Una bomba de tiempo llamada Irán: aumentan las protestas y la cantidad de muertos por la represión

Mientras los medios internacionales hablan de gran cantidad, incluso menores, por las balas de la represión, las movilizaciones entran en su cuarta semana y no ceden. Hostigan a Raisi en un campus y piden la renuncia del ayatola Alí Khamenei.

Al crecer bajo un sistema represivo, Sharo, una graduada universitaria de 35 años, nunca pensó que escucharía palabras de rebelión abierta pronunciadas en voz alta. Ahora ella misma canta consignas como «¡Muerte al dictador!» con una furia que no sabía que tenía, mientras se une a las protestas que piden derrocar a los gobernantes del país.

Sharo señaló que, después de tres semanas de protestas, desencadenadas por la muerte de una joven bajo custodia de la temida Policía Moral, la ira contra las autoridades sólo aumenta a pesar de la sangrienta represión que ha dejado decenas de muertos y cientos de detenidos.


En esta foto de la semana pasada, frente a la Universidad de Teherán, se ve a jóvenes huyendo de los gases lacrimógenos disparados por la policía iraní.
(vía AP)

«La situación aquí es tensa y volátil», agregó Sharo, refiriéndose a la ciudad de Sanandaj, en el distrito de mayoría kurda del mismo nombre en el noroeste de Irán, uno de los puntos calientes de las protestas.

«Sólo estamos esperando que algo suceda, como una bomba de tiempo», añadió en conversación con The Associated Press a través del servicio de mensajería Telegram.

Las protestas antigubernamentales en Sanandaj, 500 kilómetros al norte de la capital, son un microcosmos de las protestas sin líderes que han sacudido a la República Islámica.

Lideradas en gran parte por mujeres y jóvenes, han evolucionado de reuniones masivas espontáneas en áreas centrales a manifestaciones dispersas en áreas residenciales, escuelas y universidades mientras los activistas intentan evadir una represión cada vez más brutal.


Imagen de las protestas en Irán.
(vía AP)

Las tensiones aumentaron nuevamente el sábado en Sanandaj después de que observadores de derechos humanos dijeron que dos manifestantes fueron asesinados a tiros y varios resultaron heridos, tras la reanudación de las manifestaciones. Los residentes dijeron que ha habido una fuerte presencia de seguridad en la ciudad, con patrullas constantes y personal de seguridad estacionado en las principales calles.

The Associated Press habló con seis activistas en Sanandaj, quienes dijeron que las tácticas de represión, incluidas las palizas, los arrestos, el uso de munición real y las interrupciones de Internet, dificultan mantener el impulso de las movilizaciones. Sin embargo, las protestas persisten, junto con otras expresiones de desobediencia civil, como huelgas comerciales y conductores que tocan bocinas a las fuerzas de seguridad.

Los activistas en la ciudad hablaron con la condición de que sus nombres completos no fueran publicados por temor a represalias por parte de las autoridades iraníes. Sus relatos fueron corroborados por tres observadores de derechos humanos.

El entierro

Hace tres semanas, la noticia de la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, bajo la custodia de la Policía Moral en Teherán se extendió rápidamente por su provincia natal de Kurdistán, de la cual Sanandaj es la capital. La respuesta fue rápida en la zona empobrecida e históricamente marginada.

Mientras el entierro estaba en marcha en la ciudad de Saqqez, en Amini, el 17 de septiembre, los manifestantes ya estaban llenando la vía principal de Sanandaj, dijeron activistas.


Manifestantes en memoria de Amini en la provincia de Kurdistán.
(AFP)

Personas de todas las edades estuvieron presentes y comenzaron a cantar consignas que se repetirían en ciudades de todo Irán: «Mujer. Vida. Libertad».

La familia Amini había estado bajo presión del gobierno para enterrar a Mahsa rápidamente antes de que se formara una masa crítica de manifestantes, comentó Afsanah, una diseñadora de ropa de 38 años, de Saqqez. Ella estaba en el entierro ese día y siguió a la multitud desde el cementerio hasta la plaza de la ciudad.

Rozan, un ama de casa de 32 años, no conocía personalmente a Amini. Pero cuando se enteró de que la joven había muerto bajo la custodia de la Policía Moral en Teherán y había sido arrestada por violar las reglas del hiyab de la República Islámica, se sintió obligada a salir a la calle ese día.

«A mí me pasó lo mismo», dijo. En 2013, al igual que Amini, se había aventurado a la capital con una amiga cuando fue detenida por la Policía Moral porque su abaya, o túnica suelta que forma parte del código de vestimenta obligatorio, era demasiado corta. Fue llevada a la misma instalación donde Amini murió más tarde, y se le tomaron las huellas dactilares y se la hizo firmar una declaración de culpabilidad.

«Podría haber sido yo», reflexionó. En los años transcurridos desde entonces, Rozan, una ex enfermera, fue despedida del departamento de salud del gobierno local por hacer públicos sus puntos de vista sobre los derechos de las mujeres.


La mayoría de los manifestantes en Irán son mujeres. Son las iniciadoras y promotoras de estas protestas que ya cumplen cuatro semanas.
(AP)

Después del funeral, vio a una anciana dar un paso adelante y, en un gesto rápido, quitarse el pañuelo en la cabeza. «Me sentí inspirada a hacer lo mismo», añadió.

Supresión

En los primeros tres días después del entierro, los manifestantes fueron arrancados de las manifestaciones en redadas de arresto en Sanandaj. Al final de la semana, los arrestos se dirigieron a conocidos activistas y organizadores de protestas.

