Polly, el robot con IA, se ocupa de reemplazar abejorros

Israel desarrolla la primera alternativa comercial del mundo a la polinización por abejas

Por Ariel Grosman


Un abejorro polinizando una planta de tomate. Arugga ha desarrollado un robot autónomo que ya está reemplazando el uso de abejorros en los invernaderos de todo el mundo.
Deposit Photos

Los robots están reemplazando a los abejorros como una forma más eficiente y confiable de polinizar cultivos.

Arugga, una startup con sede en Israel, comercializa por primera vez robots que imitan el zumbido de un abejorro.

El robot, llamado Polly, produce fuertes vibraciones para desalojar el polen de las flores y fertilizarlas para que puedan producir frutos. Hace lo que siempre ha hecho el abejorro, pero con mayor éxito.


Polly usa su IA para detectar qué flores de tomate están listas para ser polinizadas.
Cortesía

Las pruebas en invernaderos comerciales en Israel, Australia y los Estados Unidos muestran que los tomates polinizados por Polly tuvieron rendimientos hasta un cinco por ciento más altos que los polinizados por abejorros de la manera tradicional, y hasta un 20 por ciento más que la polinización manual.

La compañía dice que sus robots podrían reemplazar por completo a los abejorros, que son vitales para la producción de tomates, arándanos, papas y muchos otros cultivos.

El Polly es un robot terrestre autónomo que se traslada por hileras de plantas de tomate en invernaderos, captura imágenes de cada flor y usa inteligencia artificial para detectar cuáles están listas para ser polinizadas.

Luego dispara pulsos de aire para replicar la polinización por zumbido, el delicado proceso en el que los abejorros hacen vibrar la mitad de sus cuerpos cientos de veces por segundo para liberar el polen y fertilizar la flor. Funciona para tomates y otros cultivos que contienen partes masculinas y femeninas.


El Polly utilizado en hileras de plantas de tomate en invernaderos. Cortesía

El Polly ya se ha implementado en invernaderos en América del Norte, Australia y, más recientemente, en Finlandia con el productor Agrifutura Oy, que cultiva casi 500 000 pies cuadrados de tomates.

Los agricultores alquilan los robots y pagan una tarifa mensual por hectárea. Polly actualmente trabaja solo con tomates, pero hay planes para expandirse a otros cultivos que requieren polinización por zumbido.

“Desplegaremos lentamente robots en todas las hectáreas de estos productores, y ya tenemos 100 hectáreas reservadas que están esperando a nuestros robots”, le dijo a NoCamels Iddo Geltner, director ejecutivo y cofundador de Arugga.

Existen alternativas a los abejorros en los invernaderos, pero son de baja tecnología y poco prácticas. Algunos agricultores en Australia y Sudáfrica usan cepillos de dientes eléctricos para polinizar manualmente sus cultivos.


Trabajadores de invernaderos australianos suelen utilizar varitas eléctricas, pero consumen mucho tiempo.
Cortesía

Los abejorros también transmiten enfermedades y se sabe que escapan de los invernaderos y dañan a los polinizadores nativos.

«No hay razón para criar abejorros – no ayudan al medio ambiente, en realidad lo arruinan», dice Geltner.

“En lugares donde no son nativos, han escapado de los invernaderos y destruido la población local de abejorros. Esto sucedió en Japón, y es por eso que países como Australia polinizan manualmente”.

La evidencia también indica que los abejorros producidos en masa transmiten enfermedades dañinas para las abejas silvestres, polinizadores que son esenciales para producir cultivos que alimentan al 90 por ciento del mundo, y ya están disminuyendo a nivel mundial a un ritmo rápido.


Una ráfaga de aire sacude la flor de tomate, liberando el polen para fertilizarla. Cortesía

Transmiten virus entre flores, no pueden trabajar en temperaturas muy frías o calientes y son sensibles a los pesticidas. Y a diferencia de los robots, no pueden ser monitoreados para una medición precisa de su éxito de polinización.

Durante el próximo año, Arugga tiene como objetivo desplegar sus robots en varios cientos de hectáreas, especialmente en América del Norte, pero también en Europa y Australia.

Esta no es la primera vez que se crean abejorros robot, pero es la primera vez que se utilizan comercialmente. Científicos de EE. UU. y el Reino Unido están construyendo microrobots del tamaño de una uña para comprender cómo afecta el zumbido a la polinización, pero aún se están desarrollando.

Y los investigadores de la Universidad de Harvard están desarrollando RoboBee, un enjambre de robots voladores completamente autónomo para aplicaciones más allá de la polinización artificial, incluida la búsqueda, el rescate y la vigilancia.

El Polly es eficaz y fiable como polinizador, pero también se está desarrollando como asistente de invernadero, realizando una variedad de otras tareas.

“La polinización es nuestro primer producto, reemplazando a los abejorros y al trabajo humano que polinizan en todo el mundo”, dice Geltner.


Los cofundadores de Arugga (desde la izquierda): Eytan Heller e Iddo Geltner.
Cortesía

La agricultura de invernadero es uno de los sectores más intensivos en mano de obra en la agricultura. Miles de trabajadores se enferman por la exposición al calor y corren un riesgo constante de sufrir lesiones debido a equipos y maquinarias peligrosas.


El Polly. Cada año, Arugga tiene como objetivo agregarle más funciones, convirtiéndolo en una ‘navaja suiza para trabajadores de invernaderos’.
Cortesía

Es por eso que la compañía planea aumentar la funcionalidad de Polly agregando, en los próximos años, descenso de plantas, poda sin contacto y detección de plagas y enfermedades.

“Polly podrá monitorear las plantas y ayudar a los productores a comprender cuál es la situación de las mismas, cómo tratarlas, así como la detección temprana de plagas y enfermedades”, dice Geltner.

“Con cada nuevo año, nos gustaría agregar características y habilidades adicionales al robot para reemplazar más y más tareas en el invernadero.

“Hemos diseñado nuestros robots para automatizar la agricultura en invernaderos y aliviar estos problemas laborales”.

Geltner estaba fascinado con el problema del uso de abejas para polinizar cultivos, así como con su declive mundial, y quería un cambio después de trabajar durante 14 años en la industria de dispositivos médicos desarrollando tecnología para la cirugía del cáncer de mama. Fundó Arugga, que significa cama de flores en hebreo.

Aborda los problemas de los abejorros, pero no de las abejas melíferas, que polinizan la mayoría de los cultivos que consumimos y no utilizan la polinización por zumbido. Las abejas calabaza (que polinizan calabacines y calabazas) y las abejas cortadoras de hojas (que polinizan alfalfa, zanahorias y otras frutas y verduras) también se utilizan comercialmente, entre otros tipos de abejas.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: NoCamels
https://nocamels.com/2022/10/polly-the-ai-robot-gets-busy-replacing-bumblebees/