Los enormes y coloridos murales de un artista israelí dan vida a los edificios de la ciudad

Moti Shemesh usa patrones grandes y audaces para transformar espacios públicos en todo el país que de otro modo serían poco inspiradores

Por Danielle Nagler


Un mural en el asilo de ancianos Neve Raya en Petah Tikva: producido por Moti Shemesh, Shira Ariel, Marina Gontcharov, Sarit Shay, On Meir, octubre de 2022 (cortesía de Moti Shemesh/
Instituto de Aerografía de Israel)


Calle Macabim en Petah Tikva, diseñada por Moti Shemesh, ejecutada por Moti Shemesh con Noam Shemesh, Shira Ariel, Marina Gontcharov, Sarit Shay, octubre de 2022 (cortesía de Moti Shemesh/Israel Airbrush Center)


Calle Histadrut, Petah Tikva, diseñado por Motti Shemesh con Marina Gontcharov.
Shira Ariel, octubre de 2022 (cortesía de Moti Shemesh/Israel Airbrush Center)


Calle Histadrut, Petah Tikva, pintada por Moti Shemesh, Marina Gontcharov, Shira Ariel, Noam Ben Moshe, octubre de 2022 (cortesía de Moti Shemesh/Centro de aerografía israelí)

El artista israelí Moti Shemesh comenzó a pintar y dibujar en las paredes a los 11 años. Hoy, pasa gran parte de su tiempo usando edificios antiguos de todo Israel como lienzo y dándoles una nueva vida con sus diseños.

Los murales de Shemesh se consideran una forma alternativa de renovación urbana, que el gobierno ha reconocido como popular y necesaria en Israel, ya que los municipios de todo el país se enfrentan al envejecimiento de los centros urbanos y la demanda de más viviendas.

Los murales como forma de arte visual pueden transformar espacios públicos y privados. Shemesh dice que los centros de las ciudades en Israel a menudo pueden parecer grises o beige, y los propietarios de edificios y los municipios le encargan que use su talento para dar nueva vida a áreas que parecen descuidadas y poco inspiradoras. A menudo, estas áreas tienen poca estética, como resultado de auges de construcción anteriores donde prevaleció la función y se establecieron edificios residenciales rectangulares a escala para acomodar oleadas de nuevos inmigrantes.

Los murales, dijo a The Times of Israel en una entrevista reciente, pueden dar una sensación de lugar en las zonas urbanas.

“Los murales influyen en la atmósfera”, dijo Shemesh. “Cambian el entorno del edificio. A veces, mi trabajo es visto por decenas de miles de personas cada día cuando pasan. De vez en cuando, un automóvil se detiene mientras estoy trabajando en algo y el conductor me dice cuánto le gusta. O después de que he terminado un trabajo, la gente se pone en contacto para darme las gracias – me hace muy feliz”.

“Estos proyectos artísticos en el espacio público aportan renovación urbana, mejoran la ciudad y tienen una influencia positiva en los residentes y visitantes. El objetivo principal es dar vida al arte y al color, para todos”, explicó.


Edificios residenciales cerca del cruce de Sirkin en Petah Tikva, pintados por Moti Shemesh, Shira Ariel, Marina Gontcharov.
Octubre de 2022 (Moti Shemesh/Centro de aerografía israelí)

También cree que lo que ofrece es una «renovación urbana a precio reducido» en un momento en que dar vida e identidad a los centros urbanos más antiguos es una prioridad importante para los municipios.

Shemesh dijo que se sintió atraído por los murales a una edad temprana por inspiración.

“Era bajo de niño, y cuando me paraba contra la pared era como si fuera superior a mí. Yo no quería eso. Cuando dibujas en papel, está quieto. Cuando dibujas en una pared, es una declaración, tiene vida – es realmente diferente”, dijo Shemesh.

Conocido por sus patrones grandes y audaces, Shemesh ha estado creando murales en todo el país durante más de 30 años. Ha trabajado para clientes públicos y comerciales, incluidos Coca-Cola, Bezeq, cerveza Goldstar, parques de diversiones, restaurantes, casas particulares, campos deportivos y múltiples municipios y dueños de negocios.

Shemesh, residente de Rosh Ha’ayin, dijo que se basa en un gran grupo de inspiraciones y que le gusta especialmente traer las flores y la naturaleza de regreso a los centros de concreto seco de muchas ciudades israelíes.

El proceso general de creación de un mural puede ser largo y complicado, dijo. El factor más importante es “comprender el presupuesto con el que estamos trabajando y luego la forma y las características individuales del edificio [como] ventanas, árboles plantados cerca, todos los elementos que tendrán que combinarse con un mural final.»

El proceso creativo considera “lo que es correcto para esta zona o para las personas que viven o pasarán por aquí”, dijo.

“Para un espacio habitable, quiero que el diseño aporte calma y alegría. En un espacio industrial, puede haber más movimiento y energía. Otro de mis parámetros importantes es si a la gente le gustará el trabajo. Cuando puedo, les pregunto en la etapa de diseño, hablando con los clientes o usando las redes sociales para comunicarme con ellos”, explicó.


Un mural pintado en el exterior del asilo de ancianos Neve Raya en Petah Tikva, septiembre de 2022 (cortesía de Moti Shemesh e Instituto de Aerografía de Israel)

La etapa de preparación consiste en crear una cuadrícula para trazar el diseño de cada cuadrado de espacio. En una superficie grande, Shemesh y sus colegas usarán una pistola rociadora para pintar, aprovechando una herramienta que puede cubrir una superficie mucho más rápido que un aerógrafo. Se pueden usar brochas y rodillos en partes particulares del mural, pero la pistola rociadora usa menos pintura y no deja pinceladas, dijo Shemesh.

En cuanto a la entrega, Shemesh dice que es posible colgar un diseño en una pared en dos días. Pero un diseño y una construcción más complejos – como el trabajo que hizo en un asilo de ancianos en Petah Tikva – lleva mucho más tiempo. Ese trabajo tomó alrededor de cinco meses, dijo.

Shemesh dijo que a diferencia del grafiti, que transmite una declaración o expresión del artista, sus murales se dirigen a un público identificado para transformar o mejorar su entorno. Su expresión artística es parte del trabajo, pero el resultado final está impulsado por las necesidades de una comunidad determinada.

En los últimos años, Shemesh estableció el Centro de Aerografía de Israel junto con su socio Hay-li Shemesh.

La organización se creó para ayudar a otros artistas a desarrollar las habilidades necesarias para este tipo de trabajo y construir una comunidad creativa donde los miembros se inspiren unos a otros y trabajen juntos en diferentes proyectos.


El artista Moti Shemesh trabaja en el mural de una escuela en Petah Tikva que rinde homenaje al difunto músico israelí Arik Einstein.
(Cortesía de Moti Shemesh e Instituto de Aerografía de Israel)

Shemesh espera trabajar en proyectos más grandes, como tomar un grupo completo de edificios y transformarlos simultáneamente para reenfocar la sensación de toda el área.

Su gran visión es “un museo abierto en todo Israel”.

“Quiero que otros 100.000 turistas de todo el mundo visiten Israel cada año para ver mi arte… Quiero a través de mi arte conectar a personas de diferentes comunidades. Tengo un sueño de paz y creo que el arte – mi arte – puede desempeñar un papel en eso”, dijo Shemesh.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/israeli-artists-vast-colorful-murals-bring-city-buildings-to-life/