El nuevo “plástico” que en realidad está hecho de madera

Una startup israelí convierte los desechos de los aserraderos en un material súper resistente

Por Ariel Grossman, NoCamels


Daika toma desechos de madera de los aserraderos que de otro modo serían incineradas y crea un material que se puede moldear en una variedad de objetos domésticos. Deposit Photos

Los desechos de madera se moldean literalmente como masilla para crear una variedad de productos para el hogar.

Es una alternativa saludable al MDF (por sus siglas en inglés de tableros de fibra de densidad media), la mezcla de fibras de madera, resinas tóxicas y cera que se usa para crear productos de madera baratos – como los aparadores y escritorios que vende IKEA.

Daika Wood, la empresa israelí detrás de la innovación, utiliza un proceso especial para mezclar los desechos de madera de los aserraderos con agua y otros ingredientes naturales como la celulosa y la lignina, el material que hace que la madera sea un material rígido.

El material totalmente natural ya se está utilizando para crear tableros de mesa y revestimientos de paredes para la empresa de muebles de oficina Steelcase, así como mangos de destornilladores para Stanley Black & Decker, la empresa de herramientas más grande del mundo. Y las posibilidades son infinitas


Daika ha creado mangos para destornilladores para Stanley Black & Decker, la empresa de herramientas más grande del mundo.
Cortesía

«Esta es una oportunidad para que las empresas ofrezcan a sus consumidores algo que sea natural y que se vea y se sienta como material real», dice el Dr. Michael Layani, cofundador y director ejecutivo de Daika.

“En general, los consumidores están gravitando hacia productos más naturales.

“Solo tomamos ingredientes naturales, nada proveniente de la industria del petróleo. Nuestro material es como el plástico – puede fluir y moldearse en diferentes formas. Una vez que endurece obtienes propiedades físicas que pueden competir con los materiales existentes en el mercado.

“Tomamos desechos de madera que se muelen en harina y usamos agua y otros ingredientes naturales, y lo que obtenemos es algo así como plastilina”, le dijo a NoCamels. “Puedes darle forma, y luego se endurece y se vuelve muy rígido.

“Con Daika, es lo mejor de ambos mundos. Puede moldearlo para que tenga cualquier forma, como el plástico, y el resultado final sigue teniendo las mismas propiedades que un objeto totalmente de madera”.


Daika puede usar desechos de madera de diferentes tipos de árboles para crear una variedad de patrones.
Cortesía

La compañía fue fundada a través de la empresa de transferencia de tecnología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Yissum, después de que los investigadores allí, incluido el estudiante de doctorado Doron Kam, crearan una «tinta» para impresoras 3D a partir de derivados de madera orgánica. A medida que se seca, se deforma en un diseño establecido por los científicos de antemano.

En la naturaleza, las plantas y algunos animales pueden alterar sus propias formas o texturas. Incluso después de que se corta un árbol, su madera puede cambiar de forma a medida que se seca. Se encoge de manera desigual y se deforma debido a las variaciones en la orientación de las fibras dentro de la madera.

En los últimos años, los científicos han comenzado a imprimir láminas planas que podrían adoptar formas tridimensionales después de un cambio en la temperatura, el pH o el contenido de humedad. Pero estas láminas que se transforman a sí mismas estaban hechas de materiales sintéticos como geles. Kam y los otros investigadores querían volver a las raíces de este concepto y hacerlo con madera.

Layani, junto con los cofundadores, el profesor Shlomo Magdassi y el profesor Oded Shosayov, obtuvieron la licencia de la formulación básica y la adecuaron para adaptarse a los procesos de fabricación en masa.


Daika se originó a partir de una investigación realizada en la Universidad Hebrea, donde científicos lograron crear tinta de impresora de madera 3D que crea formas predeterminadas.
Cortesía de Doron Kam

Eventualmente, Daika quiere expandirse a otros productos como electrónica de consumo y juguetes, pero mientras tanto ha encontrado un beneficio social para su tecnología.