Dunya, una abogada, contó que ella era una de un pequeño grupo de activistas por los derechos de las mujeres que ayudaron a organizar protestas. También pidieron a los comerciantes que respeten un llamado a una huelga comercial en las principales calles de la ciudad. «Casi todas las mujeres de nuestro grupo están en la cárcel ahora», señaló.

Los apagones de Internet dificultaron que los manifestantes se comunicaran entre sí a través de las ciudades y con el mundo exterior.

«Nos despertábamos por la mañana y no teníamos idea de lo que estaba sucediendo», comentó Sharo, la graduada universitaria que comienza esta nota. Internet regresaba intermitentemente, a menudo a altas horas de la noche o durante las horas de trabajo, pero se cortaba rápidamente al final de la tarde, el momento en que muchos se reunían para protestar. La fuerte presencia de seguridad también impidió reuniones masivas.

«Hay patrullas en casi todas las calles, y dividen grupos, incluso si son sólo dos o tres personas caminando por la calle», agregó Sharo.


El régimen dice que la represión no incluye las municiones reales. La cantidad de muertos parece desmentirlo.
(AP)

Durante las manifestaciones, las fuerzas de seguridad dispararon perdigones y gases lacrimógenos contra la multitud, lo que provocó que muchos corrieran. El personal de seguridad en motocicletas también condujo hacia las multitudes en un esfuerzo por dispersarlos.

Todos los activistas entrevistados dijeron que presenciaron o escucharon munición real. Las autoridades iraníes lo han negado hasta ahora, culpando a los grupos separatistas en ocasiones en que se verificó el uso de fuego real. Los dos manifestantes muertos el sábado en Sanandaj murieron por fuego real, según la red de derechos humanos Kurdistán, con sede en Francia.

Los manifestantes dicen que el miedo es un compañero cercano. Los heridos a menudo eran reacios a usar ambulancias o ir a hospitales, preocupados de que pudieran ser arrestados. Los activistas también sospechaban que los informantes del gobierno estaban tratando de mezclarse con las multitudes. Pero los actos de resistencia han continuado.

«Les aseguro que las protestas no han terminado», advirtió Sharo. «La gente está enojada, están hablando con la policía de maneras que nunca he visto», añadió.

Desobediencia

La ira es profunda. En Sanandaj, la confluencia de tres factores ha convertido la ciudad en un terreno propicio para la actividad de protesta: una historia de resistencia kurda, aumento de la pobreza y una larga historia de activismo por los derechos de las mujeres.


Imagen de las protestas en Irán.
(AP)

Sin embargo, las protestas no se definen a lo largo de líneas étnicas o regionales, a pesar de que se desencadenaron en un área predominantemente kurda, explicó Tara Sepehri Fars, investigadora de Human Rights Watch. «Ha sido muy único en ese sentido», dijo.

Ha habido olas de protestas en Irán en los últimos años, la más grande en 2009 que atrajo a grandes multitudes a las calles después de lo que los manifestantes sintieron que era una elección robada. Pero el continuo desafío y las demandas de cambio de régimen durante la ola actual parecen plantear el desafío más serio en años para la República Islámica.

Como la mayoría de Irán, Sanandaj ha sufrido a medida que las sanciones de Estados Unidos y la pandemia de coronavirus devastaron la economía y estimularon la inflación. Lejos de la capital, en los márgenes del país, sus residentes kurdos son mirados con recelo por el régimen.

En la tercera semana, con la apertura de universidades y escuelas, los estudiantes comenzaron a realizar pequeñas manifestaciones y se unieron al movimiento. Circularon videos en las redes sociales que mostraban a estudiantes burlándose de los maestros de escuela, niñas de la escuela quitándose los pañuelos en la cabeza en la calle y cantando: «Uno por uno nos matarán, si no nos mantenemos unidos».

Afsanah, la diseñadora de ropa, dijo que le gusta usar el pañuelo en la cabeza. «Pero estoy protestando porque nunca fue mi elección», aclaró.


Manifestantes sostienen una foto de Mahsa Amini durante una protesta antigubernamental en Irán
(Foto: AFP)

Sus padres, temiendo por su seguridad, trataron de persuadirla para que se quedara en casa. Pero ella los desobedeció, fingiendo ir a trabajar por la mañana para buscar reuniones de protesta en toda la ciudad.

«Estoy enojada y sin miedo, sólo necesitamos que este sentimiento se desborde en la calle», dijo.

Represión y víctimas

«Al menos 185 personas, incluidos 19 niños, han muerto en las protestas nacionales en todo Irán. El mayor número de asesinatos ocurrió en las provincias de Sistán y Baluchistán, con la mitad del número registrado», informó el sábado Iran Human Rights, con sede en Noruega.

En un video difundido por redes sociales se ve a un hombre gritar «no golpees a mi esposa, está embarazada», mientras intentaba protegerla de la policía antidisturbios en la ciudad de Rafsanjan el sábado.

Otro video compartido por la cuenta de Twitter Mamlekate, que tiene más de 150.000 seguidores, mostró a las fuerzas de seguridad persiguiendo a docenas de niñas en la ciudad de Bandar Abbas. Las publicaciones en las redes sociales informaron que las tiendas estaban cerradas en varias ciudades después de que los activistas llamaron a una huelga masiva.

Debido a las restricciones del acceso a Internet dispuestas por las autoridades iraníes, los detalles sobre el número de víctimas se han filtrado muy lentamente.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/medio-oriente-mundo/article/byoabfl7j