshine-shoresh-sandals-factory-converts-to-100-solar-energy/