El 70% de los árabes israelíes están «seguros» o «creen» que votarán, según una encuesta

Se espera que el voto real sea de aproximadamente el 50%, dice el experto.

 Por Eliav Breuer


Una árabe israelí cerca de la urna de votación antes de emitir su voto en un colegio electoral en la ciudad norteña de Umm el-Fahm el 17 de marzo de 2015. Millones de israelíes acudieron a votar el martes en una elección muy reñida, con el primer ministro Benjamin Netanyahu enfrentando una batalla cuesta arriba (Foto: AMMAR AWAD / REUTERS)

Alrededor del 69,9% de los ciudadanos árabes de Israel están seguros o creen que votarán en las elecciones del 1 de noviembre, según una encuesta realizada por el Instituto de Democracia de Israel que se realizó a fines de septiembre y se publicó el jueves.

Sin embargo, la historia ha demostrado que el número de personas del sector árabe que dicen que tienen la intención de votar es mucho mayor que el número real que termina votando, y el porcentaje real esperado es actualmente de aproximadamente el 44 %, pero con una tendencia al alza, según un investigador del IDI, el Dr. Muhammed Khalaily, uno de los autores de las encuestas.

Esto equivale aproximadamente a los porcentajes de votación entre la población árabe en las elecciones anteriores de marzo de 2021, que se situaron en el 44,6 %, pero Khalaily dijo que espera que el porcentaje de votación real el 1 de noviembre aumente a aproximadamente el 50 %, por varias razones.

“Primero está la competencia entre los partidos… Cuando estás en peligro de no pasar el umbral electoral, luchas para sacar a la gente que de otro modo no habría votado”, dijo Khalaily. Los tres partidos árabes que se presentan a esta elección, Hadash-Ta’al, Ra’am y Balad, luchan por pasar el umbral electoral, con los dos primeros ligeramente por encima y el tercero muy por debajo.

Luchando por voces árabes

Los partidos no solo luchan para llegar al parlamento, sino también por su supervivencia financiera, explicó Khalaily. Ningún partido árabe que no logró traspasar el umbral terminó sobreviviendo, porque al entrar en el parlamento los partidos reciben una financiación vital que les ayuda a seguir desarrollando sus instituciones y su actividad. Sin la financiación, los partidos pueden colapsar.


Votación árabe (Foto: FLASH90)

“Segundo, la gente también está empezando a entender que al final quieren que alguien esté en el parlamento, no quieren que el parlamento sea solo judío. Están enojados y frustrados, pero todavía quieren que alguien luche por ellos”, dijo.

“La tercera cosa es que la gente está empezando a entender el significado de un gobierno totalmente de derecha, con [el líder del partido de extrema derecha Otzma Yehudit el parlamentario Itamar] Ben-Gvir como ministro… Ben-Gvir como ministro de seguridad pública podría ocasionar un desastre para el público árabe en su enfoque de la lucha contra el crimen, además de sus puntos de vista racistas hacia todo el público árabe”, dijo Khalaily.

Ben-Gvir amenaza con enviar a los parlamentarios árabes a Siria semanalmente, y “uno solo puede imaginar lo que le hará al ciudadano árabe promedio”, dijo. La imagen de Ben-Gvir blandiendo su pistola en Jerusalén oriental hace dos semanas ayudó a que este mensaje se asimilara. Los intentos de Ben-Gvir de parecer contenido durante la campaña electoral están mostrando grietas y esto es un importante catalizador para los votantes árabes, dijo Khalaily.

Un cuarto punto es la capacidad organizativa de los partidos el mismo día de las elecciones. Lo que muestran las encuestas es el poder potencial de los partidos, pero sus operaciones el día de las elecciones determinarán cuánto de ese potencial se actualiza, explicó Khalaily.

Ra’am tiene las capacidades organizativas mejor estructuradas para sacar a sus votantes el día de las elecciones, y Hadash también tiene una buena organización. Balad, sin embargo, no lo tiene, y esto podría costarle decenas de miles de votos, dijo.

