EN UN LUGAR AISLADO: El tesoro del mosaico de Ein Gedi

Estos asombrosos mosaicos permanecen en perfecto estado y dan testimonio de la riqueza de la comunidad judía.

Por Nosson Shulman, guía turístico autorizado


Los mosaicos de la sinagoga de Ein Gedi todavía están en perfecto estado. (Shutterstock)

“El rey David ascendió y habitó en las fortalezas de Ein Gedi”. (1 Samuel 1: 24)

El Oasis de Ein Gedi, un sitio mencionado muchas veces en la Biblia, es uno de los sitios más visitados de Israel.

Si ha estado en Israel, probablemente haya caminado por las rocas del desierto, nadado en sus manantiales durante todo el año y visto cómo familias de íbices (antílopes) se cruzan en su camino sin previo aviso.

Sin embargo, hoy nos aventuraremos a los lugares más aislados y exploraremos uno de los sitios menos conocidos de Ein Gedi: la antigua sinagoga talmúdica.

La sinagoga de la época romana/bizantina recién se descubrió en 1965, cuando los trabajadores del cercano kibutz Ein Gedi estaban arando el campo y encontraron un suelo de mosaico bien conservado. Se iniciaron las excavaciones y pronto se dieron cuenta de que habían encontrado la sinagoga comunitaria del siglo III al VI.

Los diseños de la sinagoga dan testimonio de la riqueza de la comunidad. Se encontraron varios mosaicos coloridos que representan aves exóticas como pavos reales y perdices, así como uvas y la menorá.

Como dicta la ley judía, la sinagoga está orientada hacia el norte, hacia Jerusalén, donde estaba tallado en la pared el Aron Kodesh (nicho de oración que contiene el rollo de la Torá).

Sin embargo, los hallazgos que más interesaron a los arqueólogos fueron las diversas inscripciones encontradas en la entrada.

Como en las sinagogas de hoy, es común encontrar placas conmemorativas de los donantes. El Ein Gedi de hace 1500 años no fue diferente, y los tres hijos de «Halfi» son elogiados por construir la escalera elegante «en nombre del Misericordioso».


Se encontraron inscripciones antiguas tanto en hebreo como en arameo, el idioma común que hablaban los judíos de Israel en ese momento.
(Shutterstock)

La inscripción más interesante de todas les dice a los miembros de la comunidad que guarden los “secretos” del pueblo y maldice a quienes los revelan.

¿Cuál era este secreto?

Debido al clima único de sol del desierto y abundante agua de Ein Gedi, cultivaron árboles exóticos de los que tenían métodos secretos para producir perfumes y especias, que luego se exportaron a todo el mundo. Eran tan conocidos que años antes, Cleopatra, la notoria reina egipcia, se apoderó de la tierra.

La comunidad siguió creciendo hasta alrededor del año 530 cuando fue misteriosamente abandonada. Los restos de marcas de quemaduras por fuego sugieren que la comunidad de Ein Gedi fue atacada y destruida por invasores desconocidos.


Israelíes se divierten en la cascada en la Reserva Natural de Ein Gedi, 5 de abril de 2015. Aunque se encuentra en un desierto extremo con poca lluvia, ¡Ein Gedi es un oasis con abundante agua!
(Edi Israel/Flash90)

Ein Gedi permaneció abandonada durante 1.400 años hasta el establecimiento de Israel, donde en 1956 se estableció un kibutz ahora próspero.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: United with Israel
https://unitedwithisrael.org/off-the-beaten-track-ein-gedis-mosaic-treasure/