El gobierno israelí aprueba el acuerdo marítimo “histórico” con Líbano, el parlamento revisará el acuerdo

A pesar de decir que el gobierno podría arreglárselas con la aprobación del gabinete según la ley, el Fiscal General de Israel aconsejó que el acuerdo se presente al parlamento para su aprobación formal.  

Por Jonathan Lis y Chen Maanit  


Gabinete de seguridad de Israel en Jerusalén, hoy.
Foto: Amos Ben Gershom / GPO

El gobierno de Israel aprobó el miércoles lo que se ha denominado un acuerdo fronterizo marítimo «histórico» con el Líbano. La ministra del Interior, Ayelet Shaked, fue la única que se opuso al acuerdo, y el ministro de Comunicaciones, Yoaz Hendel, el único que se abstuvo.

Previamente, el gabinete de seguridad votó para aprobar el acuerdo y Shaked se abstuvo.

El primer ministro alterno Naftali Bennett, que había deliberado sobre el asunto, anunció el miércoles que finalmente apoyaría el acuerdo. “No todo lo que es bueno para el Líbano es malo para Israel”, dijo. «A veces, ambas partes pueden salir ganando». Sin embargo, Bennett agregó que «el acuerdo no es una victoria diplomática histórica, pero tampoco es una rendición terrible».

A las 6 pm. el miércoles, el pacto marítimo debe presentarse al parlamento por un período de dos semanas durante el cual los legisladores tendrán la oportunidad de presentar reservas con respecto al acuerdo. Luego se espera que sea devuelto al gabinete para una votación sobre la aprobación final.

Principio del formulario

El Alto Tribunal rechazó la solicitud de dictar una orden cautelar que detuviera el proceso de aprobación del acuerdo. El Estado respondió que la decisión del Gobierno prevista para el miércoles sobre el acuerdo con Líbano no es el final de la historia, sino sólo «el inicio del proceso de aprobación».

El estado tenía hasta el miércoles por la mañana para responder a una solicitud de una orden provisional en relación con las peticiones de impugnación del pacto que fueron presentadas ante el Tribunal Superior de Justicia por dos organizaciones de derecha, Foro de políticas de Kohelet y la organización Lavi.

La fiscal general Gali Baharav-Miara recomendó el martes que el acuerdo sea llevado a al parlamento para su aprobación formal, pero dijo que, por ley, el gobierno podría conformarse con la aprobación del gabinete. La decisión final con respecto a la forma de aprobación, dijo, corresponde al gabinete. El primer ministro Yair Lapid no desea buscar la aprobación del parlamento.

“No hay obligación por ley de presentar un acuerdo de este tipo para la aprobación del parlamento”, escribió. “Al mismo tiempo, debido a la naturaleza especial del acuerdo y la proximidad significativa de las elecciones, llevarlo ante el parlamento sería la opción preferible y apropiada”.

El jefe de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, aplaudió el acuerdo en un comunicado y elogió el «espíritu constructivo en este esfuerzo, así como el papel de los EE. UU.»

El martes, Lapid y el presidente libanés, Michel Aoun, anunciaron por separado que se había llegado a un acuerdo sobre las fronteras marítimas de sus países. “El proyecto de acuerdo cumple plenamente con los principios que ha presentado Israel”, anunció Lapid, tanto en lo que respecta a la seguridad como a las consideraciones económicas. Lo llamó un “logro histórico”.

Por su parte, el presidente libanés dijo que el texto final era aceptable para su país y protegía los recursos naturales del Líbano – una referencia a la exploración planificada de gas natural frente a la costa mediterránea del Líbano. El presidente Aoun expresó la esperanza de que el acuerdo se firmara lo antes posible.

El estado tiene hasta el 27 de octubre para responder sobre los méritos de las peticiones – solo cinco días antes de las elecciones. Si se firma el acuerdo, se depositará en las Naciones Unidas para darle estatus internacional. Debido al apretado calendario, no está claro si será posible obtener la aprobación del acuerdo antes de las elecciones.

El ex primer ministro Benjamin Netanyahu, que encabeza el partido Likud, dijo recientemente que si regresa al poder, no cumplirá el acuerdo. El martes, dijo que un gobierno bajo su dirección lidiaría con el acuerdo “como hemos lidiado con otros malos acuerdos que heredamos de gobiernos de izquierda en el pasado”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: Haaretz