La influencia de la organización del día de las elecciones en la votación es especialmente importante en el sector árabe, agregó Khalaily.

“La sociedad árabe está cambiando, pero todavía tiene un elemento colectivo de conexiones familiares, y no es una sociedad individualista en el sentido occidental. La gente no se presenta por voluntad propia a votar. Necesitan ser persuadidos, transportados y hay muchos otros factores”, dijo Khalaily.

¿Cuál será el resultado si los tres partidos árabes superan el umbral electoral?

Si los tres partidos árabes superan el umbral electoral, las posibilidades de que el líder del Likud, Benjamin Netanyahu, pueda formar una coalición de derecha después de las elecciones serán drásticamente menores.

Pero una participación del 50% simplemente no es suficiente para que los tres partidos superen el umbral, explicó Khalaily. Hay aproximadamente un millón de votantes elegibles, por lo que el 50% serían 500.000 votos. De estos, el 80% en las últimas elecciones votó por partidos árabes y las encuestas muestran un número similar esta vez, dejando 400.000 votos para los partidos árabes, sin incluir una pequeña cantidad de votantes judíos que también votaron por ellos.

Aun así, se espera que el umbral electoral sea de aproximadamente 150.000 votos, lo que significa que simplemente no hubo suficientes votos para todos.

Para que los tres partidos sean aprobados, el porcentaje de votos de los ciudadanos árabes de Israel debería aumentar a aproximadamente el 55%, estimó Khalaily.

La encuesta también encontró que lo que más les interesaba a los votantes árabes de Israel era reducir el crimen y mejorar su situación socioeconómica, y no asuntos relacionados con la identidad o el conflicto israelí-palestino.

Cuando se les preguntó qué temas deberían estar en el centro de la campaña electoral, el 53,8% respondió “resolver el problema de la violencia en la sociedad árabe”. El segundo lugar, con un 16,1 %, fue “tierra y vivienda en todo Israel”, y solo el 4,6 % pensó que el tema palestino debería ser un tema importante de las campañas.


Papeletas de votación. (Foto: MARC ISRAEL SELLEM)

Tres causas principales surgieron en respuesta a la pregunta: ¿Cuál creen los encuestados que es la razón principal del alto nivel de delincuencia en la sociedad árabe en Israel? El 28,3% dijo “mal funcionamiento de la policía y los organismos encargados de hacer cumplir la ley”; el 28,2% dijo “la situación económica del público árabe y las grandes recompensas financieras de estar involucrado en el crimen”; y el 19,6% dio como razón principal que “el estado no invierte suficientes recursos en la prevención del delito”.

La mayoría de los encuestados se sintieron decepcionados por el hecho de que la membresía de Ra’am en la coalición durante los últimos 16 meses no hizo lo suficiente para cambiar la situación. Mientras que el 43,2 % dijo estar muy o algo de acuerdo en que ayudó a mejorar la situación de los ciudadanos árabes en Israel, el 55,3 % estuvo algo o muy en desacuerdo.

Aun así, una gran mayoría (69,5%) apoyó a los partidos árabes que se unieron a la próxima coalición, y una mayoría aún mayor (74,8%) apoyó el nombramiento de ministros árabes, encontró la encuesta.

Khalaily hizo una aclaración más tarde el jueves. “En nuestra encuesta, el 70% de los encuestados dijo que está seguro o está considerando votar. Para comprender cómo esto realmente afectará la participación de los votantes el día de las elecciones, se deben tener en cuenta más investigaciones y datos, incluidas entrevistas personales, comportamiento anticipado y una serie de otros factores”.

“Una vez hecho esto, las estimaciones actuales indican que veremos una tasa mucho más baja de participación real – las lecturas optimistas encontrarían el número más cercano al 50%. Al final del día, el resultado estará determinado por la capacidad de los partidos árabes para organizarse el día de las elecciones y para impulsar a su público a ir a votar”.

 

Traducción:  Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/israel-elections/article-720760?utm_source=jpost.app.apple&utm_medium=share