En Michigan, EE. UU., Daika se asoció con Goodwill, la organización sin fines de lucro que brinda capacitación y oportunidades laborales. Alrededor del 20 por ciento de sus donaciones en tiendas de segunda mano son muebles, la gran mayoría de los cuales no se vende. Daika usa la madera para hacer marcos de cuadros en un esquema que da trabajo a los desempleados.

Layani dice que hay miles de millones de toneladas de desechos de madera de fuentes agrícolas, municipales e industriales – y la única solución actualmente es quemarlos.


Un parlante y un marco para fotos hechos con el proceso único de Daika.
Cortesía

Pero esta opción no existirá por mucho más tiempo. La UE está limitando los subsidios para la quema de madera como combustible, y bajo su sistema de comercio de emisiones, las empresas serán multadas por exceder los límites establecidos de contaminantes.

Y 12 estados de los EE. UU., incluidos California y Nueva York, también tienen esquemas de fijación de precios del carbono que pueden limitar la capacidad de las empresas para quemar desechos de madera.

La madera también se está volviendo cada vez más cara. Los precios fluctúan más que otros productos, generalmente porque las reparaciones y remodelaciones del hogar son actividades altamente cíclicas.

Y es un recurso escaso, con una demanda que aumenta más rápido que la oferta. A medida que crece la población mundial, más personas se mudan a las áreas urbanas y hay menos tierra disponible para la siembra de bosques.


Paneles de pared de madera, creados con residuos de madera de aserraderos. Cortesía

Es por eso que la mayoría de las empresas utilizan MDF, un producto de madera de ingeniería que generalmente se une con formaldehído, que se sabe que agrava las alergias, el asma y causa otras enfermedades respiratorias.

El MDF tampoco es fuerte ni duradero como los muebles de madera maciza, se mancha con facilidad y se debilita rápidamente por el calor, la humedad, el uso y la exposición al agua. No es resistente al agua y puede hincharse cuando se expone a ella.

“Si observa todos estos problemas, no tiene una solución que sea 100 % natural, competitiva en costos y aplicable a los procesos de fabricación en masa”, dice Layani.

“Y esto es exactamente lo que estamos aquí para ofrecer a los fabricantes en masa. No necesitan reinventar la rueda – pueden utilizar la maquinaria y los procesos existentes”.

Daika se centra principalmente en el ahorro de residuos de madera industrial de los aserraderos. Cuando estas instalaciones talan árboles para hacer bloques de madera en bruto, se crean millones de desechos de madera que se desperdician.


Daika puede crear productos de madera en diferentes colores y patrones, incluidos marcos para cuadros.
Cortesía

“No existe una solución real para estas enormes cantidades de desechos de madera”, dice Layani. “Hoy, estás bebiendo de una botella de plástico y sabes que puedes ponerla en un contenedor específico, y tiene una solución para ser reciclada y convertida en un producto diferente”.

Daika actualmente obtiene sus desechos de madera de asociaciones con aserraderos en Suecia, Finlandia y Michigan, EE. UU. Hay decenas de miles de aserraderos en todo el mundo y todos producen grandes cantidades de desechos de madera.

«Estamos aquí para decirles, ‘escuchen, en lugar de quemarlo, únanse a nosotros y obtengan una solución circular real'».

La mayoría de las empresas que intentan abordar los residuos de madera solo pueden combinar productos de plástico con pequeñas cantidades de residuos de madera. La otra alternativa existente es utilizar otros flujos de desechos naturales para crear productos de consumo, como hongos y micelio.

“Pero es un proceso muy lento y de largo plazo que requiere equipos complicados para obtener el producto final. Y el resultado final no se parece en nada a lo que hacemos”.

“No estamos tratando de reemplazar completamente el plástico – tiene sus propios beneficios, como las aplicaciones de agua”, dice Layani. “Hay espacio para ambas aplicaciones, pero estamos ofreciendo otro conjunto de productos que pueden ser sostenibles, pueden tener un atractivo estético y reciclarse por completo”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: NoCamels
https://nocamels.com/2022/11/the-new-plastic-thats-actually-made-from-wood/